24 horas de música: el jazz que se bebe

Se acaba el Jazzaldia. Algunos sentirán un enorme vacío porque la agenda del festival permitía «vivir en música» casi las 24 horas del día. Las matinales de San Telmo se han confirmado como uno de los momentos íntimos y espléndidos a la vez. Ayer Mikel Andueza y sus compañeros de Musikene protagonizaron un delicioso concierto en homenaje a John Coltrane en el mágico espacio del patio de museo. Para redondear esos conciertos «vermut» solo faltaría una barra de bebidas...

Porque en el Jazzaldia la música de bebe. Han tenido un gran éxito las catas más concierto de las tardes en el Victoria Eugenia, con Bodegas Campillo. Y a las citas de la Trini y la Zurriola suceden, como premio de medianoche, los conciertos en el mismo teatro. Y además, casi todo se llena. Sed de jazz, se llama esto.

Fotos

Vídeos