Descubren restos del mayor monumento megalítico de Álava

Excavación en Eskalmendi.
Excavación en Eskalmendi. / J.A.

Sobre un promontorio situado junto a la N-1 en Eskalmendi se han hallado un túmulo y una cámara con restos humanos

NEREA P. DE NANCLARES VITORIA.

El enigma sobre la existencia de una gran estructura megalítica en Eskalmendi está a punto de resolverse. El trabajo de un equipo de arqueólogos contratado por la Diputación alavesa para verificar si ese lugar contenía un dolmen ha dado sus frutos. Los expertos, capitaneados por Pedro Lobo y asesorados por el profesor de la UPV/EHU Alfonso Alday, han descubierto sobre un promontorio de cuarenta metros de diámetro, ubicado en una finca agrícola junto a la N-1, un túmulo de grandes dimensiones. Alday aventura que el hallazgo «promete». Todo apunta a que se ha descubierto uno de los monumentos megalíticos más grandes de Álava.

Hasta el momento, la excavación ha dejado al descubierto un túmulo de unos quince metros de diámetro, creado por acumulación de arcillas y delimitado perimetralmente en la parte inferior por dos anillos de piedras menores. .

Los expertos, además, han descubierto en el sepulcro indicios de la existencia de una cámara de grandes dimensiones. En el centro han aparecido restos humanos que están pendientes de su datación.

Este descubrimiento viene a confirmar la teoría defendida por el Instituto Alavés de Arqueologíaque realizó en 2011 un estudio, magnetómetro en mano, que confirmaba la presencia de un enorme túmulo en Eskalmendi. Las imágenes captadas por esta máquina -diseñada para detectar variaciones en el campo magnético terrestre, por ejemplo, por elementos metálicos o estructuras de interés arqueológico- arrojaron resultados sorprendentes. Dibujaban una cámara funeraria con pasillos radiales. En cuanto a las medidas, calcularon que el túmulo tendría unos 70 metros de diámetro y 4 de alto con una cámara funeraria que abarcaría 10 metros de perímetro.

Fotos

Vídeos