La gravedad espacial de chillida

Toulouse dedica una exposición al diálogo entre ingravidez y espacio en su obra. La ciudad francesa reúne 60 piezas en distintos soportes, además de grabados, libros y documentación inédita

'Estudio Peine del Viento IX'./ALBERTO COBO Y ARCHIVOS E.CHILLIDA
'Estudio Peine del Viento IX'. / ALBERTO COBO Y ARCHIVOS E.CHILLIDA
FERNANDO ITURRIBARRÍA

Sede del constructor aeronáutico Airbus y del centro francés de estudios espaciales, la capital de Occitania pone alas al tenaz desafío del artista donostiarra a las leyes de Newton. 'La gravedad insistente' es el título en español de una exposición que aborda el diálogo improbable entre la ingravidez y el espacio en la obra del creador que peinaba vientos, vaciaba montañas y escuchaba a las piedras.

La monográfica reúne desde ayer 60 piezas ejecutadas entre 1952 y 2002 en distintos soportes: mármol, acero, hierro, alabastro, papel... Además de carteles, dibujos, grabados y libros, también se podrá contemplar hasta el próximo 26 de agosto documentación inédita de películas, fotografías y estudios preparatorios, así como textos del filósofo Gaston Bachelard. En la exposición hay préstamos del Museo de Bellas Artes de Bilbao, el Reina Sofía, el MACBA, el IVAM y colecciones particulares. El grueso procede de los fondos en Hernani de Chillida-Leku, cuya fundación colabora en la iniciativa con comisariado de su director artístico, Ignacio Chillida Belzunce.

Los datos

Lugar
Museo Les Abattoirs de Toulouse.
Fechas
Hasta el 26 de agosto.
Horarios y precios
Miércoles a domingo de 12 a 18 horas, jueves hasta las 20 h. De 4 a 7 euros

La muestra juega con la singularidad arquitectónica de Les Abattoirs, antiguos mataderos de Toulouse reconvertidos desde el año 2000 en museo de arte moderno y contemporáneo. Desde las alturas del edificio cuelga a través de sus tres pisos una columna invertida de acero de casi tres toneladas suspendida a escasos centímetros del suelo. Este péndulo inerte, cohabitación entre el vacío y la tensión, fue concebido inicialmente por Chillida (1924-2002) en 1991 para la abadía cercana de Beaulieu, que no llegó a instalarla por amenazar su estructura.

La insoportable levedad del metal esculpido simboliza la reflexión sobre la relación entre el espacio, la gravedad y el peso de la materia. «Más que un enfoque estético de la escultura, el proyecto ilustra la vocación del artista por la creación de volúmenes que son a la vez lugares físicos, espirituales y humanistas», observó Annabelle Ténèze, directora general de Les Abattoirs. Agua, fuego, aire y tierra son los cuatro elementos elegidos para explorar la monumentalidad y la poética de una obra sintonizada con la naturaleza.

Una selección de cartelería refleja el compromiso de Chillida con la defensa de los derechos humanos y las libertades, la causa vasca y los movimientos sociales o culturales. Figura el cartel emblemático para la sede en Bilbao del Mundial de fútbol de 1982, evocación dibujada del despeje de puño realizada por el antiguo guardameta de la Real Sociedad. Uno de los ejemplares previos no numerados fue regalado en su día a José Angel Iríbar por su colega frustrado por una lesión. Aquel joven futbolista se fascinaba por el vacío de la portería y la soledad geométrica del portero ante el punto de penalti. El arco y la nada. Arconada.

Entre porteros

«Arconada, prueba a ser escultor. Seguro que no se te da nada mal. Es lo que le dijo una vez mi padre», contó Luis Chillida, séptimo de sus ocho hijos, en la presentación del evento. «El interés por el espacio le venía de siempre, desde sus tiempos de portero», constató al resumir una trayectoria insólita. «Fue un camino que curiosamente empieza en el fútbol, pasa por la arquitectura y termina en el escultura», recordó.

La muestra dedica una sala a reconstruir el proceso creativo durante una veintena de años de 'El peine del viento', obra maestra inaugurada en 1977 en el extremo occidental del litoral de San Sebastián. También hay secuencias documentales de colosales realizaciones públicas en Alemania, Madrid, Barcelona y Gijón sin olvidar el polémico proyecto del monte Tindaya en Fuerteventura. Un conjunto de obras blancas asocia sus alabastros a las 'gravitaciones', ensamblajes tridimensionales de papeles recortados y superpuestos.

La exposición precede junto con la muestra que el Rijksmuseum de Ámsterdam le dedicará en junio a la reapertura después del verano del museo Chillida Leku, según confirmó Luis Chillida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos