Sagardoy: «Me gusta transformarme, encantado de seguir con este tipo de personajes»

R. A. SAN SEBASTIÁN.

A Eneko Sagardoy le van los retos y las transformaciones y entre el cine y el teatro vive un momento de hiperactividad.

- Escribió en Twitter que su ama le pide que haga un papel normal...

- Siempre me dice, «¿cuando vas a hacer de chico guapo?». Tengo pendiente de estreno, el mes que viene, 'Cuando dejes de quererme', que es una historia de amor. Pero a mí Miguel Joaquín y el diablo de 'Erremantari' me parecen guapísimos.

- Pero tendrá ganas de hacer de chico de hoy...

- Pues no, es que en un año he hecho dos de los personajes soñados. Yo encantado si son personajes que me exijan transformarme porque me gusta mucho. Me da lo mismo ir con ropa de 2017 o con cinco kilos de látex, lo importante es el guion y que soporte lo uno o lo otro. Yo he hecho mucho teatro, mi formación es muy física, poder hacer cine y con personajes tan extremos en cuanto a la transformación es un regalo muy grande.

- ¿Cuantas obras de teatro hizo el año pasado?

- 'Amodioaren ziega' con Ander Lipus, 'Último tren a Treblinka' con Mireia Gabilondo, 'Arren ganbara eta emeen sotoa' con Iñaki Ziarrusta... Y mientras rodaba 'Errementari', hacía el casting de 'Obabakoak' que estoy representando ahora. Y también estoy con 'Heriotza Bikoitza' con Miren Gaztañaga. Mientras el cuerpo y la cabeza aguante, todo esto es muy bueno, porque me he abierto a muchas cosas y el trabajo te mantiene entrenado. La mochila se va cargando, pero sabemos que nada está garantizado y que estas oleadas van y vienen. Por eso intento crear obras propias.

- ¿Por ejemplo?

- He escrito un guion para dirigir un cortometraje y ahora voy a ver si encuentro financiación. Es una historia que quería contar, y el equipo de 'Handia' me ha influido mucho. Aprendí muchísimo con ellos como actor, pero también como creador. Fue una lección de cine, de lenguaje, muy grande. Me doy cuenta de que aplico muchas cosas que aprendí con ellos en otros aspectos que no son la interpretación. Y eso es una suerte tremenda. Cuando vi 'Handia' por primera vez no paré de llorar, porque habíamos puesto tanto en ella... 'Handia' tiene para mí un valor enorme, no solo como actor, sobre todo como persona.

- ¿Ha pensado ya con quién va a ir a la gala de los Goya?

- Sí, con mi hermano.

- Su hermano gemelo...

- Sí, él lo va a disfrutar muchísimo, es muy cinéfilo aunque su trabajo no tiene nada que ver con esto. Pero es el mayor crítico que tengo, nos conocemos muy bien, me transmite mucha seguridad y ha sido mi entrenador emocional. Tengo mucha suerte, en mi casa se alegran por todo, desde que haga 'Handia' a que salga una foto mía en el periódico. Lo toman como un trabajo sin más, pero lo celebran todo. Me dicen: «Disfruta, pero trabaja y aprende». Y en eso estamos de acuerdo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos