Kiko Veneno: «Querer tener siempre razón nos empobrece»

Kiko Veneno posa con el mar al fondo./DV
Kiko Veneno posa con el mar al fondo. / DV

Junto a su grupo Los Notas del Retumbe, Kiko Veneno inaugura hoy en San Pedro el programa musical gratuito del Pasaia Itsas Festibala

JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

En 2012 recibió el Premio Nacional de Músicas Actuales por su «contribución decisiva» a «la integración de tradiciones musicales internacionales e hispanas, difundiendo el compás, enriqueciendo con ingenio y calidad poética el formato de la canción popular». Y Kiko Veneno (Figueras, 1952) no ceja en su empeño. La grabación de un nuevo álbum, 'Sombrero roto', le tiene tan atareado que nos pide responder a las preguntas por e-mail, ocasión que aprovechamos para plantearle un cuestionario basado en fragmentos de sus canciones más célebres.

- «Me quiero asegurar que mi sombrero está bien roto y así los rayos pueden entrar en mi cabeza», cantaba usted en 'Los delincuentes'. Aquel tema figuraba en el único disco de Veneno (1977), publicado junto a los hermanos Amador, y precisamente, el álbum que está grabando estos días se titula 'Sombrero roto'. ¿Se cierra el círculo?

- Estamos grabando todo el mes en los estudios La Mina, a las afueras de Sevilla. Es un proyecto muy compartido, creado con mi banda y en compañía de más gente. Soy coproductor junto a Martín Buscaglia y, sí, el título es una manera de cerrar el círculo: quiero comprobar si todavía entran los rayos por los agujeros de mi sombrero.

«Supe desde chico que la música es una magia medicinal»

- «Yo tengo una guitarra / la miro y no me suena / seis pájaros en mano / pero ninguno vuela» ('Me siento en la cama'). ¿Se enfrenta al folio en blanco con la misma incertidumbre que hace 40 años?

- En general, no veo a los autores de canciones enfrentándose a páginas en blanco. Mi caso, como el de la mayoría, es que buscamos un papel en blanco cuando se nos ocurre una idea.

- «Por el camino / yo me entretengo&rdquo ('Volando voy'). El año que viene se cumplen 40 años de 'La leyenda del tiempo' (1979), el disco de Camarón en el que participó...

- De aquella experiencia guardo siempre un recuerdo maravilloso que, además, me acompaña a todas horas.

- ¿Y de su primer disco en solitario, 'Seré mecánico por ti' (1981), en cuyo tema homónimo cantaba «Mira, mi vida, tienes la rosca sin fin»? ¿Qué queda de aquel Kiko?

- Todo, todo pasa y todo queda. Y aunque lo nuestro es pasar, todo queda: todo está ahí.

- «Coge la guitarra que hace mucho frío» ('Coge la guitarra'). ¿Alguna vez ha sentido que la música le salvaba la vida?

- Desde chico lo supe: la música es una magia medicinal.

- «Qué fácil es pasar del arte a quemarte...» ('Los planetas') Antes de conocer el éxito con 'Échate un cantecito' (1992) las pasó canutas. ¿Qué le mantuvo en pie?

- La constancia, que puede ser la pereza de dejar de ser como eres. En fin, que siempre tuve fe.

«Parece que la gente se juega la vida en las discusiones sin base de las redes sociales»

- «Oh, mama, esto puede ser el fin» ('Memphis blues'). Le intuyo a favor del Nobel de Literatura a Bob Dylan...

- Estoy a favor pero, sobre todo, estoy en contra de las discusiones tan radicales que se dan por las redes sociales. Parece que la gente se juega la vida en ellas y que son el pilar de su existencia, pero que en realidad son posturas que no tienen base y no se sostienen. Muchas veces son producto de la precipitación.

- «Qué bonito es saber que no hace falta tener razón» ('Satisfacción'). Parece un buen consejo para quienes pontifican en las redes...

- El querer tener siempre razón, que casi siempre es buscar la verdad que nos conviene, nos empobrece: no es una postura de sabiduría. En cuanto al poder, a la gente del poder, la razón no les sirve para nada, les da igual.

- «Hoy he visto en la playa la espina de un pez rosado. Y una cuerda rota, ay, si pudieras ver sus hilos dorados». ('Casa cuartel'). ¿Qué sería de su música sin la poesía?

- La pregunta se puede hacer también al revés, en todas direcciones.

- «Las penas en la sombra / la alegría en Sol Mayor» ('Salta la rana'). Otro ingrediente de su música es la luz...

- Soy optimista por temperamento. Y también intento ser realista en la percepción de la vida.

- «Y esa es la verdad / la felicidad es una raya que hay que atravesar» ('La felicidad') Ese verso parece extraído de un libro de autoayuda...

-Así es. Aunque la poesía no es sólo autoayuda.

- «Ahora sólo busca un sitio donde le dejen cantar» ('Joselito'). ¿Qué consejo da a los jóvenes que sueñan con dedicarse a la música?

-Siempre he dado el mismo consejo: búscate un trabajo para no tener que vivir de la música, y así al menos podrás hacer lo que te gusta.

- «Soy un catalán muy fino / y no me gusta trabajar / por eso, me vine al Sur&rdquo ('Un catalán muy fino'). Un guionista de la serie 'Allí abajo' hizo un chiste sobre andaluces que no leen y le cayó la del pulpo. No corren buenos tiempos para la lírica incorrecta...

-Se dan hoy reacciones y posturas muy airadas e intransigentes. Aunque se pasan rápido porque son superficiales, crean un clima destructivo que no favorece el diálogo.

- «La rama de Barcelona / está molt bona, está molt bona» ('La rama de Barcelona'). Usted es andaluz de adopción pero, ¿cómo ve la situación en su tierra natal? ¿Hay solución para Cataluña?

-Claro que hay una solución. Aunque se han abierto heridas grandes, también en el futuro pude haber un acercamiento que nos ayude a cerrarlas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos