Ana Fernández: «La sociedad nos dice cómo tenemos que pensar y vivir»

Ana Fernández presenta 'El lunar de Lady Chatterley./LAU ORTEGA
Ana Fernández presenta 'El lunar de Lady Chatterley. / LAU ORTEGA
Ana Fernández, actriz

Hoy y mañana interpreta en el Principal un monólogo basado en la protagonista creada por Lawrence en el 'El amante de lady Chatterley'

ROBERTO HERREROSAN SEBASTIÁN.

D.H. Lawrence fue perseguido y censurado por escribir esta novela en la que una mujer británica de clase alta decide abandonar a su marido y tener un hijo tras mantener un apasionado romance con el guardabosques de la finca familiar. Eran los primeros años del siglo XX y algunas páginas de alta intensidad sexual tampoco ayudaron a la publicación de un texto que tuvo que ser editado primero en Italia. Aún hoy está considerada como una novela sobre todo erótica. La actriz Ana Fernández, que se dio a conocer en 1999 por la película 'Solas', interpreta y produce 'El lunar de Lady Chatterley', un monólogo, escrito por Roberto Santiago, sobre el personaje de Constance. En esta ocasión centrado en la defensa de la libertad personal y de las mujeres en general.

-¿De qué forma se relaciona la obra con la novela de Lawrence?

- En muchos puntos. Roberto Santiago sitúa a su protagonista un año y medio después del final de la novela. Hay muchas cosas del texto de Lawrence, aunque para quien no lo haya leído no resulta importante a la hora de disfrutar de la función. Los que lo conozcan atarán cabos.

«Mi personaje es una mujer que lucha por el derecho a decidir sobre su cuerpo y su deseo»

- El monólogo transcurre durante un juicio a Constance.

- Es la excusa para hablar de muchas cosas. Está ante un tribunal compuesto solo por hombres, defendiéndose ella misma ante una demanda que le ha puesto su marido. Empieza su alegato diciendo que no cree en la justicia y desde ahí defiende todo lo que aparece en la novela y por lo que estuvo prohibida durante 30 años en Inglaterra.

- ¿Qué opina de la novela?

- La leí de joven como un libro erótico y tiene una parte importante de erotismo, pero no se prohibió por eso, sino porque Constance es una mujer que rompe con los convencionalismos, lucha por su propia libertad y por el derecho a decidir sobre su cuerpo y su deseo. Rompe con una sociedad basada en la hipocresía y en la doble moral.

- Su personaje, como el original, esta situado en los primeros años del siglo XX.

- Aparece como una mujer de su época, pero su discurso nos lleva también a la actualidad. Vivía en una época en la que sin el beneplácito del marido no podía hacer nada. Es él quien dispone darle o no el divorcio y su libertad económica. Ella lo que quiere es que la deje libre, pide derechos que su marido se los quiere quitar amparándose en la ley.

- ¿Hay una lectura feminista válida para nuestros días?

- Sí, es un texto feminista, pero lo que hace el autor es que va mucho más allá. Habla de un ser humano que lucha por su libertad y que dice lo que piensa. Ahora ese tipo de personas también son muy incómodas porque nos movemos en una sociedad en la que te dicen cómo tienes que pensar y vivir. Te dicen qué es el éxito y el fracaso. Además nos habla de la condición femenina, de cómo todavía hoy una víctima de violencia machista se tiene que defender. Y sé de lo que hablo porque tengo casos muy cercanos.

- ¿No hay una contradicción con el mensaje feminista en el hecho de que el personaje de Constance, creado por un hombre, sea ahora adaptado por otro hombre?

- Sí, pero me parece muy hermoso porque los dos hombres escriben este personaje desde la parte femenina de su alma. Roberto Santiago es un hombre feminista y eso es fantástico desde mi punto de vista. Por eso elegí el texto y estoy absolutamente convencida y enamorada del personaje. Muy orgullosa de meterme en su piel y de defender lo que la Constance de Santiago reivindica. Es una mujer muy inteligente, muy rápida, con mucho sentido del humor y absolutamente honesta consigo misma.

- ¿El contenido erótico y explícito en lo sexual en ciertos pasajes del texto original está presente de alguna manera en la función?

- Hay un juego por nuestra parte, cuando el personaje se defiende con dos poemas de Lawrence que están cargados de sensualidad, sobre todo uno de ellos. Hay algo de erotismo también cuando habla de su amante, pero esta mujer quiere defenderse sola y por eso todo su discurso es desde ella misma. No quiere agarrarse a nada. Y quiero dejar claro que nuestra Constance no está en contra de los hombres, sino de un sistema machista.

- ¿Este monólogo qué le ha exigido, adónde le ha llevado?

- Exige mucha concentración. Sólo lo disfruto cuando termino las funciones. Por supuesto valoro cuando me doy cuenta de que el público lo está disfrutando, pero necesito tal concentración que no me puedo detener en eso. Ella va muy, muy rápida. Es un personaje más rápido que yo y he tenido que subirme a ella. Otro reto es estar sola en escena, aunque no me siento sola del todo porque me dirijo al público, rompo la cuarta pared y los siento cerca.

- ¿Qué sensación se lleva el espectador al acabar?

- Es una obra que invita a la conversación, a la tertulia de después. Les va a llegar cuando lo ven y también cuando salgan, pero al día siguiente descubren más. Entregamos el texto de un poema de Lawrence y muchos espectadores que no han leído la novela sé que luego la buscan. Hay muchas cosas de la función que se mantienen vivas tiempo después.

Los datos

Título
'El lunar de Lady Chatterley'.
Fechas y hora
Hoy y mañana. 20.00 horas.
Lugar
Teatro Principal.
Precios
18,10 euros.
Precios
Xxxopopop.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos