Javier Cansado: «Hay quien piensa que nos fumamos algo para subir al escenario»

«Nos servimos de lo cotidiano y lo llevamos a hacer cosas muy locas»./
«Nos servimos de lo cotidiano y lo llevamos a hacer cosas muy locas».
Javier Cansado, actor y humorista

Faemino y Cansado vuelven desde mañana y hasta el domingo al Victoria Eugenia con '¡Quien tuvo, retuvo!'

ROBERTO HERREROSAN SEBASTIÁN.

Un año después de la última aparición de Faemino y Cansado, regresan con el mismo espectáculo, en el que hacen un repaso de algunos de sus mejores momentos y siguen mostrando que son una pareja de cómicos inimitables y en plena forma.

- ¿Volver con la misma obra es porque se trata de una profunda investigación de su trayectoria profesional y de sus vidas o porque tenían otras cosas que hacer?

- Un poco la media de las dos, pero es que este espectáculo tardamos mucho en hacerlo. Somos casi de edad provecta y cuesta mucho tener confianza en que lo que se nos ocurre siga interesando. Si normalmente tardamos dos o tres meses en montar un espectáculo, este nos costó el doble.

- ¿Es otra vez el mejor espectáculo que han hecho nunca?

- Es el más gracioso. Y más que por el texto, que también, lo es por nuestra actitud. Ya no nos importa quedar bien, cada función es una fiesta y estamos improvisando mucho aunque nosotros no somos muy de improvisar. Nos reímos mucho, parecemos tontos.

- A los seguidores de Faemino y Cansado se han incorporado los que lo ven a usted en la televisión con 'Ilustres ignorantes'.

- Tenemos fans que han volcado todo lo nuestro en internet y eso hace que también vengan espectadores muy jóvenes. Pero es verdad lo de la tele, incluso algunos me conocen a mí y no a Carlos.

- ¿Y él cómo lo lleva?

- Se ríe. Como nunca aparece en los medios tiene fama de hosco, pero es un diletante. Le da igual todo. Se alegra del éxito suyo, del de los dos juntos y del que pueda tener yo por mi parte. Una vez pasó una cosa, jajaja, en Elche. Estábamos en una terraza y se nos acerca un chico muy joven que me pide hacerse una foto conmigo. Y señalando a Carlos dice, ¡que nos la haga este señor! ¿Cómo te lo vas a tomar? Pues con humor. No tenemos ese ego artístico, de trascendencia. Afortunadamente.

- ¿Los fans más entusiastas son los directores de sus bancos?

- No exactamente, pero cada lunes me llama Montoro y me dice que en Faemino no confía tanto, pero que en mí mucho, que siga igual. España es un país de echarle en cara a la gente que gana pasta, pero yo ahora voy cuatro días a Donostia y dos son para mí y dos para Hacienda. Nosotros llevamos una trayectoria de muchos años y es verdad que en el teatro si llenas ganas pasta. Yo tengo ya la casa pagada. La de Madrid y la de Soria.

- ¿En qué se transforma la realidad al pasar por Faemino y Cansado?

- En algo absolutamente surrealista. Efectivamente, este es el tema. El sentido del humor, la risa, todo esto, es algo que tiene mucho que ver con uno mismo. Tu mirada es la que trasforma las cosas. A nosotros nos gusta darle la vuelta a cualquier cosa que pasa. Y darle también verosimilitud. Nos servimos de lo cotidiano y lo llevamos al espacio, a hacer cosas muy locas.

«El sentido del humor, la risa, todo esto es algo que tiene mucho que ver con uno mismo»

«Fuera del teatro no somos divertidos ni estamos de cachondeo, en el escenario el mundo cambia»

«De lo que más sé en la vida es de historia y, concretamente, de historia militar. Soy muy de Aníbal»

«En cuanto tengo tiempo me voy al campo, a dar paseos en bici ahora que todavía tengo fuerzas»

- ¿En una película sobre sus vidas, cómo serían las imágenes extras, esas que van de propina?

- Paradójicamente serían muy tristes, muy sosas. Es sorprendente decir esto, nosotros somos muy profesionales. Estamos muy pendientes de lo que hacemos. Ni somos divertidos, ni estamos de cachondeo. Luego sales al escenario y el mundo cambia. Hay gente que nos pregunta si no fumamos, si tomamos un poco de hachís. ¿Pero qué me están contando? ¿Saben el control que hace falta para estar en un escenario? Acabamos exhaustos las funciones y eso que físicamente el espectáculo no tiene ninguna exigencia. En nuestros extras somos normales. A mi hijo le dicen que se lo debe de pasar muy bien conmigo. Pues no. Su padre es un cabrón exigente con las notas y muy duro.

- ¿Es usted un ilustre sabio?

- Soy un poco periodista. Tengo un conocimiento ecuménico. Sé un poco de todo, pero tampoco profundizo en nada. De lo que más sé en la vida es de historia y especialmente de historia militar. Hago juegos de guerra y recreo batallas históricas con soldados de plomo. He estudiado químicas, psicología, ahora estudio historia. Puedo hablar un poco de la teoría de cuerdas, de Freud y de Anibal. Soy muy de Aníbal y de los cartagineses porque se oponían a Roma, que traían el progreso, pero eran unos hijos de puta.

- Aprovechando que este espectáculo es un poco 'revival' voy a rescatar frases que usted me ha ido diciendo en otras entrevistas y me las actualiza.

- Venga.

- «La risa, aparte del orgasmo, es lo mejor que hay en el mundo»

- Así es. Es más, a estas alturas casi más la risa que los orgasmos.

- «Una carcajada es un momento de felicidad absoluta»

- Y además un masaje físico, es beneficio para la salud.

- «No queremos retirarnos, actuar es una fiesta y una catarsis»

- Eso ya sí que lo cuestiono, jajaja. No queremos retirarnos..., pero a lo mejor en un par de años ya sí. Mi horizonte está cada vez más cercano. Quizás no sea dejarlo del todo, pero sí trabajar menos.

- «Los humoristas jamás recibimos premios porque no nos valoran intelectualmente»

- Es un poco una impronta. Es así. En cualquier evento la comedia, el humor, es algo menor. Luego a lo mejor hay gente que estudia o que le da vueltas y lo ve de otra manera. Pero en principio un chiste es una cosa que todo el mundo cree que se le puede ocurrir. ¡A ver, hazlo! Ah, hostias, pues no es tan bueno. Hay niveles.

- «A mí que me dejen en paz, quiero irme a vivir al campo»

- Eso no solo lo ratifico, también lo practico. Tengo una casa en un pueblecito de Soria. Ahora porque no puedo, soy un imbécil y me he metido en un montón de cosas, pero en cuanto tengo tiempo me voy. Doy paseos con la bici, ahora que todavía tengo fuerzas, y salgo a ver ciervos y coyotes. Es maravilloso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos