«'L'Hermione' ha tenido un viaje épico hasta Pasaia»

Centenares de personas se acercaron ayer al muelle de San Pedro para ver de cerca la fragata y subir a su cubierta

Centenares de personas se acercaron durante el día de ayer al muelle de San Pedro para ver de cerca 'L'Herminone' y a su tripulación. / USOZ
ITZIAR ALTUNA

La expectación era máxima ayer en el muelle de San Pedro. Desde primera hora numerosos curiosos observaban los movimientos de la tripulación sobre la cubierta de 'L'Hermione' y otros muchos hacían cola para comprar el billete para poder acceder a la fragata. A las diez en punto, los primeros visitantes subían a bordo y no perdían la oportunidad de sacarse fotografías junto al timón o los cañones, y dirigían sus miradas hacia arriba para contemplar los doscientos cabos que sujetan el velamen del navío.

La réplica del mítico barco de Lafayette del siglo XVIII permanecerá amarrado hasta el lunes en Pasaia, día en el que seguirá su viaje que le llevará a Burdeos primero y a Rochefort después, donde concluirá su primera gran travesía por el Mediterráneo que emprendió en febrero. Mientras tanto, se estima que cerca de doce mil personas podrán subir a bordo, recorrer la cubierta y hablar con la tripulación. En la primera jornada de 'puertas abiertas' de ayer 1.750 personas accedieron al barco. Las visitas se organizan por grupos -al adquirir la entrada se detalla la hora en la que podrán subir-. Cada media hora, un grupo de unas cien personas accederá al barco y podrá pasear por la cubierta, donde se encontrarán con los voluntarios que llevan semanas conviviendo en la fragata, que les explicarán el funcionamiento y la organización en la nave.

50 metros de altura

Las cuestiones relacionadas con las medidas del barco, o el número de cabos que penden de los tres mástiles fueron las preguntas que más se repitieron. El casco de 'L'Hermione' mide 50 metros de largo y su palo mayor está 47 metros por encima del agua. Cuenta con 32 cañones -26 de 12 libras y 6 de 6 libras- y pesa 1.100 toneladas. Durante su estancia en Pasaia, todas las velas estarán plegadas, lo que quizá reste algo de espectacularidad a la embarcación, aunque los centenares de visitantes y curiosos que ayer se acercaron hasta el muelle de San Pedro no pudieron dejar de admirar la estampa que deja el navío, que supera incluso en altura las viviendas del entorno.

Sin embargo, hubo quien se lamentó por no poder acceder a las «entrañas» del barco, ya que la visita se limita a poder moverse por la cubierta. «Aunque el barco esté en una escala siempre está operativo, por lo que uno de los tres turnos en los que se organiza el trabajo siempre está descansando», señaló el vicepresidente de la asociación 'L'Hermione'. «El marino es como un caracol, que lleva la casa encima». Los tripulantes que atienden al público en cubierta sí explicarán cómo es el interior de la fragata y su día a día.

El director del Festival Marítimo de Pasaia y director de Albaola, Xabier Agote, destacó la «importancia» de la presencia de 'L'Hermione' en Pasaia, «un ejemplo de recuperación de historia y patrimonio marítimo de primer orden, que desde Albaola seguimos muy de cerca». La réplica de la fragata original del marqués de Lafayette se construyó en la localidad de Rochefort y durante los 17 años que duró el proceso, miles de personas pudieron ve cómo se levantaba la nave, que se ha convertido en todo un símbolo nacional en Francia, ya que representa el poderío que tuvo en el pasado el país. El barco se botó en 2014 y al año siguiente realizó su primera gran travesía, que le llevó a Estados Unidos.

En febrero emprendió su segundo gran viaje. La fragata surcó por primera vez las aguas del Mediterráneo en un viaje que le llevó a recalar en Tánger, Sète, Toulon, Marsella, Niza, Bastia y Portimao, desde donde emprendió el viaje hacia Pasaia. Las adversas condiciones meteorológicas impidieron que pudiera llegar el jueves, coincidiendo con la celebración del Festival Marítimo, pero este retraso no ha mermado la expectación que se ha generado en torno a su visita. Se espera que hasta el domingo miles de personas se acerquen al muelle de San Pedro para ver de cerca el navío o acceder a su cubierta.

«Un viaje lleno de obstáculos»

Garazi Erburu y Maitena Salinas, ayer en Pasaia.
Garazi Erburu y Maitena Salinas, ayer en Pasaia.

'L'Hermione' llegaba el martes a la bahía de Pasaia con sus casi 90 tripulantes vestidos de época saludando desde la cubierta, y entre ellos, Maitane Salinas y Garazi Erburu, que han tenido el «honor» de formar parte del equipo durante las últimas dos semanas, en la etapa entre Portimao y Pasaia. «Ha sido un viaje épico, lleno de obstáculos, porque hemos tenido que superar muchos problemas», relata Maitena. «El retraso fue frustrante, e incluso llegamos a pensar que no íbamos a llegar a Pasaia». Sin embargo, reconoce que el recibimiento y el apoyo recibido han sido «lo más emocionante» del viaje.

Maitena ha desempeñado las labores de gaviera y ha tenido que subir a la verga del mástil para abrir el velamen o ajustar las cuerdas, aunque «hemos tenido que hacer de todo, desde cocinar a limpiar». Nunca había embarcado en una nave de estas características, aunque define la experiencia vivida como «algo excepcional», sobre todo por la relación entablada con el resto de la tripulación, la mayoría jóvenes franceses que han tenido que pagar por participar en el segundo gran viaje de 'L'Hermione'. «Se han mostrado muy generosos y a nivel humano sólo tengo buenas palabras».

Una vez en tierra, esta periodista no descarta formar parte de la futura tripulación de la réplica de la nao San Juan que se construye en la Factoría Albaola y que se botará, previsiblemente, dentro de dos años. «Animaría a todo el mundo a que pruebe esta experiencia».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos