El discípulo de Le Corbusier, el 'cemento' de Valero y el viejo rockero

José María Echarri, Antonio Nolasco y Elisa Valero, en la muestra del museo Rezola. /
José María Echarri, Antonio Nolasco y Elisa Valero, en la muestra del museo Rezola.

La Bienal reflexiona sobre «la sociedad que envejece». «El 83% de los mayores prefiere seguir en su hogar y solo el 3% acepta ir a residencias»

M. EZQUIAGA SAN SEBASTIÁN.

La Bienal de Arquitectura Mugak es un gran cajón de sastre: se reflexiona sobre Le Corbusier de la mano del francés Alain Tavés, uno de sus discípulos, pero también de cuestiones tan prácticas como acomodar las ciudades a una sociedad que envejece.

«La arquitectura debe formar parte del conjunto multidisciplinario que preserva la autonomía de las personas mayores», señaló el arquitecto Mark de Rooij (Países Bajos). Según sus datos, en Europa «el 83% de los mayores prefiere seguir en su hogar, y solo un 3,8% aceptar ir a residencias». Sin embargo, el arquitecto holandés lamenta que el parque de viviendas en España no está preparado: el 79% de las personas mayores vive en hogares que no cumplen con los criterios de accesibilidad.

Mayte Sancho, asesora de la Fundación Matia, organizadora junto a Donostia Lagunkoia de las jornadas sobre enjevecimiento incluidas en la Bienal, recordó que la persona mayor piensa que «si no estoy en casa, necesito estar en un sitio como mi casa, no en espacios como hospitales».

Por su lado, el francés Alain tavés, discípulo de Le Corbusier, contó ayer cómo construyó el famoso Pabellón de Zurich, «un homenaje, una obra póstuma» del mítico arquitecto. «Cuando murió Le Corbuier todo estaba pensado, pero no todos los planos estaban hechos para fabricar, ese fue nuestro trabajo», relató el hombre que acometió una de las grandes obras de la arquitectura europea ante un auditorio formado por estudiantes y profesionales de la arquitectura.

Exposición en Rezola

También ayer se inauguró exposición 'Concrete Work', incluida en la programación de la Bienal. La arquitecta Elisa Valero es la responsable de esta muestra, en el Museum Cemento Rezola, que repasa una serie de diez obras fruto de la investigación sobre las posibilidades del hormigón. Entre ellos se encuentran la rehabilitación del Restaurante Manantiales en Xochimilco (México), la Casa Valero Maldonado en Pola de Siero (Asturias), la Casa Amat y un grupo de viviendas experimentales en el Huerto de San Cecilio (Granada).

También ayer comenzó el taller 'A fine line' en Tabakalera, una iniciativa que convierte el espacio en un set de rodaje para trabajar con los proyectos que arquitectos de todo el mundo han enviado con sus ideas sobre las fronteras. El taller continúa hoy y el fin de semana.

Y como no todo es reflexionar, la jornada terminó ayer con música. El homenaje a Gregorio Gálvez, veterano profesional que alentó desde su programa de radio 'Club 44' toda una época musical de Donostia, vertebró un concierto con el artista Roskow (en su versión musical de La Momia) y Rafael Berrio, primero en solitario y luego con otros músicos para recuperar viejos temas de Poch y Derribos Arias.

Mugak cierra hoy su semana inaugural con varias actividades entre las que destaca la presencia de Sou Fujimoto. El prestigioso arquitecto japonés clausurará el ciclo de conferencias del Palacio Miramar con su ponencia 'Entre naturaleza y arquitectura'.

Fotos

Vídeos