Gregory Porter y Bryan Ferry cierran la edición

Bryan Ferry, en un concierto.

Abdullah Ibrahim en la primera parte de la Trinidad completará la clausura de alto contenido emocional. Donny McCaslin Quartet repite hoy en Alderdi Eder, y gratis, tras la memorable noche que protagonizó el domingo con Kamasi Washington

RICARDO ALDARONDO SAN SEBASTIÁN.

Y de pronto se termina la 52 edición. Como siempre, cuando estamos en lo mejor, y con ganas de más, el Jazzaldia llega a su fin. Pero aún hay mucho bueno que degustar y comentar.

  • 1

1. Duelo de titanes. Kamasi Washington había creado la máxima expectación, pero a la hora de hacer balance de la memorable noche del domingo en la Trinidad, más de uno prefirió al cuarteto de Donny McCaslin. Pero, ojo, estamos hablando de distintos matices del sobresaliente. Y sin ninguna competición entre los actuantes, que cada uno tiene su mundo y su maestría y el propio Donny estuvo gozándola viendo a Kamasi desde uno de los asientos de piedra laterales. Pero el increíble sonido que Donny saca a su saxo (a veces adornado con ecos o efectos), la potencia y entusiasmo de su forma de soplar, los climax crecientes e imparables que va alcanzando, y la conjunción con esa maquinaria tan compleja y precisa como contagiosa que forman Jason Lindner (teclados), Jonathan Maron (bajo) y Nate Wood, fue espectacular. En el mejor sentido, que nada tiene de circense lo suyo, como no sea el malabarismo de encontrar puentes inéditos y tremendamente inventivos entre el jazz de los 70 (esos sintetizadores) y una velocidad futurista, como titula uno de sus grandes temas. Y atención, que hoy Donny McCaslin Quartet vuelve a tocar, y gratis, en Alderdi Eder a las 19.30 horas.

  • 2

2. Kamasi en versión extendida. Si lo de McCaslin fue pura concentración, puro magro, Kamasi Washington entró con la misma intensidad, pero su propuesta se dispersó un poco más. No fue merma de calidad: su octeto alcanza en los momentos climáticos tal cohesión, fuerza y expresividad en varias capas, que dio un poco de pena que detuviera la potencia grupal en favor de solos de cada uno de los componentes. Kamasi actuó de buena fe: quería destacar, por ejemplo, a esas dos «máquinas del ritmo» que lleva detrás. Pero todo ellos, incluido su padre Ricky Washington al saxo soprano y la cantante Patrice Quinn (que en sus intervenciones da ese toque a lo Flora Purim del primer Return To Forever), ya demuestran dentro del conjunto su singularidad y talento. Cuando Kamasi pone en marcha la locomotora, mete el saxo en el micro hasta el fondo y todos le dan fuelle, aquello es la gloria. Y queríamos esa gloria todo el rato, aunque hubiera sido imposible en las insólitas dos horas y cuarto que duró su concierto. Kamasi, además de grandes virtudes como soplador, tiene enorme talento para recoger muchos estilos cultivados en los años 70 y hacerlos sonar contemporáneos y retadores, sin enmascararlos: jazz fusión, funk reggae, sintetizadores y voces espirituales en una amalgama fascinante. «Es nuestra primera vez aquí y habéis hecho que sea maravilloso», dijo al final, como si prometiera volver.

  • 3

Gillespie es nuestro. Con 'Groovin' High' en sus arreglos originales comenzó el sexteto de Chris Kase su homenaje a Dizzy Gillespie en el Espacio Fundación SGAE de San Telmo. Pero los profesores de Musikene hicieron un acercamiento muy personal al legado del trompetista, mezclando temas legendarios como 'Manteca' con otros propios, escritos en la estela de Gillespie. Destacaron los solos del propio Chris Kase, el guitarrista Joaquín Chacón y el trombonista Carlos Martín pero funcionó impecable el conjunto. Hoy el homenaje será a John Coltrane, con el septeto de Mikel Andueza.

  • 4

4. Doblete con mucho alma. El hombre bajo la permanente gorra-verdugo es probablemente la mejor voz y el más serio compositor en el jazz soul actual. Con todo el taquillaje vendido hace semanas, Gregory Porter cerrará los conciertos de la plaza de la Trinidad, una hora antes de lo habitual, a las 20.00 horas. En la primera parte, toda una personalidad que podría ser también el plato fuerte, el maravilloso pianista Abdullah Ibrahim, con su grupo Ekaya y con un invitado de lujo, el trompetista Terence Blanchard.

  • 5

Bryan Ferry, 'crooner' en el Kursaal. El excantante de Roxy Music siempre ha sido más 'crooner' que rockero y ha practicado los 'standards' del género. Hoy llega al Kursaal con canciones de Roxy Music o Bob Dylan, que también son ya 'standards'.

52 HEINEKEN JAZZALDIA

Fotos

Vídeos