«La etnografía es apasionante porque habla de la gente»

Iñaki Dorronsoro, presidente de Eusko Ikaskuntza, junto al galardonado Fermín Leizaola./ARANTZA CUESTA
Iñaki Dorronsoro, presidente de Eusko Ikaskuntza, junto al galardonado Fermín Leizaola. / ARANTZA CUESTA

Fermín Leizaola recibe el premio Manuel Lekuona por su «impecable y fructífera» labor. «Es un honor ser parte de la lista de galardonados», dice

M. EZQUIAGASAN SEBASTIÁN.

Lleva casi sesenta años recorriendo el País Vasco y entrevistando a los pastores para mantener el patrimonio de su cultura. Y ayer era un hombre feliz. El etnógrafo Fermín Leizaola (Donostia, 1943) ha sido galardonado con el Premio Manuel de Lekuona 2017 de Eusko Ikaskuntza. El jurado destaca su «impecable y fructífero trabajo realizado en el campo de la etnografía vasca», pero él prefiere huir de las palabras pomposas y agradecer «el hecho de formar parte de la prestigiosa lista de investigadores galardonados con este premio», según explica.

El jurado resalta también que la aportación de Leizaola, más allá de la etnografía vasca, «incluye numerosos trabajos relacionados con la antropología cultural, la cultura material, la vida pastoril y la trashumancia en el País Vasco, la arquitectura tradicional, el patrimonio y los museos».

Perfil

Inicios
Fermín Leizaola (San Sebastián, 1943), etnógrafo experto en patrimonio material, se incorporó en 1958 a la sociedad de ciencias Aranzadi, donde dirige ahora la sección de Etnografía.
Pastores
Son destacadas sus investigaciones sobre los pastores vascos, tema por el que recibió en 1975 el premio Barandiaran.
Euskera
En los 70 dirigió el equipo que recogió las variedades dialectales del euskera, y en los 80 el proyecto 'Zaharkinak'.

En la elección del premiado «se ha recabado tanto la opinión popular como la de un jurado institucional», según explicó Eusko Ikaskuntza, que destaca el hecho de que en la presente edición del premio «se han recibido un 10% más de votos que en la edición anterior».

El premio Manuel de Lekuona de Eusko Ikaskuntza fue creado en 1983 «para el reconocimiento de personalidades de la cultura vasca cuya obra total posea significativo interés». Entre los galardonados en ediciones precedentes encuentran Jorge Oteiza, José Miguel de Azaola, Justo Gárate, Bernardo Estornés, Carlos Santamaría, José Ignacio Tellechea Idigoras, José Mª Jimeno Jurío, Eugène Goyheneche, Micaela Portilla, Elías Amézaga, Menchu Gal, Antxon Aguirre Sorondo, Joan Mari Torrealdai o el propio Manuel Lekuona. El premio se materializa en una escultura en bronce creada por Remigio Mendiburu y se entregará en enero.

Leizaola se incorporó en 1958 a la sección de Prehistoria de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y desde 1965 ha publicado numerosos artículo. En 1975 obtuvo el I Premio de Investigación José Miguel de Barandiaran con el trabajo 'Artzaingoa Euskalerrian Gaur Egun', publicado con el título de 'Euskalerriko artzaiak'. «Es una de las obras de las qué ma satisfecho estoy, fruto de una intensa investigación. Lo escribí en castellano y mi mujer lo tradujo al euskera».

El etnógrafo recordaba ayer que sigue recorriendo el País Vasco para charlar con sus amigos los pastores y recopilar datos sobre sus costumbres y trabajo. «A algunos los conozco desde hace décadas, y es una pena que muchos de aquellos pastores vayan falleciendo. Las nuevas tecnologías han llegado también al pastoreo con prácticas de gran interés, pero lamento la pérdida de aquella generación y aquel tiempo más artesanal».

«La etnografía es una actividad apasionante porque habla de los usos sociales, de la arquitectura, de la gente, de sus utensilios, de la vida», resume un Leizaola que ahora disfruta de vivir ya «entregado al cien por cien» a una actividad que le ha reportado ahora «un premio inesperado».

Fotos

Vídeos