Despiden a Lapitz con su libro-homenaje

Despiden a Lapitz con su libro-homenaje
SARA SANTOS

La presentación de la biografía del recién fallecido gastrónomo congregó a sus colegas y amigos

Félix Ibargutxi
FÉLIX IBARGUTXI

El malagueño -y ya casi vasco de adopción- Fernando Sánchez Gómez presentó ayer el libro 'Juan José Lapitz. Memorias de un gastrónomo vasco'. Lo que se esperaba que fuera una fiesta se convirtió en un acto agridulce, pues Lapitz falleció el pasado martes. El acto de ayer sirvió también para formalizar la donación de los libros del gastrónomo y divulgador a la Biblioteca Alejandro Dumas, de la Cofradía Vasca de Gastronomía.

La presentación-homenaje se llevó a cabo en la sede de la Cofradía Vasca de la Gastronomía, en la cuesta al monte Urgull. Se cerró con la intervención -muy emotiva-, de Pedro, uno de los cuatro hijos e hijas del gastrónomo recién fallecido. Empezó diciendo que hace un mes y medio el padre le había encomendado que hablara en su nombre, y que el único consejo que le había dado era que «diera las gracias», y le comentó que había sido una persona afortunada: «Ahora, al final de mi vida, vienen dos tipos y me hacen el mejor regalo de mi vida». Se refería a Fernando Sánchez, autor del libro, y Juan Manuel Garmendia, presidente de Fecoga, la federación de cofradías, que también estaba en el acto de ayer, e hizo de maestro de ceremonias.

Pedro Lapitz relató también una anécdota relativa a su padre: «El pasado viernes estuvimos con él los cuatro hijos, y luego le comentamos que nos íbamos a comer. Nos dijo que él también se apuntaba. Fuimos al Zeria, de Hondarribia, en el que trabaja Ander, hijo de nuestro hermano Ander. Mi padre fue adonde su nieto y le dijo que le apetecía arroz con bogavante. Aquella fue la última comida sólida de nuestro padre».

«El viernes fue al restaurante donde trabaja su nieto y pidió arroz con bogavante»

El autor de la biografía, Fernando Sánchez, es Premio Euskadi de Gastronomía 2014 a la mejor publicación gastronómica, por su trabajo 'La cocina de la crítica'. Ayer lamentó el reciente fallecimiento del gastrónomo y dijo que «desde la gastronomía, Lapitz vivió su país como un patriota que abolió culinariamente las fronteras entre Iparralde y Hegoalde».

Al frente del boletín

Luis Mokoroa, «gran sukaldejaun» de la Cofradía Vasca de Gastronomía de San Sebastián, recordó ayer la manera en la que Lapitz pasó a dirigir el boletín de la cofradía: «El anterior director ponía solo el nombre. No quería trabajar. Al final, ya ni siquiera aparecía su nombre. Un día, iba paseando con mi mujer por el Boulevard, y resulta que se me apareció la virgen, no sí si la de Lourdes o la de Fátima. Y es que vi a Juan José. Le propuse que tomara las riendas del boletín, y no me dijo que no. A partir de ahí, todo fue complicidad y satisfacciones».

En nombre de la Cofradía Vasca de Gastronomía habló también la presidenta, Mª Mar Churruca. «Conocí a Juan José el día de la fundación de la cofradía. Fue el primer vicepresidente por Gipuzkoa», manifestó. También intervino en el acto Bittor Oroz, viceconsejero de Agricultura del Gobierno Vasco, que dijo que su gobierno «intenta colaborar con las cofradías, porque son un gran activo». Acudió acompañado por Asier Arrese, de Hazi.

La presentación se convirtió también en una reunión de los muchos amigos que Juan José Lapitz tuvo. Acudieron cocineros como Luis Irizar, Juan María Arzak e Hilario Arbelaitz; el presidente de la D.O.P. Queso Idiazabal, José Mª Ustarroz, el confitero Rafa Gorrotxategi y miembros de varias cofradías.

La publicación 'Juan José Lapitz. Memorias de un gastrónomo vasco' cuenta con prólogo de Benjamín Lana, quien ha titulado su trabajo con la frase «El gran democratizador».

Cocineros y críticos hacen una semblanza del gastrónomo en la publicación

La mayor parte del libro está destinado a la biografía de Juan José, basada en las horas y horas de conversaciones entre biógrafo y biografiado. Hacia el final se ofrecen semblanzas de Lapitz, a cargo de un buen número de personas, desde otros gastrónomos -como Caius Apicius, Pablo Amate y Rafael Ansón- hasta cocineros, empezando por los hermanos Arbelaitz; y críticos gastronómicos como José Carlos Capel, Josema Azpeitia y Pepe Barrena y Mikel Corcuera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos