«La literatura europea es muy urbana»

Paolo Cognetti./Elvira Megías
Paolo Cognetti. / Elvira Megías
Paolo Cognetti

El escritor italiano reivindica el regreso a la naturaleza en 'Las ocho montañas' | Con esta novela, el milanés ha logrado los premios Strega y Strega Giovanni, los dos galardones más importantes de las letras transalpinas, y el Médicis francés

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Paolo Cognetti se encontraba árido. No tenía ideas en su casa de Milán. Además sufrió dos crisis, una laboral y otra personal, que le hizo mirar hacia atrás y recordar esos veranos en que se iba a los Alpes con sus padres a pasar el verano. Así que un buen día decidió irse a vivir a la montaña. "Mi acercamiento fue primero por un deseo de soledad y de concentración", explica el escritor milanés (1978). Ese regreso a la naturaleza propició el marco necesario para que Cognetti escribiera 'Las ocho montañas' (Literatura Random House) y sorprendiera a los lectores y los críticos de su país. Tanto que ha conseguido, con el mismo libro, los premios Strega y Strega Giovanni, los galardones más importantes de las letras italianas, y el Médicis a la mejor novela extranjera publicada en Francia.

El escritor lombardo viaja a los años ochenta para contar la historia de Pietro y Bruno. El primero, es un urbanita que acude a Grana de vacaciones desde la opresiva Milán; el segundo es un hijo del pueblo que colabora con su familia en el trabajo del campo. Entre los dos surge una amistad que transcurre entre las laderas y las crestas de los Alpes. Cognetti reconoce que ha volcado parte de su vida en Pietro (niño milanés, padre trabajador de una fábrica, madre enfermera) pero que su amigo es imaginario. "El verano era la libertad y el regreso a la vida más salvaje", añade sobre un libro enfocada en la naturaleza. Algo muy típico en la literatura norteamericana o rusa, pero no en esta parte de Europa. "La literatura italiana o europea es muy urbana, muy doméstica. No tenemos nada que ver con Jack London, Conrad o Hemingway", explica el autor italiano.

Cognetti reconoce, con media sonrisa, que todavía le preguntan sobre si es un ermitaño o un solitario. Insiste en que no, que simplemente ha encontrado su sitio en el mundo. "La montaña se ha convertido en un lugar de nuevas amistades y de nuevos proyectos. Por ejemplo hago un festival y estoy construyendo un refugio alpino. La montaña es importante por su sentido de comunidad", apunta sobre un lugar que ha sufrido diversas transformaciones en las últimas décadas.

"En Italia, a partir de los años cincuenta, se produjo una despoblación gradual hasta que en los ochenta había muy poca gente. De hecho, Bruno asiste a la muerte de esta civilización, de todos esos pobladores de la montaña. Ahora está volviendo la población. Los llaman los nuevos montañeses. Son personas que buscan otro modelo de vida", explica Cognetti. "El bosque ha vuelto al terreno que estaba cultivado. Ahora hay animales que vuelven a retomar el espacio que ha ganado ese bosque", comenta con ilusión el escritor, que ha vendido más medio millón de libros en Europa, se va a publicar en Estados Unidos y va a tener una adaptación en el cine. Un logro de 'Las ocho montañas' que se debe a que esta parte del país "ha sufrido el olvido histórico del lenguaje literario y espera a ser narrado". "Creo que esa narración de ese tipo de lugares cubre los anhelos de muchos lectores", añade mientras por la ventan no deja de mirar la nieve del puerto de Navacerrada.

Temas

Libro

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos