La exposición de Ruiz Balerdi se cierra con éxito de visitantes

Un visitante fotografía una de las obras de Ruiz Balerdi. / MICHELENA

La muestra antológica dedicada al pintor donostiarra en la Sala Kubo ha coincidido con el veinticinco aniversario de su muerte

ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIÁN.

Xabier y Miren Gurutze fueron el domingo los últimos visitantes de la exposición sobre la obra del pintor Rafael Ruiz Balerdi en la Sala Kubo del Kursaal. La muestra, que se inauguró el 9 de junio, ha sido visitada por 35.224 personas en total, lo que hace una media de 371 visitantes por día. El público ha podido contemplar un centenar de trabajos entre óleos, dibujos y las conocidas 'tizas' del pintor. «Será la exposición del verano en la ciudad», señaló el director general de Kutxa, Carlos Ruiz, en la presentación de la muestra, y los datos así lo han corroborado.

La exposición antológica dedicada al artista donostiarra ha coincidido con el veinticinco aniversario de su muerte, y ha sido comisariada por Javier Viar, director del Museo Bellas Artes de Bilbao hasta el pasado mes de marzo, y gran conocedor de la obra de Balerdi. La mitad de los trabajos expuestos procedían de la pinacoteca bilbaína y el resto, de colecciones privadas y de instituciones como Kutxa, con la que el pintor donostiarra mantuvo una estrecha relación.

Los visitantes que se han acercado a la Sala Kubo han podido contemplar una selección de la obra de Rafael Ruiz Balerdi (San Sebastián, 1934 - Alicante, 1992), que permitía apreciar las diferentes opciones estéticas que recorrió el autor, conocido también por su cromatismo radical. Desde su descubrimiento del lenguaje contemporáneo y su paso por la abstracción geométrica, hasta la aparición de otras formas de expresarse, con caligrafías y manchas con los que se perciben las formas. De aquella época son tres de sus trabajos más conocidos que se han podido ver en la muestra: 'El Gran Jardín', cuadro de gran formato que realizó entre 1966 y 1974, 'Venecia' y 'Los gigantes'.

Ruiz Balerdi se implicó en la década de los setenta en distintas acciones reivindicativas a favor del euskera, de la universidad pública y contra las centrales nucleares. De aquella época fueron sus conocidas 'tizas', cuyo origen estuvo en los bocetos de unas vidrieras que realizó con tizas sobre papel de embalar. Ya en sus últimos años, volvió a pintar óleo y realizó más de 600 cuadros, en los que aparecieron todos sus estímulos pictóricos.

La obra de Paloma Navares

Las actividades paralelas que se han organizado durante estos tres meses en torno a la muestra también han tenido muy buena aceptación por parte del público. Casi 650 personas han participado en las visitas guiadas que se han ofrecido los sábados por la tarde, tanto en euskera como en castellano. Los talleres familiares dirigidos a niños con edades comprendidas entre 5 y 11 años han contado con muy buena acogida, a pesar de que se hayan celebrado en verano, y la conferencia 'Celebración de Balerdi' que ofreció Javier Viar el pasado 29 de junio fue todo un éxito de público.

La exposición antológica del pintor Rafael Ruiz Balerdi ha sido la segunda muestra que se ha podido contemplar este 2017 en la Sala Kubo, tras las 'Arqueologías imaginarias' de Miquel Navarro. El espacio ya prepara su siguiente montaje para el mes de octubre. El día 20 se inaugurará la exposición dedicada a la artista visual multidisciplinar Paloma Navares, que llevará por título 'Iluminaciones' y mostrará un recorrido por su obra, desde 1977 hasta 2017.

Fotos

Vídeos