«El libro ha recuperado la capacidad de ser peligroso»

Vivian Gornick y Eider Rodríguez, con los premios Euskadi de Plata, en la Parte Vieja donostiarra/Michelena
Vivian Gornick y Eider Rodríguez, con los premios Euskadi de Plata, en la Parte Vieja donostiarra / Michelena

Eider Rodríguez y Vivian Gornick reciben los Euskadi de Plata que conceden los libreros guipuzcoanos

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANO

La escritora estadounidense Vivian Gornick y la erreteriarra Eider Rodríguez han recibido este martes los Premios Euskadi de Plata que concede el Gremio de Libreros de Gipuzkoa por sus obras 'Apegos feroces' y 'Bihotz Handiegia', respectivamente.

Vivian Gornick (Nueva York, 1935) ha explicado que la obra galardonada, de carácter autobiográfico, «simboliza el final de mi aprendizaje», un momento que ha coincidido con vuelta a la política «a través del feminismo».

Gornick ha dicho que se siente «profundamente honrada» por este Euskadi de Plata a unas memorias que fueron su «autodescubrimiento» y que completó en 2015 con «La mujer singular y la ciudad», publicada este mismo año en España, también por Sexto Piso como «Apegos feroces».

Se reconoce como una de las protagonistas de la «segunda oleada» del feminismo en su país, mujeres de «una generación visionaria» que fueron «las primeras en cien años en dar un nombre a la discriminación, en denunciar ante el mundo occidental la cuestión de la igualdad entre hombres y mujeres». Ha señalado que eran «quizá más filosóficas» que las impulsoras del movimiento #MeToo, pero al mismo tiempo estaban «muy airadas, enfadadas», y gritaban y decían «tacos». Cree que, como en este último medio siglo «se ha avanzado poco», las mujeres de #MeToo están «aún más enfadadas».

'Apegos feroces' relata parte de la vida de la autora, una de las voces de referencia de la segunda ola del feminismo estadounidense, y sus conflictivas relaciones con su madre.

Eider Rodríguez (Errenteria, 1976) ha rememorado su temprana vinculación con la literatura a través de las recomendaciones que de niña recibía de una librera de su localidad natal. La autora de 'Katu jendea' ha alabado a labor de los libreros y se ha congratulado por el hecho de que «contra todo pronóstico, la lectura también puede ser una actividad peligrosa, habida cuenta de la persecución y censura» que la literatura sufre últimamente. «El libro ha recuperado la capacidad de ser peligroso», ha asegurado la autora de 'Bihotz Handiegia'. Ha manifestado que éste es su primer premio.

Las dos galardonadas han recibido los Euskadi de Plata de manos de la directora foral de Cultura, María José Telleria, y del concejal donostiarra del área, Jon Insausti, que han elogiado los dos títulos premiados.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos