El día que Hemingway se bañó en La Concha

El periodista Javier Muñoz, autor del premiado libro 'Comer con Hemingway', plantea que el País Vasco se reivindique como «un territorio especialmente vinculado al escritor»

El día que Hemingway se bañó en La Concha
MITXEL EZQUIAGA

A Ernest Hemingway le gustaba la arena de La Concha, «lisa, firme y amarilla» y «cálida al tacto de los pies», y luego zambullirse en la bahía. También disfrutaba las tardes en el Café de la Marina, tomando granizado de limón y whisky doble con soda.

En realidad quien cuenta esos placeres es Jake Barnes, el 'alter ego' del escritor norteamericano que protagoniza 'Fiesta' ('The Sun Also Rises') que Hemingway publicó hace noventa años. Y unas viejas fotos del novelista en los años 20 nos lo presentan con un bañador de la época en el borde de La Concha.

«Hemingway fue un enamorado de Gipuzkoa, Navarra, Bizkaia, La Rioja o el País Vasco francés desde que descubrió la zona, en los años 20, hasta casi el final de su vida», recuerda el periodista pamplonés Javier Muñoz. «Se ha solido limitar su conexión a los sanfermines, pero todo este territorio fue especialmente querido por el escritor, y deberíamos reivindicarnos como Espacio Hemingway, tal como hacen otros lugares del mundo».

«Toda nuestra zona debería sacar más partido de la huella mundial del autor»

«Toda nuestra zona debería sacar más partido de la huella mundial del autor»

Muñoz y otros estudiosos de la huella vasca del norteamericano, como el escritor vizcaíno Edorta Jimenez, encabezan este movimiento. Aunque en algunos bares vascos y españoles se coloca con humor la placa «Hemingway nunca comió aquí», como burla del excesivo aprovechamiento turístico del autor, Muñoz considera que «hay mucho camino por recorrer».

90 años de 'Fiesta'

Y todo empezó por un libro. El pasado octubre se cumplió el 90 aniversario de la publicación de 'The Sun Also Rises (Fiesta)', «libro con el que el escritor estadounidense Ernest Hemingway marcó un punto de inflexión en la literatura anglosajona y se dio a conocer en todo el mundo», según Muñoz. «Pero también dio a conocer un espacio geográfico que descubrió en el año 1923, que siguió visitando hasta su muerte y en el que hizo amistades para toda la vida», añade.

Todo eso se cuenta en la publicación 'Comer con Hemingway', un paseo turístico-gastronómico por Navarra, Euskadi, La Rioja, Aragón e Iparralde que guía al visitante a través de los recuerdos de Hemingway, la naturaleza, la cultura y la gastronomía de cada territorio. Es una obra original en la que se mezclan imágenes antiguas con las recetas de 52 cocineros y cocineras que buscan «establecer lazos de unión y cooperación entre los cinco territorios en torno a la figura del escritor y Premio Nobel estadounidense».

La guía, escrita en castellano, inglés y francés, «presenta una de las recopilaciones de fotografías y recuerdos más exhaustiva de Hemingway en esta parte de Europa», según defiende su autor y editor. «Además, por primera vez se unen cinco territorios especialmente queridos por Hemingway y lo hacen en torno a la gastronomía y a las recetas». El libro ha recibido distintos premios, como el Gourmand, y cuenta también con una web.

Un espacio común

Muñoz da especial importancia a la idea de 'Espacio Hemingway' para agrupar el mencionado territorio, en el que engloba a Navarra, la Comuniad Autónoma Vasca, La Rioja, Aragón y el País Vasco francés. «La idea es traspasar las fronteras administrativas y burocráticas desde la cooperación y la complementariedad, establecer lazos de unión entre los cinco territorios a través del turismo y la gastronomía y crear un espacio en Europa único por su diversidad», propone Muñoz.

El autor recuerda que en este espacio «Hemingway disfrutó de la pesca, de los Pirineos, de la mar, del vino, de la pelota, de los toros y, por supuesto, de la cocina. Esta pasión por la tierra se transformó en amistad con sus gentes, en una fidelidad mutua que se mantuvo hasta el día de su muerte. Como ejemplo, en 1924 entabló su amistad con el pamplonés Juanito Quintana».

En 'Comer con Hemingway' se recogen más de medio centenar de fotografías de Hemingway, muchas de ellas inéditas, según el autor, en las que se plasma la complicidad del Premio Nobel con los cinco territorios. Algunas de ellas, como las del escritor en La Concha con su luego esposa Pauline, o con su amigo Waldo Pierce, son especialmente curiosas, y proceden de la JFK Library.

Escopetas en Eibar

Son los años en que el escritor disfrutaba de Donostia, donde se alojaba en el desaparecido hotel Biarritz o comía en el restaurante Azaldegui de Miraconcha salmón asado con salsa bearnesa. A partir de los años 50, en los viajes ya más conocidos, se alojó en el María Cristina y frecuentó el coso del Chofre. Pero también Irun sale en sus páginas, y Hondarribia, y el santuario de Loiola. Atribuyen a Hemingway esta frase sobre Ignacio de Loyola: «Él fue uno de los grandes. Un hombre así podria salvar una nación». Zumaia y Deba también fueron territorios hemingwayanos, como Eibar, donde compró en noviembre de 1956 dos escopetas de caza.

La costa y el interior vizcaínos (su amistad con los pelotaris vascos en Cuba le condujo a Markina) también salen en el libro, y por supuesto, Navarra, lugares y momentos en los que Hemingway dejó su impronta y que son recogidos en el libro: San Fermín, Pamplona-Iruña, Auritz-Burguete, Irati, Aoiz, Tafalla, Tudela, Lekunberri, el puerto de Belate, el valle de Ultzama, Sunbilla y el valle del Bidasoa.

El autor escribió 'Fiesta' tras los sanfermines de 1925, y terminó el borrador en solo dos meses entre sus viajes a Madrid, Valencia, Donostia, Hendaya y París. La editorial Scribner's publicó la novela en octubre de 1926. Fue el comienzo de una larga relación, aunque curiosamente sus amistades vascas más intensas se crearon en Cuba, según el libro de Muñoz: el mundakes Andrés Untzain, el marino bilbaíno Juan Duñabeitia o el pelotari vitoriano Paco Garay... al margen de su gran relación con Juanito Quintana, el pamplonés cuya amistad duraría toda la vida.

'Comer con hemingway'

Autor
Javier Muñoz
Estilo
Ensayo, historia y recetas
Editorial
GiroVista
Páginas
340
Precio
25 euros

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos