«En los dos próximos libros abandono la narrativa por la poesía»

El escritor donostiarra recibió con satisfacción en su casa de Hannover «el reconocimiento» que le supone el premio Euskadi

ROBERTO HERRERO SAN SEBASTIÁN.

El escritor donostiarra recibió con satisfacción en su casa de Hannover «el reconocimiento» que le supone el premio Euskadi, galardón que ya había ganado en 2001 por la novela 'Los ojos vacíos'.

-¿Cómo valora ahora este premio por un libro que habla de la huella de ETA en la sociedad vasca?

-De forma similar a la que ya experimenté hace dieciséis años. Es, por descontado, una valoración positiva. Ciertamente me siento muy satisfecho por el reconocimiento que comporta todo premio y si además este se concede en la tierra donde nací y crecí, tanto mejor.

«Imagino que este premio causará cierto agrado a las víctimas de ETA»

-¿Este premio lo recibe también como un reconocimiento a las víctimas de ETA?

-Yo lo interpreto sobre todo como un premio a una determinada labor literaria. Lo ha recibido una novela, no un libro de historia, un ensayo o un reportaje. Algunas víctimas de ETA me lo han agradecido personalmente y me puedo imaginar que este premio les causará cierto agrado.

-Ya han surgido críticas, sobre todo en redes sociales, dando a entender que este premio era algo previsto, que tocaba sí o sí.

-En un contexto normal de debate, las críticas hostiles me parecen perfectamente asumibles. Tampoco yo me he quedado corto en ocasiones al formular las mías. Por lo demás, en este caso, resultan bastante previsibles, puesto que 'Patria', sin que el autor pudiera intervenir en el asunto, ha merecido una atención desmesurada.

-Desde su publicación hace un año, 'Patria' se ha convertido en un fenómeno de ventas y también social. ¿Siente que ha escrito un libro que quedará en la historia de la literatura española?

-No. Jamás he escrito una palabra con el cálculo de la posteridad. Mi descreimiento, en tal sentido, es absoluto. Todo, tarde o temprano, se olvidará. También lo que cada uno de nosotros haya hecho en el lapso que le tocó vivir. Mi aspiración era mucho más modesta. Me conformo con que mi novela resulte significativa a un número indeterminado de lectores y acaso los llegue a emocionar. Como sé que esto no es posible con todos, asumo con tranquilidad los reproches y paso a la siguiente tarea.

-El canal de pago norteamericano HBO va a realizar la serie de televisión sobre 'Patria'. ¿Qué cree que puede aportar a su obra?

-HBO proporcionará financiación, publicidad y distribución. Entiendo que la responsabilidad narrativa del proyecto está en manos de Aitor Gabilondo, que goza de mi total confianza. Si en un momento soy consultado sobre aspectos relativos a la historia, los escenarios o los personajes, daré mi opinión.

-El próximo año va a publicar dos libros. ¿Qué nos puede adelantar de ellos?

-Abandono por una temporada el género narrativo. Los dos libros que tengo acabados suponen un acercamiento a la poesía tras largos años de pelea con ella. En un caso lo hago mediante textos cercanos al poema en prosa en los que he estado trabajando durante varios años; en el otro, mediante reflexiones y comentarios de catador de poemas ajenos.

-Han levantado polémica sus declaraciones en las que dice que Cataluña le recuerda al País Vasco de antaño y que la utilización de niños en la campaña a favor del referéndum es «fabricar seres humanos fallidos».

-La afirmación hay que entenderla en el contexto en que se produjo. Se trata de una respuesta a una pregunta de contenido pedagógico. Conté que he trabajado durante veinticuatro años en la docencia, dentro del sistema escolar alemán, donde no hay espacio para una manipulación ideológica de los niños tan marcada como la que se practica desde hace largo tiempo en centros escolares de Cataluña. No me parece la manera adecuada de educar en valores democráticos, de tolerancia y de independencia personal.

--Comienzan las ediciones de 'Patria' en otros países ¿Va a lograr recuperar la rutina que tanto le gusta imponerse para escribir?

-Va a ser muy difícil. El libro ha despertado un enorme interés en Europa. Con la edición italiana se ha inaugurado un largo rosario de traducciones. Me esperan viajes, presentaciones, entrevistas; en fin, lo habitual. Esto me alejará cada dos por tres del escritorio; pero tampoco me inquieto, soy capaz de escribir en cualquier parte: en cafés, aviones, cuartos de hotel y donde sea.

Fotos

Vídeos