Fallece Juan José Lapitz, pionero del periodismo gastronómico

Juan José Lapitz, durante uno de los muchos homenajes que ha recibido. En esta foto, del concurso de quesos de pastor de Ordizia en 2015./J. M. LÓPEZ
Juan José Lapitz, durante uno de los muchos homenajes que ha recibido. En esta foto, del concurso de quesos de pastor de Ordizia en 2015. / J. M. LÓPEZ

El prolífico autor deja un legado de incalculable valor en forma de escritos, recuperación de recetas tradicionales y fundación de academias y cofradías

DVSan Sebastián

El escritor y periodista gastronómico Juan José Lapitz (Hondarribia, 1934) ha fallecido este martes dejando tras de sí un legado de incalculable valor en forma de libros, ensayos y artículos sobre gastronomía, así como en el impulso de la cocina, tanto vasca como de otros lugares, a través de la fundación de academias y cofradías gastronómicas, y la recuperación de recetas tradicionales perdidas o amenazadas de desaparición.

Colaborador de EL DIARIO VASCO desde 1994, donde cuenta con una sección semanal titulada 'Saber y sabor', Juan José Lapitz ha compartido sus conocimientos hasta el último momento. No en vano, acababa de remitir al periódico el artículo que se publicará el sábado en el suplemento FIND, en el que ya anunciaba que sería el último. «Agradezco la ayuda recibida por todos mis lectores durante estos largos 23 años (...). Me despido de todos vosotros con un fuerte abrazo, con la sensación del deber cumplido», concluye su artículo póstumo.

Además, en el último año ha estado ocupado en colaborar con el escritor Fernando Sánchez, autor del libro biográfico 'Juan José Lapitz. Memorias de un gastrónomo vasco', recientemente finalizado y que está previsto sea presentado este jueves en un acto en la Cofradía Vasca de Gastronomía, en San Sebastián.

Promotor

Juan José Lapitz ha sido un pionero del periodismo gastronómico y es una figura fundamental del mundo de la gastronomía. Además de escribir, fue muy activo en la promoción de eventos, organismos e instituciones que sirvieran para fomentar sus dos grandes pasiones, la gastronomía y los viajes. Ha conocido de primera mano toda la actividad agroalimentaria de su entorno, de los baserritarras y arrantzales, y ha sabido contarlo de una forma muy agradable, haciendo escuela.

Entre otros muchos legados, lideró el proyecto del diccionario vasco de gastronomía y fue fundador y gran archivero de la Cofradía del Salmón del Bidasoa.

Juan José Lapitz se inició como escritor en la década de los 50 en la revista 'Ondarribi', de donde pasa a colaborar en diarios, revistas y radios. En 1975 publicó el 'Anecdotario ondarribitarra', relatos sobre personajes populares de su pueblo, la primera de sus 40 obras, la mayoría de ellas sobre gastronomía. Especial mención merece 'Amar a Euskalerria conociéndola', publicada en 1984, con la que Lapitz inauguró el periodismo de viajes relacionado con la buena mesa.

Sus escritos sobre el País Vasco francés o Iparralde le valieron los nombramientos de 'Caballero' de las cofradías de La angula de Hendaia, L'Operne de Biarritz y La Commanderie de Perigord.

Obra biográfica

El autor de la obra biográfica que está previsto sea presentada este jueves, Fernando Sánchez, define a Juan José Lapitz como «una figura fundamental de la gastronomía, no solo vasca. Fue un pionero al escribir en prensa sobre restaurantes y productos, y empezó a rescatar recetas perdidas», recuerda el periodista malagueño.

'Juan José Lapitz. Memorias de un gastrónomo vasco' es un libro que narra la vida del prolífico escritor y periodista hondarribiarra. La publicación consta de 330 páginas, en las que se incluyen numerosas fotografías. Los siete capítulos en los que se divide el libro resumen las distintas facetas en las que ha destacado Lapitz. Se explican sus inicios en el periodismo gastronómico; sus tres grandes pasiones –la micología, la agricultura y la cocina–; su fomento de la cultura culinaria vasca así como su labor en el mundo de las instituciones gastronómicas y la dirección de colecciones de libros y boletines de investigación.

Mención especial merece el capítulo que presenta un itinerario gastronómico por las mejores mesas del País Vasco en opinión del maestro, y sus restaurantes favoritos. Lapitz evoca pueblos y el recuerdo de sus amigos cocineros, los pintxos y platos que le han llamado la atención, y las manifestaciones gastronómicas populares a través de sociedades y sidrerías. La obra dedica un espacio a las anécdotas y experiencias gastronómicas, y un último capítulo en el que se recogen los testimonios de cocineros, periodistas, críticos y representantes de instituciones relacionadas con el mundo de la gastronomía. «Pensamos que sus amigos también iban a querer escribir algo sobre él, y así ha sido», finaliza el autor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos