«El hallazgo hay que controlarlo como la escena del crimen»

ELENA VIÑAS

Miguel Ibáñez no se resigna a que el tesoro de Gazteluberri quede, como sospecha, incompleto. «Si alguien tuviera información sobre las monedas que pueden faltar o tiene localizada alguna de ellas en una colección privada, estaría bien que se pusiera en contacto con alguna entidad como la Sociedad de Ciencias Aranzadi, con alguna institución o directamente, con el Museo Arqueológico Nacional. Han pasado más de cincuenta años desde el hallazgo y si ocultaron que se habían quedado monedas, pueden estar tranquilos, porque cualquier delito se encontraría ya prescrito», argumenta.

Para este experto numismático donostiarra es «importante» disponer de toda la información para acometer un estudio con las máximas garantías posibles. «Un hallazgo de este tipo o de cualquier otro hay que controlarlo como si se tratara de una escena del crimen. ¿Qué pasaría si en lugar de haber un cencerro hubiera varios enterrados en Gazteluberri? ¿Y si a lo mejor era alguien que transportaba un cargamento de monedas y escondió cuarenta cencerros, en lugar de uno? Seguramente no será el caso, pero no disponer de todos los datos del hallazgo, porque probablemente la gente esconde la información, hace que la hipótesis no sea la más acertada», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos