Mar de invierno

Iñaki Guridi sujeta la publicación con poemas de Karmelo C. Iribarren ante algunas de las fotografías. / LUIS MICHELENA

Bañistas que desafían el frío y las olas de La Concha protagonizan una exposición en Arteko con fotografías de Iñaki Guridi y poemas de Karmelo C. Iribarren

BORJA OLAIZOLASAN SEBASTIÁN.

Miguel es un hombretón de 87 años que todos los días del año se monta en el Topo en Pasaia para llegar a Donostia y darse un baño en La Concha. Le da igual que llueva, que caiga granizo, que truene o que las olas de la bahía estén más enfurecidas de lo habitual. Él se enfunda su traje de neopreno, se aferra a su inseparable bastón y se mete en el agua en busca de esa gravidez de mínimos que aligera sus movimientos y le devuelve ecos de su juventud. Muchas veces las olas le arrastran y le arrojan a la orilla como si fuese el desecho de un naufragio, pero siempre termina encontrando el modo de recuperar el equilibrio para sumergirse de nuevo en unas aguas que juegan con él como una amante caprichosa.

Miguel es uno de los protagonistas de 'Habitantes del mar', una exposición de fotografías que se puede ver en la galería Arteko de Donostia y que tiene varias peculiaridades. La primera es que todas las imágenes que la componen fueron tomadas el mismo día: el pasado 13 de enero. Iñaki Guridi (San Sebastián, 1975), el autor de las fotos, lo cuenta así: «Era un día de invierno muy crudo, con lluvia y viento, y yo iba en moto hacia mi casa cuando al pasar por La Concha me fijé en que había un grupo de bañistas desafiando a las olas. Sentí como si me estuviesen llamando, así que llegué a casa, me puse ropa seca, cogí la cámara y me fui a la playa a hacer fotos».

La exposición

Lugar
Galería Arteko (Iparragirre, 4. Donostia).
Título
Habitantes del mar.
Fechas
Hasta el 28 de octubre.

La improvisada sesión le salió mejor de lo que pensaba. «La mayoría de los bañistas reaccionó de maravilla cuando me vieron con la cámara en la mano. Salvo alguna excepción, casi todos accedieron a posar para las fotos y se generó un ambiente muy cordial. La prueba de ello es que algunos de los protagonistas de los imágenes han venido a ver la exposición y les ha hecho mucha ilusión verse retratados». Cuando la luz del día empezó a apagarse y los bañistas se retiraron a las cabinas de la playa, Guridi se dio cuenta de que el material que había reunido rebasaba sus expectativas más optimistas. Fue entonces cuando la idea de hacer una exposición empezó a hacerse un hueco en su cabeza.

«Es increíble que un simple chapuzón pueda generar tanta energía y luminosidad»

Todas las fotos fueron tomadas en un solo día, el 13 de enero, a cinco grados de temperatura

Plenitud

El fotógrafo, que se dedica al diseño gráfico, se sorprendió de la energía que desprendían las imágenes que había tomado. «Siempre me he sentido muy identificado con la gente que busca el contacto con la naturaleza. Suelo hacer surf y comparto ese vínculo de atracción por el mar que tienen los que se bañan todos los días del año. A pesar de que era un día frío y triste, las fotos de los bañistas transmiten una sensación de plenitud que me llamó la atención. Parece mentira que algo aparentemente tan simple como darse un chapuzón pueda desencadenar tanta energía y tanta luminosidad en un rostro».

La exposición 'Habitantes del mar' tiene otra particularidad: un libro que combina las fotos de los bañistas con poemas de Karmelo C. Iribarren. Son fragmentos de la obra del poeta seleccionados por Cristina de la Fuente, dueña de la galería Arteko y responsable de la idea. «A mí siempre me han atraído los libros de artista porque me gusta ensayar las combinaciones de textos e imágenes», explica la galerista. «Al ver las fotos de Iñaki pensé que podían encajar con algunos poemas de Karmelo. Hablamos con él y nos dio permiso para incorporar sus textos a la publicación». El resultado es un libro en el que poemas y fotos se complementan evocando un sugerente universo de olas, nubes y espumas.

El libro, del que se han publicado 85 ejemplares, está primorosamente editado. «Lo hemos hecho en el estudio Bang! Bang! de Barcelona con todo el cariño del mundo», dice Iñaki Guridi. Además del título de la exposición, en la portada figuran las coordenadas geográficas de La Concha, la fecha del día en que se tomaron las fotografías y otro guarismo -5º- que indica la temperatura que hacía cuando los bañistas se lanzaron a desafiar las olas. Aunque trabaja en digital, las fotos de Guridi tienen una textura que remite a las imágenes analógicas gracias al tratamiento que ha utilizado: impresión Gicleé sobre papel Hahnemühle.

Fotos

Vídeos