Diario Vasco

Cuatro de las 'novelas vascas' de Pío Baroja se reúnen en un solo volumen

Pío Caro Baroja, Ana Rosa Semprún, de Espasa, y Jon Juaristi, en la presentación ayer en el Koldo Mitxelena de 'Tierra Vasca'.
Pío Caro Baroja, Ana Rosa Semprún, de Espasa, y Jon Juaristi, en la presentación ayer en el Koldo Mitxelena de 'Tierra Vasca'. / USOZ
  • Espasa conmemora el 60 aniversario de la muerte del escritor con la edición de 'Tierra Vasca', la tetralogía que incluye 'Zalacaín el aventurero' y 'Jaun de Alzate'

Vuelve Baroja. El 60 aniversario de la muerte del escritor (San Sebastián, 1872; Madrid, 1956) se conmemora este domingo y provoca la enésima recuperación de su obra y su figura. Espasa, el sello donde tanto publicó en vida, reúne ahora en un solo volumen, por primera vez, la llamada 'tetralogía vasca' del autor, con títulos tan significativos como 'La casa de Aizgorri', 'El mayorazgo de Labraz', 'Zalacaín el aventurero' y 'La leyenda de Jaun de Alzate'.

Se trata de un libro «pensado con voluntad de permanencia, no como una novedad que desaparece pronto de las librerías sino como una obra que queda para el futuro», explicó ayer Pío Caro Jaureguialzo, sobrino nieto del novelista, en la presentación celebrada en el Koldo Mitxelena donostiarra. Caro estaba acompañado del escritor Jon Juaristi, «viejo amigo de la familia y profundo conocedor de la obra de Baroja», y Ana Rosa Semprún en representación de Espasa.

La relación de amor-odio que el autor de 'El árbol de la ciencia' mantuvo con San Sebastián fue recordada tanto por Caro como por Juaristi, que insistieron en la importancia de recuperar estos cuatro títulos 'vascos' del novelista en un único volumen. Es el principio de una línea, porque tanto el sobrino del escritor como la representante de Espasa anunciaron que con periodicidad anual se publicarán volúmenes que vayan agrupando temáticamente los títulos de Baroja.

Irun sí, Donostia no

«Tras la publicación, el año pasado, de la inédita 'Los caprichos de la suerte', ya hemos cerrado toda la obra novelística de Baroja», remarcó Pío Caro. «El único material que queda ahora inédito son dos piezas memorialísticas, textos que hay que ordenar y que publicaremos más a largo plazo, quizás dentro de diez o quince años, porque es una oportunidad de conseguir que Baroja siga siendo noticia tantos años después de su muerte».

Caro se mostró «muy satisfecho» de la colaboración con Espasa, pero recordó también que el año próximo la editorial familiar, Caro Raggio, cumple un siglo, «y queremos celebrarlo, en la medida de nuestras posibilidades, con la reedición de varios títulos, como 'Juventud, egolatría', entre otros».

También subrayó Pío Caro Baroja que la edición de 'Tierra vasca' coincide con la Capitalidad Cultural europea de San Sebastián. El representante de los Baroja ironizó con la «omnipresencia» de la gastronomía y los cocineros en la capital donostiarra. «Irun era el ojito derecho de Baroja, a diferencia de San Sebastián. Irun era una ciudad más abierta, en la frontera, capital del país chiquito del Bidasoa imaginado por él».

Caro Baroja leyó algunos fragmentos críticos con San Sebastián escritos por Baroja en su obra de memorias 'Juventud e idolatría'. «En San Sebastián no interesa la ciencia, ni el arte ni la literatura ni la Historia ni la política ni nada. Únicamente interesa el rey, la reina regente, los balandros, las corridas de toros y las formas de los pantalones», decía el texto barojiano, que al final admitía que «a pesar de todo el rastacuerismo, de toda la quincalla, de todo el jesuitismo y de todo el mal gusto que tiene, San Sebastián ha de llegar a ser, dentro de unos años, un pueblo importante y serio». «La ciudad ha cambiado y hoy Baroja se sentiría cómodo aquí», remató ayer, conciliador, Pío Caro .

Cuatro obras en una

Jon Juaristi fue el encargado de comentar los contenidos de las cuatro novelas reunidas. En realidad 'Tierra vasca' era una trilogía en origen, aunque cuando Baroja escribió 'La leyenda de Jaun de Alzate' en 1922 sumó ese título a los tres anteriores, unidos por su referencia al País Vasco.

El poeta bilbaíno recordó que Baroja fue el primer autor en acuñar el término 'Tierra Vasca', porque hasta entonces el territorio se había denominado sobre todo «Vascongadas». «En estas novelas queda patente el sueño de Pío de una utopía liberal radicada en su imaginario país del Bidasoa, sin moscas, sin frailes y sin carabineros, como él escribió».

Son cuatro títulos con el nexo común de lo vasco pero muy diferentes entre sí. 'La casa de Aizgorri', publicada por primera vez en 1900, tiene una forma más dialogada o teatral que narrativa. 'El mayorazgo de Labraz', que vio la luz en 1903, está ambientado en la Rioja alavesa. Y Juaristi destaca sobre todo los otros dos títulos: 'Zalacaín el aventurero', publicado en 1908, retrato de un contrabandista, y especialmente 'La leyenda de Jaun de Alzate', editado en 1922, mucho más tarde que las anteriores, «una de las novelas más importante de Baroja, un gran poema, mezcla de géneros».

Gipuzkoa continúa estos días las jornadas en memoria de Baroja promovidas por la Diputación. Hoy hay actos en Irun y Arrasate.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate