Jabier Muguruza cambia el «ropaje» de su música en 'Leiho bat zabalik'

Muguruza en el estudio de Bera durante la grabación. / MIKEL FRAILE
Muguruza en el estudio de Bera durante la grabación. / MIKEL FRAILE

El músico irundarra apuesta por las guitarras eléctricas y los ambientes electrónicos en un disco creado junto a Ander Mujika y Javi 'Carasueño'

JUAN G. ANDRÉS SAN SEBASTIÁN.

En su décimo quinto disco como cantautor, Jabier Muguruza da un giro de timón y deja de lado sus característicos sonidos acústicos para apostar por las guitarras eléctricas y los ambientes electrónicos. El irundarra presentó ayer en Bilbao 'Leiho bat zabalik' (Mara Mara, 2017), un trabajo con ocho canciones nuevas que le han permitido «cambiar de paisaje sonoro» tras más de dos décadas de carrera. Su puesta de largo en la capital guipuzcoana tendrá lugar el viernes 10 de noviembre en el centro cultural Lugaritz a las 20.00 horas.

«A veces pensamos que las decisiones se toman de repente cuando en realidad se van fraguando poco a poco, quizá no de manera consciente, pero llega un momento en que dices: 'Ahora o nunca'. Yo estaba a gusto en mi zona de confort, cómodo en un formato acústico, con Mikel Azpiroz, el cuarteto de jazz, composiciones que descansaban sobre la base de pianos y guitarras acústicas... Pero llegó el momento en que quise salir de ahí y hacer un disco más experimental», explica a este diario.

Para este cambio de piel, Muguruza ha contado con las guitarras eléctricas del elgoibartarra Ander Mujika, mitad del extinto dúo Napoka Iria e integrante de Joseba B. Lenoir Gang, y con el magma electrónico aportado por Javi 'Carasueño'. También han prestado sus voces al disco Mireia Otzerinjauregi y Miren Iza (Tulsa). La primera fase de la grabación se realizó en el estudio Atala de Bera con el técnico Iñigo Irazoki a los mandos, mientras que la segunda se llevó a cabo en Zaragoza, en las dependencias del propio 'Carasueño'.

«Cierto vértigo»

El resultado es un disco con una sonoridad que supone un «cambio claro y notorio» en su estilo pero que, al mismo tiempo, no rompe con él, especialmente por el modo intimista en que Muguruza canta letras de escritores con quienes ya ha colaborado: Iñaki Irazu, Gerardo Markuleta, Lourdes Oñederra, José Luis Padrón, Harkaitz Cano, Ángel Erro e Iban Zaldua. A todos ellos se ha unido, por primera vez, Iñigo Astiz, autor del texto que da título a 'Leiho bat zabalik'. «Son textos muy hermosos escritos por gente de nivelón. Tal vez algunos son un poco oscuros, reflejo de la actualidad. Vivimos tiempos difíciles, y no sólo en la cultura, sino en general», lamenta.

«Tal vez algunos textos son un poco oscuros, reflejo de los tiempos difíciles que vivimos»

La experiencia le ha resultado de lo más estimulante y también le ha provocado «un cierto vértigo», sobre todo porque desconocía el lugar al que le conduciría. «Sabía que quería contar con Ander Mujika y 'Carasueño', pero no a dónde me iban a llevar. Ahora escucho el resultado y estoy muy satisfecho», apunta el cantautor, que destaca la alternancia de «guitarras que unas veces suenan limpias y otras, ásperas». En definitiva, Muguruza ha modificado el «ropaje» de sus canciones aunque en el fondo siga latiendo una propuesta «tranquila» que va «en la línea» de sus trabajos anteriores. Y ante una apuesta en cierto modo «arriesgada», el artista siente que no ha fallado.

De momento, la poca gente que ha escuchado el álbum ha aplaudido el cambio de vestimenta sonora. «Las primeras opiniones me han llegado de personas que no me van a hacer la pelota porque suelen hablarme con franqueza y, de momento, parece que les ha sorprendido y les ha gustado al mismo tiempo. Eso me tranquiliza porque uno tiene su criterio acerca de su propia obra pero está bien contrastarlo con personas de confianza y sinceras», afirma el irundarra, que confía en que su público habitual reaccione de igual modo.

A la hora de defender su trabajo en directo, Muguruza se hará acompañar de Ander Mujika a la guitarra y también llevarán sonidos electrónicos pregrabados, un planteamiento reducido que guarda relación con las actuales estrecheces que padece el mundo de la cultura.

Fotos

Vídeos