Jesús León triunfó en los cantes grandes

Se escucharon palos muy grandes en el Principal. A la guitarra siempre, David Escudero. / SARA SANTOS
Se escucharon palos muy grandes en el Principal. A la guitarra siempre, David Escudero. / SARA SANTOS

Por soleás y seguiriyas el cantaor se alzó con el gran premio del XVII Concurso de Cante Flamenco Ciudad de San Sebastián

BEGOÑA DEL TESO SAN SEBASTIÁN.

Ocho cantaores habían presentado sus nombres y deseos de triunfo a esta edición que con el teatro Principal casi a rebosar se inició con las imágenes y al compás de un poderoso video de la Asociación Cultural Gitana Camelamos adiquerar. Un video en el que dantzaris y bailaoras de Altza Quillo se desafiaban y cortejaban entre Portaletas, las puertas mismas del Antzoki Zaharra de la calle Mayor y La Concha. Un video donde en la calle Puerto sonaba el cajón flamenco y le respondía la txalaparta de Berriketa mientras en la escultura de Oteiza se oía la voz de Yoni Camacho.

Ocho cantaores se habían inscrito al concurso que hace 17 años soñara un patriarca inolvidable, Montxo Jiménez, en cuya memoria un premio lleva su nombre grabado en plata. El premio (400 euros) y la estatuilla que, precisamente, ganase Filo de Los Palos que rompió el hielo siendo la primera en actuar por malagueñas y seguiriyas aunque su cante favorito sea la granaina.

Ocho se habían apuntado pero es largo el viaje desde los abajos del Sur hasta los arribas del Norte y muchos los compromisos, los gastos y los degastes así que al final solo compitieron seis ante un público entendido y un jurado exigente presidido por José Casado Cillero y formado por dos expertos en el cante jondo, Jesús y Gerson, Jiménez, por el presidente de Camelamos Adiquerar y por alguien de la fuerza de Joaquín López de Bustamante que no solo es el marido de la tremenda estrella invitada a la fiesta del sábado, 'La Macanita' sino que dirige, orgulloso, el programa 'Gitanos en Radio 5'.

Sonakay, los gitanos vascos flamencos, interpretaron temas propios, a Cohen y Laboa

Ocho que fueron seis. A cinco de ellos los acompañó de forma espectacular en cualquier palo, incluidala toná de Pablo Padilla, un guitarrista de lujo de esta ciudad, David Esdcudero.

De esos seis, cuatro fueron premiados y los otros dos, Sergio Gallego Martín y Raimundo Navarro, vitoriano, prometieron volver a intentarlo en convocatorias venideras.

Escalera de pena y alivio

Si Jesús ganó los 1.050 euros y el trofeo del primer premio porque fue el mejor, el de la técnica más precisa y la transmisión delicada en la soleá y la segiriya, los cantes grandes, Pablo Padilla se hizo con los 750 euros y la estatuilla del segundo cajón del podio flamenco donostiarra.

Pudo haber sido el ganador pero algo le falló en su dura apuesta por la toná, uno de los palos matrices del flamenco. Y le falló que respiró demasiado. Y durante la toná no se puede respirar. Hay que mantener el aliento hasta los 10 o 12 segundos finales del 'ayeo'. Pero fue bravo él y buena su soleá. Por eso quedó segundo.

Por delante de Rocío La Serrano que cantó por garanaína y por una soleá tan lentita que parecía otra cosa pero era lo que era y tenía una letra tan bonit que decía 'canto en esa escalera de vidrio por donde sube la pena y baja el alivio'.

Fotos

Vídeos