Irun reúne la obra polifacética de Antonio Valverde, 'Ayalde'

'Toro y Luna', uno de los ejemplos más característicos del cubismo de Antonio Valverde./F. DE LA HERA
'Toro y Luna', uno de los ejemplos más característicos del cubismo de Antonio Valverde. / F. DE LA HERA

El Centro Cultural Amaia exhibe pinturas, textos e ilustraciones de un guipuzcoano que fue «un ejemplo cultural y social»

IRATI JARAIRUN.

A pesar de trabajar día y casi noche en la imprenta que heredó de su padre, Antonio Valverde 'Ayalde' (Errenteria 1915- Oiartzun 1970) nunca dejó de lado su vocación por la pintura. «Las pocas horas que le quedaban después del trabajo las dedicaba a lo que verdaderamente le apasionaba», apunta Mertxe Tranche, coautora del catálogo de la delicada exposición, que casi 50 años después de la muerte del artista, se inaugura hoy a las siete en Irun.

«Era muy polifacético y por eso hemos querido estructurar la exposición de una manera especial, dividida en tres partes», destaca Juncal Eizagirre, delegada de Cultura en el Ayuntamiento de Irun.

LOS DATOSLa exposición
Antonio Valverde 'Ayalde', en su triple faceta de pintor, artista gráfico y escritor.
Lugar
Centro Cultural Amaia de Irun, hasta el 10 de septiembre.
Horario
De martes a sábado, de 18.00 a 21.00 y domingos y festivos de 11.30 a 13.30. Entrada libre.

Un primer espacio recoge la parte más vocacional del artista, la pictórica. Una pequeña habitación ilustra la herencia de su trabajo en la imprenta, y la sala de la escritura refleja lo menos conocido de su legado. «Leer sus textos para mí ha sido una sorpresa», señala Tranche. «No le había leído nunca y ahora me he dado cuenta de que tiene mucho sentido del humor, sabe recrear la vida local con chistes privados y acaba resultando muy divertido».

Entre los cuadros hay algunos más conocidos, como el de 'Toro y Luna', y lienzos que se han expuesto menos, como 'Ibar ixilean', que estampan paisajes del Bidasoa. El conjunto es un reflejo de su habilidad, llena de acuarelas sobre papel, óleos sobre tela, sobre cartón, sobre tablex. Valverde se atrevía con todo. «Sus cuadros reflejan ese cubismo sintético y poético de Piccaso, Vázquez Díaz y Aurelio Arteta.Siempre he dicho que Valverde es el Lizardi del dibujo», apunta Edorta Kortadi, responsable del catálogo expositivo junto con Mertxe Tranche. La exposición recoge también ejemplares de aquella revista 'El Bidasoa' que nacía en la imprenta que Valverde dirigía en la calle Mayor de Irun.

«Era una persona muy polifacética, gran humanista, hombre de empresa, padre de familia, miembro de Euskaltzaindia, presidente de la Asociación Artística de Gipuzkoa. Empezó siendo autodidacta y llegó a imprimir gran parte de las reproducciones que vendía el Museo del Prado», cuenta Kortadi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos