«Es muy difícil encontrar hoy a un músico de jazz tan completo como Corea»

El director del Jazzaldia, Miguel Martín, recuerda algunas de las muchas visitas del pianista, a quien considera un talento extraordinario

J. G. A. SAN SEBASTIÁN.

Es el cuarto artista más nominado en la historia de los Premios Grammy -22 estatuillas de 63 candidaturas- y también uno de los más asiduos visitantes del Jazzaldia. Chick Corea ha actuado en el festival donostiarra en ocho ocasiones desde su debut en la décimo sexta edición, celebrada en 1981. Aquel año el velódromo de Anoeta recibió a 15.000 almas, un récord que permaneció imbatible hasta que décadas después se incorporara el Escenario Verde de la Zurriola. De aquella primera vez, Miguel Martín, que entonces ya dirigía la cita veraniega, recuerda el velódromo como «una caldera» repleta de gente ávida de ver a Corea y al impresionante combo con el que se presentó: Joe Henderson, Gary Peacock y Roy Haynes. Al propio pianista le impresionó ver a tanta gente en el recinto y cuando se aproximaba al escenario por el túnel de ciclistas, comentó a Martín: «Es como en los Estados Unidos».

Dos años después, en 1983, regresaría con Trio Music, un grupo en el que Roy Haynes y Miroslav Vitous le acompañaban para repasar la música de Thelonious Monk. En opinión del director del Jazzaldia, fue una jornada «extraordinaria, probablemente una de las cumbres musicales» del festival. Después tardó una buena temporada en volver pero cuando en 1998 lo hizo al frente de Origin, la organización aprovechó para entregarle el Premio Donostiako Jazzaldia a toda su carrera. En 2002 ofreció un recital de piano solo, en 2007 recordó junto al vibrafonista Gary Burton el emblemático disco 'Crystal Silence' (1973) y sus últimas tres visitas -2008, 2011 y 2014- las dedicó a repasar su faceta más comercial con distintas versiones de su proyecto Return To Forever.

A juicio de Martín, en el último tercio del siglo XX y en los albores del siglo XXI es «muy difícil encontrar a un músico tan completo». «Quizá podríamos citar a Herbie Hancock o a Wyane Shorter, pero no hay muchos más», asegura el director del Jazzaldia, que elogia la versatilidad de Corea y la cantidad de proyectos que ha puesto en marcha. «Controla perfectamente el free jazz y la vanguardia, los ritmos latinos y flamencos; ha tocado con Miles Davis, mantiene proyectos 'mainstream', se desenvuelve con maestría en formato acústico y eléctrico... Ha recorrido todo el jazz y lo ha hecho siempre muy bien: jamás ha ido de prestado», opina de un músico de «talento extraordinario» que «se maneja de manera magistral en todos los campos».

Fotos

Vídeos