Una docena de refugiados actuarán como «libros humanos» en el Koldo Mitxelena

Una docena de refugiados actuarán como «libros humanos» en el Koldo Mitxelena
USOZ

La actividad tendrá lugar el próximo 20 de mayo y también participarán profesionales y voluntarios que trabajan en el ámbito de los Derechos Humanos

Sonia Arrieta
SONIA ARRIETA

Son muchas las cosas que uno puede leer: libros, diarios, comics.... incluso, si se tiene interés, también se pueden «leer personas». El próximo 20 de junio una docena de refugiados, profesionales y voluntarios que trabajan en el ámbito de los Derechos Humanos se presentarán como «libros humanos» en el Koldo Mitxelena para que los ciudadanos puedan «leer» las historias y vivencias que les han llevado hasta Gipuzkoa.

Coincidiendo con el Día Mundial del Refugiado, el centro cultural Koldo Mitxelena de Donostia se convertirá en una «biblioteca humana» en la que se podrán «leer personas». Así lo han explicado la directora foral de Convivencia y Derechos Humanos, Maribel Vaquero, y Elvira García, responsable del Grupo Bakeola-EDE, impulsor de esta iniciativa, en la rueda de prensa realizada este viernes para presentar esta actividad

Durante su comparecencia, Elvira García ha apuntado que la mitad de los «libros humanos» que participarán en esta iniciativa serán refugiados procedentes de lugares tan distintos como Brasil, Camerún, Mongolia o el Sahara Occidental y que se encuentran en nuestro país por motivos distintos, como por ejemplo su orientación sexual, la guerra o razones económicas.

En el proyecto, asimismo, tomará parte una «niña de la guerra» vasca, cuyos padres se refugiaron en México durante la Guerra Civil, además de profesionales y voluntarios, entre los que también estará la propia Maribel Vaquero.

Los protagonistas de esta actividad compartirán unas «historias de vidas muy distintas» pero todas ellas «imprescindibles y complementarias» que darán a conocer a los ciudadanos interesados en este proyecto. Para participar y poder «leer» sus vivencias es necesario inscribirse previamente en el propio Koldo Mitxelena.

La directora foral de Convivencia y Derechos Humanos, Maribel Vaquero, ha destacado por su parte la importancia de este tipo de actividades «para dar voz y testimonio de primera mano a las personas directamente afectadas e implicadas «porque con frecuencia el relato que se hace sobre los refugiados constituye un discurso con ellos pero sin ellos».

Ha señalado además que esta iniciativa pretende ser un lugar de «encuentro y diálogo» entre personas que en condiciones habituales no hablarían entre ellas y que precisan de un espacio «seguro e íntimo» que garantice la escucha activa y el respeto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos