El Guggenheim muestra la ácida crítica de Baseliz a la Alemania de postguerra

Los cuadros 'Moderner Maler' (i), 2007, y 'Modell War Ein Roter' (d), forman parte de la exposición monográfica
Los cuadros 'Moderner Maler' (i), 2007, y 'Modell War Ein Roter' (d), forman parte de la exposición monográfica / Fernando Gómez

La muestra, compuesta por 60 cuadros y 8 dibujos y bocetos, podrá verse desde este viernes hasta el 22 de octubre

EFE

Una exposición monográfica dedicada a la serie de pinturas de gran formato de George Baselitz muestra en el Museo Guggenheim Bilbao la ácida crítica del pintor a la Alemania de postguerra, bajo el titulo 'Los héroes y los tipos nuevos'.

La muestra, que podrá verse desde este viernes hasta el 22 de octubre próximo, está compuesta por 60 cuadros y 8 dibujos y bocetos realizados por el pintor alemán a mediados de los años 60 del pasado siglo, cuando apenas contaba 27 años, y que pocas veces se habían reunido para una única exposición.

La exposición, que se completa con una serie de cuadros de gran tamaño que realizó en 2007 y 2008, ha sido organizada por el Städel Museum de Francfurt, en colaboración el centro expositivo bilbaíno.

Baselitz, cuyo verdadero nombre es Georg Kern, nació en 1938 en Deutschbaselitz en lo que fue la República Democrática de Alemania (RDA). Adoptó el nombre de Baselitz en 1956, cuando se trasladó al entonces Berlín occidental, después de su expulsión de la Kunstakademie del sector oriental de la ciudad por "inmadurez política".

Debido a su estudio del arte tanto en la parte soviética como en la occidental de Alemania, pudo conocer las tendencias artísticas a ambos lados del muro: el realismo socialista en la RDA y el expresionismo abstracto, en la República Federal de Alemania (RFA).

Una de las comisarias de la muestra, la alemana Eva Mongi-Vollmer, ha explicado que Baselitz mostró su inconformismo con las tendencias de ambas Alemanias, por lo que intentó buscar en estas pinturas, de carácter monumental, trazo grueso y vehemente y colores oscuros, su propio estilo pictórico.

En estas obras, Baselitz expresó su descontento y disconformidad con una sociedad alemana que a mediados de los años 60 intentaba olvidar su pasado nazi, la partición del país y la "Guerra Fría", y disfrutar del entonces incipiente "milagro" económico alemán, mirando únicamente al futuro, ha destacado Petra Joss, otra de las comisarias de la exposición.

Baselitz buscaba con estos cuadros, en los que representa a tipos vulgares y en algunos casos fracasados como soldados derrotados, pintores, pastores, partisanos y tipos corrientes, bajo el epígrafe de "héroes" y "hombres nuevos", la "provocación emocional" de la sociedad alemana de la época, en opinión de Joos.

Las referencias a los "héroes" y a los "tipos nuevos" son una crítica ácida y mordaz a los significados que a estos conceptos atribuían las autoridades de la entonces RDA, sacados del realismo socialista que busca crear una raza de "hombres nuevos" en la que los trabajadores son los nuevos "héroes" del régimen socialista.

La sátira de Baselitz a ambos conceptos se hace patente en las figuras, todas ellas masculinas, deformes, desproporcionadas, en unas ocasiones partidas y en otras con sus órganos sexuales al aire, representadas en sus pinturas.

Las figuras representadas en sus cuadros son el estereotipo por excelencia de los "antihéroes", ha matizado Eva Mongi-Vollmer. Su empeño en revisar el pasado de Alemania en esos momentos de Guerra Fría y "boom" económico de la Alemania occidental, supusieron un escándalo en la sociedad alemana y una de sus exposiciones en 1963 llegó a ser prohibida.

No obstante, con estas obras consiguió instaurar una nueva tendencia artística en Alemania y ser considerado en la actualidad como un ejemplo clave del arte alemán de la década de los años 60 del pasado siglo y convertirse en uno de los artistas contemporáneos alemanes más influyentes.

Fotos

Vídeos