Los enanos suelen saldar cuentas con hacha y runas

Los enanos suelen saldar cuentas con hacha y runas

Llega 'Enanos', la extensióndel universo de los 'Elfos'

ÓSCAR GOÑI SAN SEBASTIÁN

. Los antiguos respetaban la tierra, conocían muchos de sus secretos. Ciencia y magia eran entonces simbiontes. La primera no dudaba en aprender de la segunda, y ésta ponía por escrito palabras que no debían pronunciarse.

Runas. Algunas se civilizaron en alfabetos muy al Norte, pero otras, símbolos que enlazaban el acero con la voluntad de su forjador, pertenecieron a estirpes gloriosas, entre ellas a la raza de los enanos.

En 2013, el prolífico guionista Jean-Luc Istin (1 de agosto de 1970, Pontivy, Francia) fascinado por las leyendas artúricas y, en realidad, por toda la literatura fantástica -la sombra de Tolkien es y será muy alargada-, pone en marcha un proyecto llamado 'Elfos'. Imagina un pequeño universo donde los inmortales de orejas puntiagudas se dividen, a su vez, en pueblos bien diferenciados. Cada álbum cuenta algo de alguno de ellos, sin que exista una ligazón palpable de uno a otro. Los equipos creativos cambian de tomo a tomo de forma cíclica, propiciando un ritmo de publicación muy alto. La propuesta, término tan del agrado del público galo, resulta ser un éxito, y hoy ya son veinte los 'Elfos' en las librerías.

En esos cómics, inevitablemente, se habla de los enanos, de esa raza inferior a ojos de los astutos arqueros. En consecuencia, era cuestión de tiempo que aquellos tuvieran su oportunidad. Una apuesta con cierto riesgo en un mercado tan saturado como el franco belga, pero tan agradecido al mismo tiempo.

Además, y así sucedía desde el canon tolkiano, los enanos son felices y magníficos actores secundarios, pero nunca adoptando roles protagonistas, salvo en 'El Hobbit', la trilogía de Peter Jackson que, por cierto, tiene poco que ver con el libro original y, aún entonces, Bilbo Bolsón se erige en referente, junto a Gandalf.

Expansión

Con todo, arranca en 2015 'Nains'. Ya desde las portadas resulta evidente que aquella apuesta de Istin crece. Mismo diseño que las élficas, que se completa con el mapa en que, junto a los territorios de estos, se despliegan los valles enanos. El guionista elegido es Nicolas Jarry (19 de junio de 1976, Rosny-sous-Bois, Francia), quien es en absoluto novato en estas lides; en la serie original es uno de los escritores de referencia y, en esta, escribe los diez tomos ya publicados hasta el momento en el país vecino, así que conviene decirlo cuando antes: El lector que disfrute con 'Elfos', lo hará con estos enanos. El tono es idéntico, la cadencia de las historias la misma, el planteamiento, calcado. Por eso funciona. Además, se agradece que Jarry no se limite a peleas más o menos espectaculares (que dado el argumento de la primera entrega 'Redwin de la Forja', están aseguradas), sino que desde casi la primera viñeta empiece a construir entornos reales, lugares con sus costumbres, con su cultura propia, dotando de un fondo de armario muy necesario a los pequeños guerreros.

Los enanos de esta serie no viven necesariamente en grandes minas, bajo el suelo, excavando en busca de diamantes o materiales con que forjar espadas y hachas letales. Duros y empecinados, poseen sentimientos y la gloria no siempre será lo más anhelado, aunque siglos de cincel y martillo son razones de peso para endurecer al más sensible.

A los lápices, en esta ocasión, Pierre-Denis Goux (24 de enero de 1985, Francia), formado en Nantes y reclutado por Istin para 'Merlin' y, posteriormente para 'Mjöllnir'. Un autor clásico en su concepción magnífica de la página, y dotado con la capacidad de volcar en el papel personajes de gran fuerza expresiva merced a su dominio de anatomía, perspectivas, planificación...

El segundo tomo del integral, 'Ordo del Talion', abunda en las diferencias respecto a la primera, mostrando otra parte más oscura del mundo perteneciente a los enanos, de pronto ya en expansión. Continúa Jarry a la máquina de escribir, pero ahora tocan los lápices de Stéphane Créty (14 de noviembre de 1969, Charleville-Mezières, Francia). Un dibujo muy efectista, algo menos detallado que el de Goux, pero más joven y probablemente más enérgico para muchos aficionados.

Al fin, 'Enanos' no pretende cambiar la historia de los cómics, pero se trata de un producto lleno de calidad que procura entretenimiento a raudales, siempre y cuando, claro está, la fantasía heroica sea un género del gusto del lector. Bande dessinée, lo cual significa lápices llenos de talento al servicio de relatos elaborados. Que estos, tal y como quedaba dicho anteriormente, sean autoconclusivos ha sido uno de los grandes aciertos del título en Francia, pero surge la duda de si, con el material disponible, no tendría más enjundia, incluso más opciones de crecimiento una gran saga liberada de tener que estar presentando siempre nuevos personajes, y lanzarse a por un nuevo 'Señor de los Anillos' que, algún día, encontrará sucesor.

ENANOS

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos