Diario Vasco

Al Jazzaldia con poncho

fotogalería

Los artistas que hoy ponen rostro al Heineken Jazzaldia. / HEINEKEN JAZZALDIA

  • 51. HEINEKEN JAZZALDIA

  • El triple apellido de DeJohnette, Coltrane y Garrison, y la gran banda de Ibrahim Maalouf, protagonistas de la jornada

La lluvia nos tuvo ayer un poco inquietos, con lo bien que se portó en la noche de Gloria Gaynor, en que la única humedad fue la de algunos ojos llorosos. Hoy, parece, el festival volverá a estar pasado por agua. Da lo mismo, sabido es que en el Jazzaldia la lluvia se aguanta con una sonrisa y un poncho de plástico que amablemente reparte la organización. La cosa es disfrutar, como todos los días, entre el recuerdo aún firme de la estupenda noche del jueves con el inaugural Jazz Band Ball, y la gran cantidad de posibilidades que se abren también en la programación de hoy.

Lágrimas de mujeres emocionadas

Uno vio el concierto de Gloria Gaynor en medio del gentío en las primeras filas. Y cuando 'I Will Survive' estaba en su apogeo, hubo que salir de en medio de la marea para ir a enviar la crónica. Y al ir pasando entre la gente, vimos una curiosa imagen en travelling: todo el mundo estaba encantado y disfrutando a tope, pero vimos a varias mujeres en distintos puntos con lágrimas en los ojos, incluso compungidas. Estaba claro que 'I Will Survive' era más que una canción para el recuerdo, que esa melodía y esa letra habían formado parte importante de sus vidas y que en ese instante estaban aflorando muchas emociones vividas, quizás de algún momento en que necesitaron el coraje y el dolor que transmite esa canción.

Impresionantes Marc Ribot & the Young Philadelphians

Acababa de terminar Gloria Gaynor y ya estaban en la terraza del Kursaal Marc Ribot & the Young Philadelphians. El juego era brillante, porque el guitarrista neoyorkino (no catalán, como alguno pueda creer) desconstruye precisamente la música 'disco', y su predecesor, aquel 'sonido de Filadelfia' que arrasó a mediados de los 70, para crear una locomotora de funk-jazz absolutamente contemporáneo y excitante. Incluyendo el 'Fly Robin Fly' que cantaban en la tele las Silver Convention y clásicos del 'sonido de Filadelfia' con las cuerdas tensadas y vitaminadas. Jamaaladeen Tacuma, mítico bajista, y el batería Calvin Weston, capaz de cantar y a la vez hacer unos redobles enloquecidos e incesantes, se sobraron. Y la tensión de la guitarrista Mary Halvorson y los increíbles sonidos que saca el propio Ribot coronaron un concierto impresionante. El lugar está preparado para estar sentado, con hierba artificial y asientos-cojín. Pero la terraza estaba abarrotada de gente y la excitación de la música empujó a algunos a asaltar las primeras filas para el bailoteo. E hicieron bien: todo el mundo se puso en pie y la comunicación con la banda ya fue total.

John Nemeth cerró un magnífico Jazz Band Ball

Pasada la medianoche del jueves, y aún con mucho público en la arena, John Nemeth & the Blue Dreamers completaba la excelente programación que tuvo en su conjunto el Jazz Band Ball. Si Gloria Gaynor era para disfrute de gente de toda edad y condición, propuestas como las de Dave Douglas, Marc Ribot, Terje Rypdal o Cyrus Chesnutt resultaban en principio más exigentes. Sin embargo sus actuaciones estuvieron también abarrotadas, y fueron muy aplaudidas. John Nemeth & the Blue Dreamers también dieron un estupendo concierto de blues y soul blanco, notables músicos sacando partido a las formas clásicas, y haciendo disfrutar enormemente a la gente que seguía bailando y jaleándoles en la playa a la 1.30 de la madrugada.

La colaboración al poder

Es casi la característica principal de este año, músicos que son grandes figuras en solitario, pero que se asocian con otros no menos importantes para buscar nuevos potenciales. Hoy en la plaza de la Trinidad se volverá a comprobar con el triple apellido comandado por Jack DeJohnette, al que asociamos enseguida como batería del legendario y longevo trío de Keith Jarrett. Pero los proyectos bajo su nombre no tienen menos calado. Con el más joven saxofonista Ravi Coltrane y el bajista Matt Garrison ha encontrado una comunión sin regla fija que les permite explorar entre el lirismo y la contundencia. En la segunda parte, otro hombre acostumbrado a la interacción, el saxofonista Steve Coleman con una reencarnación de sus Five Elements, para recordar cómo ha sido precursor de una vanguardia apasionada, basada en la improvisación y atenta a la incorporación de ritmos hip-hop construidos con instrumentos naturales.

Aromas árabes

Es prácticamente el 'hype' del ciclo del Kursaal, el que antes agotó entradas y el nombre que ha ido de boca en boca como el músico que no hay que perderse. Se trata de Ibrahim Maalouf, trompetista de origen libanés que toca un modelo especial diseñado por su padre en los años 60, jazzista de oídos muy abiertos, compositor de bandas sonoras y líder en este momento de una banda de nueve músicos, capaces de dibujar todo tipo de paisajes y fusionar culturas.

Asoma lo latino

Debuta hoy el Grupo Fantasma en las terrazas y mañana repetirá en el Escenario Verde, gran banda de latin-jazz. Y en la arena, distintas concepciones del pop-rock elaborado, con el americano Nick Waterhouse y los guipuzcoanos Rural Zombies.