Etxenike: «Proliferarán los relatos sobre ETA, esto no ha hecho más que empezar»

La escritora cree que la suma de narrativas sobre la violencia no alumbrará «una cacofonía, sino una polifonía: los vascos nos orientamos en orfeones»

A. MOYANO SAN SEBASTIÁN.

La autora donostiarra se muestra al tanto de todo lo que se ha publicado recientemente en torno a la historia reciente del País Vasco y advierte: «Esto no ha hecho más que empezar». En opinión de Luisa Etxenike, «cada cual recordará lo que quiera recordar», lo cual le parece «muy bien» porque «el resultado no será una cacofonía, sino una polifonía».

- ¿Qué opina de ese lugar común que dicta que la literatura vasca no se había ocupado hasta ahora del fenómeno de la violencia?

- No es verdad, puesto que si echas la mirada hacia atrás salen un montón de libros. En los últimos tiempos, cuando ETA deja de matar, se ha podido establecer la línea entre el antes y el después. Últimamente se están publicando muchos libros y se publicarán muchos más. Y escribiremos no sólo nosotros, sino nuestros descendientes, sobre una experiencia de segunda mano. Y también los extranjeros, de la misma manera que autores de aquí han podido escribir sobre la shoah. Esto no ha hecho más que empezar.

- ¿Se ha acercado a alguna obra literaria que aborde el conflicto desde presupuestos que le resultan ajenos?

- He leído en los últimos meses 'Patria', de Fernando Aramburu, 'Los turistas desganados', de Katixa Agirre, 'La línea del frente', de Aixa de la Cruz, 'Mejor la ausencia', de Edurne Portela y 'El comensal', de Gabriela Ybarra. Está claro que cómo aborda cada autor la cuestión es muy variado y eso es interesante y por eso me parece importante que vayamos creando un cuerpo crítico que aborde las obras desde el punto de vista artístico, no sólo temático. Insisto en que esto no ha hecho más que empezar y se irán desarrollando instrumentos críticos.

- ¿Debemos renunciar al relato único para aceptar la pluralidad del rompecabezas, en el que cada cual aporte su pieza?

- No sé si hablar de un único relato me parece hasta contraproducente. No se trata de llegar a un consenso. Como sociedad tenemos que decidir los contenidos de la transmisión educativa, eso me parece muy importante y a eso podríamos llamarlo 'relato'. Pero pienso, y me parece muy bien que así sea, que la gente recordará como le dé la gana. Una de las cosas que hace el terrorismo es imponer mucho silencio. Está bien que ahora se hable mucho del asunto y que se haga como cada cual quiera. El resultado no será una cacofonía, sino una polifonía. Los vascos nos orientamos muy bien en los orfeones, no va a haber problema.

- Frente a los relatos periodísticos en torno al sufrimiento de las víctimas, ¿palidece cualquier esfuerzo que se realice desde la ficción?

- En una novela hay que hacer creíble lo que en la vida crees porque pasa. Ahí está el trabajo del artista. La ficción tiene que crear las propias condiciones de su credibilidad y eso obliga a mirar en los rincones, en las zonas de sombra. Cualquier libro crea su propia verosimilitud. Nadie se levanta por la mañana convertido en un escarabajo, pero ese libro contiene tal vez mucha más verdad sobre lo que es el horror de una dictadura que una crónica precisa y puntual. En la imaginación a veces se encuentran espacios que contienen mucha verdad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos