«Los formatos son cercanos para conocer el libro y al escritor»

Iñaki Gabarain. / MICHELENA
Iñaki Gabarain. / MICHELENA

Iñaki Gabarain Coordinador de LiteraktumLos diálogos entre escritores, los debates sobre un tema y las actividades que unen disciplinas marcan el carácter del festival

R. ALDARONDO SAN SEBASTIÁN.

Es su cuarto año como coordinador de contenidos de Literaktum mientras continúa con su labor al frente del centro cultural Ernest Lluch en el que también se ha priorizado con frecuencia la actividad literaria. Iñaki Gabarain busca, sobre todo, una red de colaboraciones.

- ¿El salto en las dimensiones del festival obedece a un mayor presupuesto?

- En Donostia siempre vi potencial para un festival de literatura conectado con otras disciplinas y abierto al debate y el pensamiento. Siempre son necesarios los recursos económicos, pero se trataba de apostar por un proyecto y presentarlo a una red de colaboradores para darle forma y coherencia. Y el salto ha ido más por ahí, por ampliar la red, aunque ha habido unos refuerzos económicos aquí y allá. Con el paso de mayo a noviembre, este año hemos tenido unos meses más para dar ese paso definitivo.

- ¿Qué ventajas tiene ese cambio de fechas?

- En mayo había alguna coincidencia con Olatu Talka, pero ir a otoño era aprovechar una temporada alta de novedades literarias en una época en que después de la Semana de Terror no hay ningún otro formato grande de Donostia Kultura hasta DFeria en marzo. Es un buen hueco para un festival como este y además tenemos cerca la Feria de Durango, que es un reto, porque puede convertirse en un problema para las editoriales que todavía no tengan listas sus novedades. Pero para evitar eso hemos hecho un trabajo previo con las editoriales, para reforzar la programación en euskera en el festival, que también nos interesaba. Y nos ha funcionado, porque hemos podido formar un buen plantel, tanto de autores vascos, como de literatura española y con un par de asomos internacionales potentes.

- ¿Se buscan nombres conocidos por un amplio público sin caer en la dictadura del best-seller?

- Pensamos que Literaktum es un festival en crecimiento y tenemos el reto de asentarnos en estas nuevas fechas y ser más conocidos, atraer a un público, pero con autores relevantes, que tengan cosas que decir, pero también con lectores. El trabajo con las editoriales ha sido bueno, y hemos podido entrar con tiempo en las agendas de las editoriales, conocer sus novedades y apelar a su complicidad. Bastantes de estos autores tienen nueva novela, como Sergio del Molino, Belén Gopegui, Uxue Alberdi, John Banville con su seudónimo de Benjamin Black, Iván Repila saca una reedición de 'El niño que robó el caballo de Atila'...

- ¿Hay que acercar la literatura al esquema de un festival de cine, que el lector pueda ver de cerca y charlar con aquellos a quien admira en privado?

- Sí, eso es muy importante, por eso hay preparadas firmas al final y los formatos de Literaktum son cercanos, no son grandes escenarios o espacios distantes. Ese punto del festival también lo tiene que dar el público, estando ahí, acercándose al escritor con una pregunta. Por eso los formatos son casi siempre diálogos entre escritores o entrevistas de alguien que conoce bien su obra, no son conferencias. No es tanto que te hablen de su último libro como conocer al escritor. En el formato que va a tener lugar en librerías los escritores estarán dialogando como si estuvieran en un café, rodeados de gente, caso de Santiago Alba Rico e Ixiar Rozas. Benjamín Prado va hacer una sesión de poesía y vermú charlando con Julia Otxoa en la librería Zubieta...

- Y algunos son amigos entre ellos desde hace años...

- Claro, Ignacio Martínez de Pisón y Bernardo Atxaga son muy amigos, también de Joxemari Iturralde que va a moderar ese coloquio, y va a ser como asistir a una de sus conversaciones privadas, pero planteando reflexiones sobre las relaciones entre novela e historia. Iván Repila y Sergio del Molino también son dos personas de la misma generación que comparten una cierta mirada sobre algunos aspectos y puede surgir una complicidad. Entre Sara Mesa y Marta Sanz vemos una afinidades sobre el dolor y la mujer, que van a empastar muy bien. Esa ha sido una prioridad en el programa, que se sientan cómodos y que conversen. Y el público ahí se va a enganchar.

Fotos

Vídeos