Los jóvenes valores ilusionan en los primeros festejos

Álvaro Lorenzo salió a hombros en Las Ventas el domingo de Resurrección. / EFE
Álvaro Lorenzo salió a hombros en Las Ventas el domingo de Resurrección. / EFE

Andrés Roca Rey y Álvaro Lorenzo, aldabonazos de salida en Sevilla y Madrid

MANUEL HARINASan Sebastián

En los albores de cada temporada, y esta no iba a ser una excepción, no faltan los comentarios del estilo de: si los contratos firmados para todo el año, las exclusivas, «el cambio de cromos», carteles hechos.... No es nada nuevo. Recuerdo cuando la entonces empresa de Madrid, José María Jardón y Livinio Stuick, controlaba el devenir de la temporada entera. Comenzando por Castellón, terminando en la feria de otoño , pasando por Valencia - Fallas y Julio- Madrid - toda la temporada- , San Sebastián, Gijón, Colmenar, Palencia, Dax. Lo mismo hacían Balañá, Chopera, Canorea, Barceló y otros a menor escala. La Magdalena y Fallas eran plazas de alternativa de los novilleros punteros de la temporada anterior y para sus carteles se tenían también en cuenta a los triunfadores de la temporada americana, cosa que ahora prácticamente no ocurre. De ahí en adelante a sumar fechas con los mismos sistemas que aun hoy siguen vigentes. No hay nada nuevo, repito.

El menú taurino

Buscando un símil apropiado para la ocasión, se me ocurre que actualmente la primera parte de la temporada es comparable a una buena comida. Un aperitivo en la barra, unos entrantes para abrir boca, dos platos contundentes y un postre ligero. Olivenza, como lugar de encuentro. Ganado apropiado para entrenamiento de figuras, con mucho triunfo y lluvia de orejas. Ya en la mesa: Castellón, Valencia y las corridas del Domingo de Resurrección. Buenos carteles con casi todos los que tienen que estar, ganaderías de postín y triunfos claros. Sevilla y Madrid son los platos importantes; largos, con muchos festejos, de muy variada condición.

En Sevilla: las figuras y los toreros que gustan en la Maestranza; el toro apropiado para la plaza. En Madrid: los que son, los que quieren ser, los que fueron y quieren volver, los compromisos, los inexplicables, los que se la juegan a una sola carta y, todos, con el Toro de las Ventas, el menos apropiado para el hacer bueno o malo de todos ellos. Después en junio el postre de Alicante, Burgos.... Para encarar julio, donde empieza no ya un nuevo menú, sino un banquete.

Los toreros

En Olivenza tocaron pelo casi todos. Tres orejas cortaron Juan José Padilla, Alejandro Talavante, Enrique Ponce y Antonio Ferrera por partida doble. Y dos y un trofeo casi el resto de los matadores. Feria de figuras en Castellón y un cuarteto triunfal: 'El Juli', Talavante, Enrique Ponce y Roca Rey.

Profeta en su tierra, Enrique Ponce dictó en Fallas una gran lección de toreo con dos salidas a hombros. Pasan los años y parece que el torero de Chiva se reinventa cada temporada. Con él, cuatro toreros, cuatro faenas: David Mora, José Garrido, Roca Rey y Paco Ureña. Además el pundonor y la raza de Román.

Domingo de Resurección en Sevilla; apuntes de Antonio Ferrera y José María Manzanares; exito de Andrés Roca Rey, que vuelve a ilusionar a los aficionados a los que deslumbró la temporada de su alternativa. En Madrid, triunfo de un torero nuevo para el gran público: Álvaro Lorenzo; salida a hombros después de poner la plaza boca abajo toreando al natural. Toreo grande y profundo sobre todo con la mano izquierda, templando y obligando al toro en toda la largura del pase. Ya había toreado magníficamente por el otro pitón y después de una serie de pases genuflexos cambiando de mano, entró a ley para dejar una gran estocada.

Los toros

Cada época tiene su encaste y actualmente, el encaste Domecq, con todas sus variantes domina los carteles. En Olivenza, las ganaderías habituales del mismo; a destacar la corrida de 'El Tajo y la Reina'. En Castellón, suma y sigue, con la inclusión de la corrida de Victorino. En Fallas, de los cinco triunfos reseñados, un toro de Alcurrucen, encaste Nuñez ; los otros cuatro Domecq en mayor o menor medida y toros encastados, nobles y bravos, alguno con su cierto picante. Domecq también los que propiciaron las faenas de Roca Rey y Álvaro Lorenzo en Sevilla y Madrid. Poco más hay que decir.

Los entrantes no han decepcionado, sigamos con los platos fuertes del menú.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos