Titanes de la nueva era del saxo

Así ha sido el concierto de Donny McCaslin Quartet en la 'Trini'
52 JAZZALDIA

Con todo el aforo vendido, la plaza de la Trinidad ha vibrado con las renovadoras propuestas de ambos saxofonistas

RICARDO ALDARONDO

Por segunda noche consecutiva los saxofonistas han protagonizado las dos partes de la velada en la plaza de la Trinidad. Pero si con el Charles Lloyd New Quartet y el Saxophone Summit no se han repetido los estilos y propuestas, a pesar de estar ambas protagonizadas por veteranos que crecieron en un ambiente parecido, este domingo por la noche la plaza de la Trinidad ha acogido a dos de los nombres que más están pujando en estos momentos por buscar nuevos caminos al jazz, sin perder sus coordenadas, y sin repetir esquemas del pasado de forma mimética.

A veces da la sensación de que ya está todo dicho en el campo del jazz, también en el del pop o el del rock. A medida que se extienden en el tiempo los géneros que tienen una identidad muy concreta y que tuvieron en su nacimiento y primer desarrollo una explosión de creatividad multiestilística, parece difícil decir algo nuevo sin salirse de lo reconocible. La electrónica, el funk o el hip-hop, ya desde Miles Davis, han sido algunos de los condimentos utilizados para traer al mundo contemporáneo un jazz que lo último que puede hacer es quedarse anclado, cuando es el género de la constante búsqueda. Pero además no conviene perder de vista a los maestros, por lo de siempre, porque un novato sin conocimiento del pasado creerá estar inventando lo que ya está sabido y sobado.

Kamasi Washington se ha revelado desde hace un par de años como esa figura carismática, titánica, atrevida y al mismo tiempo solida y creíble que el jazz necesitaba para atraer a las nuevas generaciones. La aparición de su triple álbum ‘The Epic’, mástodóntica tarjeta de presentación de una ambición rara de ver, le convirtió el año pasado en el tipo más ‘cool’ que se ha visto en mucho tiempo en el jazz. Lo bueno es que ese poder de atracción no reside en una actitud (bueno, sus túnicas contribuyen un poco al exotismo), sino en una sabiduría acumulada pacientemente que bebe con moderación en el funk de los 70, en las locuras cósmicas de un Sun Ra, en la obra orquestal y coral de un Donald Byrd y, también, en la escena hip-hop con la que Kamasi ha colaborado intensamente, sobre todo con el gran gurú Kendrick Lamarr. Y todo ese bagaje se ha volcado este domingo en el escenario de la Trinidad con la potencia torrencial de los solos de Kamasi al saxo.

Por su parte Donny McCaslin también mira hacia adelante sin perder la vista atrás: si se le cita sobre todo por haber colaborado en el último disco de David Bowie, él responde adaptando algunos temas del Bowie más experimental, el de ‘Low’, a pesar de que en la media docena de discos bajo su propio nombre caben sonidos y ritmos muy diversos, también electrónica.

Como una locomotora desbocada a punto de descarrilar pero con una precisión asombrosa en los continuos quiebros rítmicos ha salido a escena el cuarteto de Donny McCaslin. Y en diez minutos ya estaba arrancando una ovación. La versión de ‘Shake Loose’ que ha entregado ha sido para dejar exhausto a cualquiera. Pero el grupo se ha retado como si nada entre risas y miradas de complicidad en un crescendo imparable y apasionante.

«Estoy muy contento de estar de nuevo en este escenario», ha dicho McCaslin en castellano, en referencia a su actuación del año pasado como miembro de Steps Ahead. Si entonces brilló, lo de aeste domingo ha sido brutal. Hasta la versión del ‘Lazarus’ del último disco de Bowie ha acabado en éxtasis y épica nada grandilocuente, puro músculo, pulmón y pasión.

Los sonidos setenteros de los sintetizadores de Jason Lindner, que alternaba con el piano, y la maquinaria imprevisible y exacta del bajista Jonathan Maron y el batería Nate Wood, han transitado entre mil texturas de jazz, algunas de rock y funk y hasta dejes melódicos en una amalgama sensacional. Con los contrarritmos de ‘Fast Future’ han coronado la proeza. Excitante música del presente y el futuro.

52 HEINEKEN JAZZALDIA

Fotos

Vídeos