Dferia arranca hoy con 'La casa de la llave', la última producción de Tanttaka, y otras ocho obras

Mireia Gabilondo, Vito Rogado y Ainhoa Aierbe son las protagonistas de 'La casa de la llave'. / GORKA BRAVO
Mireia Gabilondo, Vito Rogado y Ainhoa Aierbe son las protagonistas de 'La casa de la llave'. / GORKA BRAVO

La muestra donostiarra acoge un total de 33 compañías de teatro y danza, la mitad de ellas vascas, que estrenarán 23 piezas

DV SAN SEBASTIÁN.

La feria donostiarra de Artes Escénicas Dferia arranca hoy con la última producción de Tanttaka, 'La casa de la llave', y otras ocho obras que se representarán en siete escenarios diferentes de la ciudad. Con un total de 33 compañías -dieciséis de ellas vascas-, Dferia volverá a convertirse entre hoy y el jueves en un foro de encuentro para el sector del teatro y la danza. Más de 200 programadores asistirán a las representaciones -de las que 23 son estrenos-. Con 'La casa de la llave (20.30h en el Teatro Victoria Eugenia), Tanttaka lleva al escenario la experiencia de tres trabajadoras sociales en una casa de acogida para mujeres maltratadas, «una mirada a una realidad brutal», tal y como lo definió su director, Fernando Bernués. La puesta en escena cuenta con música en directo, creada e interpretada por Ainara LeGardon. La compañía Thèatre des Chimères de Biarritz representará hoy (19.00h, Principal) 'Dos hermanas', una historia de Fabio Rubiano dirigida por Jean-Mari Broucaret, que cuenta cómo se va deteriorando la relación de dos hermanas después de que una de ellas se acostara con el marido de la otra. Su director la definió como «una comedia nacida de una tragedia».

En lo que a la danza se refiere, la compañía Lasala presentará hoy en Gazteszena (13.00h) el espectáculo 'Microclimate, mientras que Illicite Bayone, de Fábio López, mostrará al público su espectáculo 'Terra', -17.30h en la sala Club del Victoria Eugenia-, una pieza que juega con la música de Mahler y el fado portugués.

Hika Teatro estrena mañana (11.30 horas, C.C. Intxaurrondo) la versión en castellano de 'Txarriboda', traducida como 'Bodorrio', un relato ambientado en una boda, que sirve para realizar una parodia de la sociedad actual. Sus autores lo definen como «un cabaret euskaldun», compuesto por melodías vascas, que para la versión en castellano «no se han traducido, se han tenido que adaptar para que se entendieran en el contexto», explicó su directora, Agurtzane Intxaurraga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos