Una firma donostiarra produce la mayor exposición itinerante sobre Auschwitz

Luis Ferreiro.
Luis Ferreiro. / J .M. LÓPEZ

Musealia mostrará en Madrid la mayor cesión de objetos del Museo polaco jamás exhibida fuera del campo de exterminio

ALBERTO MOYANOSAN SEBASTIÁN.

La empresa donostiarra Musealia es la encargada de la producción de la magna exposición dedicada al campo de exterminio de Auschwitz que Madrid acogerá durante ocho meses, entre diciembre y julio. Se trata de la primera exposición monográfica sobre Auschwitz que cuenta con más de 600 piezas únicas, procedentes en un 70% de los fondos del Museo Estatal polaco del propio campo. De hecho, 'Auschwitz. No hace mucho, no muy lejos' es en rigor una coproducción entre Musealia y el propio centro museístico, aunque en la práctica desde la firma donostiarra, su director, Luis Ferreiro, apunta a que «nosotros hemos hecho todo el trabajo en cuanto a narrativa y a la producción, y ellos se han encargado de supervisar y validar el contenido».

La muestra, que en los próximos siete años itinerará por siete ciudades europeas y otras tantas norteamericanas, constituye el mayor préstamo de objetos que realiza el Museo de Auschwitz-Birkenau en toda su historia -el pasado año se pudieron ver en el Koldo Mitxelena, dentro de 'Tratados de Paz', tres fotografías prestadas por el centro-.

Los datos

Exposición
'Auschwitz - No hace mucho, no muy lejos'.
Lugar
Centro de Exposiciones Arte Canal de Madrid.
Fechas
de diciembre a julio.

La exposición se verá en el Centro Arte Canal de Madrid a partir del próximo mes de diciembre, antes de viajar a Suecia y Holanda, entre otros países. Con una superficie de 2.500 metros cuadrados y un itinerario para el visitante estimado en una hora y media de duración, 'Auschwitz. No hace mucho, no muy lejos' ilustrará el contexto histórico en el que se gestó este centro de exterminio en el que encontraron la muerte en la 1,1 millones de personas -en un 90% judíos, aunque también gitanos, soviéticos y polacos-.

Un vagón y un barracón

Entre los objetos expuestos figuran un vagón de tren como los utilizados en las deportaciones y un barracón procedente de Auschwitz III-Monowitz, el 'lager' en el que estuvo internado el escritor Primo Levi. También incluye siete maquetas, entre ellas, dos de los crematorios II y IV. «Tienen un carácter narrativo muy fuerte y siguen más esquemas cinematográficos que museísticos», señala Ferreiro. «Intentamos hacer el tipo de exposiciones que nos gustaría ver, de la manera en la que nos gustaría verlas».

La exposición se encuentra dividida en cuatro áreas -una introducción, el antes, el durante y el después de Auschwitz- con el «centro de gravedad» en una reproducción de la rampa en la que se seleccionaban a las personas destinadas a la cámara de gas. El itinerario, que cuenta con el complemento de una audioguía, constituye un viaje circular que empieza y termina con la liberación del campo por las tropas soviéticas, el 27 de enero de 1945.

El responsable de la empresa donostiarra recuerda que el germen de esta iniciativa se sitúa en 2009, cuando a raíz del libro 'El hombre en busca de sentido', del superviviente Viktor Frankl, comenzó a interesarse por el tema. Durante cuatro años, Musealia ha negociado con los responsables del Museo Estatal de Auschwitz las condiciones para la producción de esta muestra. «Ha sido fundamental el respaldo de un equipo de historiadores encabezado por Robert Jan van Pelt, Michael Berenbaum y Paul Salmons. Además del propio museo polaco, que ha cedido la mayor parte de los fondos, en 'Auschwitz - No hace mucho, no muy lejos' también han tomado parte el centro Yad Vashem de Jerusalén, el United States Holocaust Memorial Museum, de Washington, el Jewish Museum London, y los memoriales de Westerbork, en Holanda, y Sachenhausen, en Alemania, entre otros.

«Es el único proyecto expositivo en el que colaboran las tres instituciones principales dedicadas al Holocausto: el Museo Estatal de Auschwitz, Yad Vashem de Jerusalén y el Museo Estadounidense Conmemorativo del Holocausto, de Washington», recalca Luis Ferreiro. «Se presentó un proyecto con un equipo de historiadores muy bueno. Tenemos una sensibilidad especial a la hora de transmitirles cómo queríamos hacer esto».

Aunque el Holocausto se ha vuelto un asunto peliagudo en Polonia, con un abierto enfrentamiento dialéctico entre los historiadores y el Gobierno a causa de las interpretaciones revisionistas sobre el papel de la sociedad polaca durante el exterminio de los judíos, Ferreiro asegura que «la relación con el museo ha sido muy profesional y sencilla. Sólo hemos tenido contactos técnicos. Nunca nos hemos reunido ni con el Ministerio polaco de Cultura o de Educación, y el museo jamás nos ha hecho una corrección histórica sobre el papel de la sociedad civil». El director de Musealia admite que se trata de «un tema muy complejo», pero afirma que «hemos funcionado bajo el principio de que podemos tener diferencias en la interpretación de los hechos, pero los hechos no se discuten». Ferreiro descarta la cuestión económica como factor determinante en el acuerdo. El acuerdo entre Musealia y el Museo Estatal de Auschwitz es de siete años de duración, prorrogables otros tres.

Más

Fotos

Vídeos