Ekainberri llevará su experiencia fuera de Zestoa para atraer nuevos públicos

Juanjo Aramburu junto a Aitziber Gorrotxategi, responsable del área de servicio de la réplica, en el interior de la gruta./FOTOS USOZ
Juanjo Aramburu junto a Aitziber Gorrotxategi, responsable del área de servicio de la réplica, en el interior de la gruta. / FOTOS USOZ

A punto de celebrar su décimo aniversario, la réplica de Ekain recibe 34.000 visitantes al año y forma parte del circuito sobre arte parietal

Itziar Altuna
ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIÁN.

El próximo 11 de septiembre Ekainberri celebrará su décimo aniversario con un balance «positivo» en cuanto al número de visitas recibidas. Hasta esta infraestructura cultural que acoge la réplica de la cueva de Ekain se han acercado unas 300.000 personas en esta década, una cifra que no tiene mucho margen para el crecimiento, ya que el acceso se limita a grupos reducidos. Por eso, una vez consolidada la presencia de público, los gestores de Ekainberri se plantean nuevos retos, como acudir a otros lugares «a explicar y mostrar nuestra actividad», admite Juanjo Aramburu, gerente de la instalación.

Esta tarea de «salir de Zestoa» para dar a conocer el valor arqueológico de la cueva de Ekain ya ha dado sus primeros pasos. «Hemos desarrollado una pequeña exposición sobre lo que tenemos y una serie de talleres para mostrar los modos de vida prehistóricos, en los que se muestra cómo pintaban, cazaban o hacían fuego», explica Aramburu. Coincidiendo con el Día Mundial de los Museos, estuvieron en el Museo Arqueológico de Bilbao, y recientemente en Zumaia en el marco de la octava edición de la Semana Europea de los Geoparques. «Ofrecimos distintos talleres para mostrar lo que hacemos en nuestras instalaciones, para que luego el público pueda ampliar esa experiencia en Ekainberri».

Visita sensorial

Hasta la fecha, unas 300.000 personas se han acercado a Zestoa para contemplar este templo del arte paleolítico vasco, que además de las 70 figuras de animales, reproduce minuciosamente el ambiente de la gruta original. Una media de 34.000 personas acuden cada año a esta instalación. «Es cierto que en Semana Santa o en verano llegan más visitantes extranjeros, pero las cifras son similares todos los meses», señala Aramburu. «Para nosotros estos datos son muy importantes, porque aunque renovamos la oferta, la réplica siempre es la misma».

Lejos quedan las previsiones de 80.000 visitantes al año que se realizaron antes de la apertura de la réplica. «Esos datos se dieron antes de que la UTE Arazi Aranzadi asumiera la gestión de esta infraestructura, cinco meses antes de su inauguración, y antes de que se definiera el modelo de gestión», recuerda Juanjo Aramburu. «Cuando asumimos la gestión, se decidió que las visitas se iban a limitar a grupos de unas veinte personas». Cada visita guiada dura media hora, y hasta que no termina, no entra el siguiente grupo. «Si ampliáramos el número de personas por visita, la percepción sensorial no sería la misma, y la satisfacción del visitante caería en picado, algo que va en contra de los valores que queremos transmitir».

Datos

Horario
De martes a viernes, de 10.00 a 18.00. Fines de semana y festivos, hasta las 19.00h. En julio y agosto, lunes abierto.
Reservas
943 86 88 11

En cuanto al perfil de los visitantes, un tercio son escolares, un diez por ciento extranjeros y el resto público local, sobre todo familiar. Aramburu admite que para el visitante que llega de fuera, es «una condicionante» que estemos situados en Zestoa y que tenga que trasladarse «expresamente aquí». Sin embargo corrobora que Ekainberri se ha consolidado como «punto de referencia» para el público aficionado al arte parietal, y que la visita a la réplica ya se incluye en la ruta franco-cantábrica de viajes especializados.

La apertura de Ekainberi también ha influido en el día a día de Zestoa, un municipio que en el pasado contó con una tradición turística en torno a los baños, y que ahora vuelve a recibir visitantes. «Ejercemos de elemento tractor en colaboración con el ayuntamiento. El pueblo ha mejorado en cuanto a servicios e infraestructuras, y los zestoarras se vuelcan en las actividades que organizamos, como el Ekainfest o la carrera de montaña Kobaz Koba».

Por todas esta razones, Aramburu califica como «fructífero» el recorrido de este proyecto, que en sus orígenes suscitó cierto malestar entre quienes consideraron desmesurado su presupuesto, que superó los nueve millones de euros. Diez años después, reivindica la importancia de la réplica como elemento «divulgador» y «conservador», porque permite dar a conocer al público las pinturas y preservar el estado de conservación de las cuevas originales.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos