Los juegos visuales de Chema Madoz

Exposición Madoz Chema en Sala Kutxa de Tabakalera./USOZ
Exposición Madoz Chema en Sala Kutxa de Tabakalera. / USOZ

A medio camino entre el poema visual, la escultura y el artefacto artístico, 'Ars combinatoria' se extiende por las dos plantas de la sala de Kutxa en Tabakalera

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANO

La sala Artegunea de Tabakalera acoge 70 fotografías del artista Chema Madoz que repasan toda la trayectoria del creador madrileño a lo largo de tres décadas. A medio camino entre el poema visual, la escultura y el artefacto artístico, 'Ars combinatoria' se extiende por las dos plantas de la sala de Kutxa en Tabakalera. Dobles sentidos, juegos con la percepción y lecturas ambiguas de objetos cotidianos caracterizan la obra de este artista inclasificable, que no ha podido asistir a la inauguración en Donostia por problemas de salud. La muestra permanecerá instalada hasta el 5 de noviembre.

La exposición reúne algunas de las imágenes icónicas de la trayectoria del artista madrileño, como la nube enjaulada, el collar de perlas que se convierte en una soga con nudo corredizo, las gotas de agua que actúan como remaches metálicos, la veta de madera en forma de llama o la escalera apoyada en un espejo que emula una ventana hacia el "otro lado".

La comisaria Olivia María Rubio ha explicado que para crear estas imágenes Madoz acude a distintos procedimientos: "condensaciones, asociaciones, yuxtaposiciones, desplazamientos" y "encuentros fortuitos a los que somete a los objetos".

La muestra "Ars Combinatoria" ha llegado a San Sebastián después de varios años de itinerancia que la han llevado desde Rotterdam (Países Bajos) hasta Arles (Francia) pasando por Barcelona, Santiago de Compostela, Salamanca y Estambul.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos