Macy Gray: «Siempre había querido grabar un álbum de jazz»

Además de cantar, Macy Gray escribe guiones y ha sido actriz en varias películas.
52 HEINEKEN JAZZALDIA

Macy Gray anuncia un concierto festivo que ligará su último disco 'Stripped' con su genérico neo soul

JOSU OLARTE SAN SEBASTIÁN.

Macy Gray (Natalie Renée McIntyre. Cantomn, Ohio, 1967) emergió con su gatuna voz rasposa y su cabellera de corte afro como alternative genuina al panorama tirando a prefabricado y edulcorado del R&B-soul del premilenio. Su primer sencillo, 'I Try', impulsó las ventas masivas de su álbum de debut 'On how life is' (99) con el que reinó en los Grammy y se convirtió en una celebridad cotizada en la música, el cine y el show bizz americano. Macy mantuvo el tipo en su secuela 'The Id' (01), pero fue iniciando un declive en su carrera que ha tratado de encauzar con apuestas tan diversas como derivar hacia el pop sintético, reciclar a Nina Simone con Kayne West o revisitar al completo el álbum de Steve Wonder 'Talking Book' en su 40 aniversario.

Apuntada a la rentable liga de las vocalistas de jazz trasversal , Macy optó el año pasado por revisar en clave de jazz- blues temas de su carrera y un par de versiones en 'Stripped', álbum grabado con un solo micro y un acompañamiento mínimo en una Iglesia de Brooklyn, que esta noche recreará en Plaza Trinidad (21.00 horas con Lucky Chops de teloneros). El disco responde al tipo de sonido espacioso, esencialista y de alta fidelidad que distingue a los discos del sello Chesky. Una propuesta que considera una progresión «natural». Después de todo comenzó en sus días universitarios (estudió para guionista) fogueándose como cantante de jazz en clubes de Los Angeles.

«Descubrí el jazz en mi primera etapa de estudiante. Me encantaban Stevie Wonder y Michael Jackson, pero escuchaba también muchos discos viejos. Nina Simone era una de mis cantantes favoritas, aprendí mucho de su fraseo cuando comencé a cantar standards de jazz en Los Ángeles. Así que cuando Chesky me propuso grabar uno de sus discos de un solo micro me emocioné mucho porque siempre había querido grabar un disco de jazz. De hecho, creo que siempre he sido una cantante de jazz encubierta. Lo grabé en solo dos días con cuatro músicos y me encanta como quedó», aclara a propósito de la gestación de su novedad junto a Russell Malone (guitarra), Ari Hoenig (batería), Daryl Johns (bajo) y la trompeta ocasional y muy Miles Davis de Wallace Roney.

Mezclas con rock duro

Además de revisitar siete temas de su cosecha, entre ellos su primer hit 'I Try', el álbum se completa con un tema nuevo -'Lucy'- y dos versiones de 'Redemption Song' de un Bob Marley al que suele recurrir en directo y de un menos sedoso 'Nothing else matters', de Metallica, que ya llevó a su terreno en su discutible disco de versiones 'Covered'(12), en el que adaptó también a Eurtyhmics, Radiohead, My Chemical Romance o Sublime. «No soy aficionada al metal pero me encanta esa canción de Metallica. Me parece increíble mezclar jazz con rock duro, creo que ayuda a que más gente se interese».

Remitiendo a sus inicios como cantante de jazz, 'Stripped' ensancha y reconduce una carrera de casi dos décadas que tocó fondo con su álbum previo independiente 'The Way' (14), durante cuya promoción confesó los problemas con las drogas que sufrió en su momento de máxima popularidad y presión comercial. «Toda aquella fama repentina fue un shock. Por entonces me sentía como una diva a veces, aunque no tuviera la voz de otras. Estoy feliz de que la gente aún escuche y recuerde mis primeros discos, pero quiero seguir evolucionando musicalmente. Estoy deseando que la gente escuche el próximo álbum en el que ya he empezado a trabajar».

«Haré un recorrido desde el principio de mi carrera hasta ahora. Será como una fiesta»

Como aperitivo de lo que será su décimo trabajo, la cantante y actriz de Ohio lanzó en febrero el single 'White Man', cuya letra entronca con la Macy Gray racial y políticamente concienciada de los días de la Administracion de Obama. «La canción y el vídeo son un reflexión artística sobre las relaciones raciales y de género en la América actual. Recuerda que los tiempos han cambiado para que la gente saque sus propias conclusiones y exprese lo que opina al respecto», apunta la artista que, al borde la cincuentena (los hace el 9 de septiembre), dice estar «centrada» en su actual gira pero sin dejar de hacer cosas.

«También me gusta mucho escribir, algo que no mucha gente sabe. De hecho, estoy trabajando en un guión para una película. Me servirá para cultivar mi faceta cinematográfica tras una temporada más centrada en la música», comenta en referencia a su larga experiencia dramática, que arrancó con fuerza en 2001 actuando en 'Training Day' ('Día de entrenamiento' con Denzel Washington y Ethan Hawke) y ha continuado en filmes como 'Spiderman' (02), 'American Dreams' (04), encarnando a la cantante Carla Thomas, 'Idlewild' (06), 'For Colored Girls' (10), 'Brotherly Love' (15) o 'Cardboad boxer' (16).

En un lapso de su actual gira europea, Macy recuerda su anterior paso por un escenario vasco (actuó en noviembre de 2004 en el bilbaíno festival BIME) y confía en aprovechar su concierto en el Jazzaldia para que su estreno donostiarra no se limite a lo musical. «Estoy ya algo familiarizada con la zona, he probado la muy buena comida y estoy deseando poder ver un poco más esta vez. Normalmente salgo poco cuando estoy de gira porque ya he estado antes en la mayoría de los sitios en los que tocamos, pero no es el caso de San Sebastián», apunta anunciando un recital que, además de lo versátil y multirracial, trascenderá esta noche el jazz-blues desnudo al que ha derivado en 'Stripped'. «Haré un recorrido desde el principio de mi carrera hasta ahora. Habrá un poco de todo, pero será un show muy enérgico en el que por momentos nos volvemos un poco locos, la gente normalmente grita y baila, es como una fiesta».

52 HEINEKEN JAZZALDIA

Fotos

Vídeos