Diario Vasco

Ellis y Branford Marsalis: «El rol familiar siempre queda fuera del escenario»

  • 51 heineken jazzaldia

  • El veterano pianista Ellis Marsalis recibe esta noche el Premio Heineken Jazzaldia del 51 Festival de Jazz de San Sebastián de manos de su primogénito

El veterano pianista de Nueva Orleans Ellis Marsalis tocará esta noche por primera vez en el Festival de Jazz de San Sebastián y lo hará antes que su hijo mayor. Si deciden interpretar algo juntos, serán solo dos músicos porque el rol familiar lo dejan siempre fuera del escenario.

La explicación la daba esta mañana el primogénito, el saxofonista Branford Marsalis, que por la noche se encargará de entregar en la plaza de la Trinidad el premio Donostiako Jazzaldia a su padre, otorgado por el Jazzaldia para reconocer su trayectoria, tanto la musical como la pedagógica.

51. HEINEKEN JAZZALDIA
  • HOYDos Marsalis abren los conciertos del 51 Heineken Jazzaldia en la Trinidad

  • BRANDFORD MARSALIS«El jazz que me motiva es el real, el que emociona»

  • John Nemeth cerró la primera jornada del Jazzaldia

  • Gloriosa fiesta masiva en la primera noche de Jazzaldia

  • FOTOSGran ambiente en la playa de la Zurriola

  • ¿QUIÉN ES QUIÉN?Artistas del 51. Heineken Jazzaldia

  • CONSULTAPrograma del 51. Heineken Jazzaldia para hoy

  • ESPECIAL51. Heineken Jazzaldia

Padre e hijo han mostrado su fuerte vinculación con su ciudad natal, Nueva Orleans, a cuya música tradicional entró tarde el patriarca del clan.

Ellis Marsalis, de 81 años, ha explicado que sus primeras incursiones están relacionadas con el be bop, algo en lo que influyó también el ambiente de segregación racial de la época.

"Hacías las cosas de la gente que tenías alrededor y, en mi caso, lo que tenía era el be bop, y también el rhythm and blues del estilo Fats Domino, pero nada de tradicional", ha señalado.

Fue a través de un libro con el que empezó a tomar contacto con ese jazz tradicional. Y fue de ese entorno de donde recibió el halago que más le ha emocionado en su vida, procedente de dos octogenarios del Reservation Hall, donde tocan los músicos más veteranos, que cuando le oyeron tocar en un lugar cercano le dijeron "all right, all right".

Como profesor, comenta que sí influyó en la elección de los instrumentos que tocan sus hijos Wynton (trompeta), Delfeayo (trombón) y Jason (batería), además del saxofón para Branford porque fue capaz de ver lo que le encajaba a cada uno.

El liderazgo de los trompetistas

vídeo

REPORTEROS DV

Donostia se viste de jazz. Gran ambiente en las terrazas del Kursaal y la playa de La Zurriola. / AINHOA MÚGICA / IÑIGO SÁNCHEZ

Branford ha asegurado que se siente "muy orgulloso" de ser de Nueva Orleans y de la herencia que ha recibido en es ciudad sureña, que dejó hace treinta años para abrirse camino en una Nueva York en la que encontró de todo menos "profesionalidad".

"Mi padre me había dicho 'no sabes donde te metes', allí todo es negocio y dinero. Y me encontré con una gente que lo que quería era destacar, aunque eso no fuera en interés de la música", afirma el saxofonista que se ha incorporado por sorpresa a la rueda de prensa.

Tocó con su hermano Wynton, "el mejor trompetista del mundo", con el que sobre el escenario, lo mismo, únicamente había relación musical.

"La gente nos decía que eso era ridículo. Además él era el líder de la banda porque el trompetista siempre lo es, ningún otro instrumento le puede vencer", ha dicho Ellis, quien ha recordado cómo Sydney Bechet, que era un clarinetista y saxofonista extraordinario, "quería ser el jefe y pelear con Louis Armstrong".

"No puedes pelear con un trompetista si el trompetista es bueno", ha recalcado en la rueda de prensa del Heineken Jazzaldia.