Donostiartean abre su mercado nocturno de arte en el Kursaal

El visitante podrá contemplar obras de más de 150 artistas estatales e internacionales.
El visitante podrá contemplar obras de más de 150 artistas estatales e internacionales. / SARA SANTOS

La feria de arte contemporáneo ofrece al visitante una nueva propuesta en un ambiente más informal y que invita a la diversión

MARÍA BASA SAN SEBASTIÁN.

Más de 150 artistas participan desde el jueves en la feria Donostiartean, que se transforma este año en el primer mercado internacional de arte nocturno. En su cuarta edición, esta cita organizada en el Kursaal sorprende con una propuesta artística de calidad dentro de un ambiente participativo y relajado, con música, diseño y donde se invita a los asistentes a una consumición.

Una exposición compuesta por 35 galerías de diferentes comunidades y países internacionales: Rusia, Alemania, Francia, Costa Rica e Italia, país que tiene especial protagonismo por el gran número de expositores. Un espacio en el que el público puede adquirir obras 'para todos los bolsillos' con precios muy asequibles, desde 8 euros hasta cantidades más elevadas, alrededor de 5.000 euros.

Una de las novedades de esta edición es el cambio de horario, transformando así la feria en un mercado nocturno. «Buscamos cierta diferenciación, tenemos una buena propuesta y nos interesa que venga gente. Desgraciadamente en este país no hay educación suficiente en el mundo del arte y hay personas que no han entrado nunca en una galería, no saben lo que es una feria y por eso hemos querido cambiar el horario, para que se acerquen. Ofrecemos una consumición gratis para desmitificar la idea de que las galerías son espacios donde hay que entrar en silencio y hay que ser millonario o muy culto. Nosotros queremos que se acerque todo el mundo, sepa o no de arte, que disfrute y se interese», destaca la directora de la feria, Marta Scarpellini.

«Para entrar en una galería no hay que ser millonario o erudito, basta tener interés»

Donostiartean se distribuye en seis áreas diferenciadas por temáticas. En la entrada, se encuentran dos fotografías de Verónica Heusc de 1, 50 por 1 metro, que están en subasta y cuyos fondos serán donados a la Fundación Cristina Enea del Ayuntamiento de Donostia. «Llevo 5 años elaborando esta colección. Trabajo con el agua y es lo que he querido reflejar en este proyecto. Soy una persona muy comprometida con el medio ambiente y si no lo cuidamos no habrá mucho que fotografiar en este campo», señala la artista.

Espacios virtuales

Por un lado están las galerías locales; Lorenart con obra de Picasso, Sorolla, Oteiza; la galería Gaudí, con un arte figurativo y abstracto; galería Fariza, de Bilbao, con escultura sutil. Obras de Miró y Chillida traídas de Madrid; y de San Sebastián, Indaglory Donostia expone obras de Iñigo Manterola, José Luis Lasa e Iñigo Sesma.

Por otro lado, se encuentran las galerías internacionales de Moscú, Alemania, Francia o Italia. «Todos los expositores son importantísimos pero de alguna manera agradecemos más a los que vienen de tan lejos» señala Scarpellini.

El precio de las obras es muy variado. Quien visite 'Chucherías de Arte', podrá comprar una pieza desde ocho euros. «El concepto era encontrar unos formatos especiales para difundir los trabajos artísticos de una manera económica y atractiva para enganchar al público», comenta el dueño de la galería.

Además, una de las curiosidades de este año es el espacio virtual en el que se invita al público a visitar una galería a través de unas gafas especiales. «Tienes la sensación de poder tocar la obra porque te acercas mucho a los cuadros», dice Ana, responsable de marketing.

Para que no solo los mayores disfruten, se ha habilitado un espacio para niños donde pintar grafitis y mostrar su lado creativo. «La vida sería horrible sin cultura, sin emoción. Todos necesitamos expresar algo e invitamos a la gente en esta feria a que participe», concluye Scarpellini.

Fotos

Vídeos