Declaran en rebeldía al arquitecto del Museo Balenciaga

Julián Argilagos y Mariano Camio en una imagen de 1995. / Urcelay

Julián Argilagos fue el único de los imputados en el caso Balenciaga que no acudió a la vista preliminar celebrada en marzo en San Sebastián

EFESan Sebastián

El juzgado de lo Penal número 2 de San Sebastián ha emitido una requisitoria que declara en rebeldía al arquitecto cubano Julián Argilagos y ordena su búsqueda y captura, tras no comparecer en la vista preliminar del caso Balenciaga del pasado mes de marzo, han informado hoy fuentes del caso.

Argilagos, que se encuentra imputado en este asunto junto al exalcalde de Getaria, Mariano Camio (con el que mantuvo una relación sentimental), y al también arquitecto cubano Rolando Paciel, fue el único de todos ellos que no acudió a la vista preliminar celebrada a finales del pasado mes de marzo en el Juzgado de lo Penal número 2 de San Sebastián.

Esta circunstancia llevó a la Fiscalía a reclamar la emisión de una requisitoria de búsqueda y captura contra Julián Argilagos en todo el territorio nacional, dado que el arquitecto se encontraba en paradero desconocido, orden que fue firmada el pasado mayo por el juez del caso.

No obstante, ante las sospechas de que el fugitivo pueda tener fijado su domicilio en los Estados Unidos (EEUU), el juzgado donostiarra ya ha iniciado también los trámites para dictar una orden internacional de detención, que próximamente se sustanciará en un auto que deberá ser firmado por el magistrado encargado del caso, han precisado las citadas fuentes.

Tras la celebración de la vista preliminar, en las que las partes no alcanzaron acuerdo alguno el pasado marzo, el caso está abocado a la celebración de un juicio para el que, no obstante, aún no hay fecha de señalamiento y que incluso podría llegar a celebrarse en ausencia de Argilagos si éste no llega a ser localizado.

Enriquecimiento de Argilagos

La Fiscalía de Gipuzkoa pide ocho años de cárcel para Mariano Camio por diferentes delitos en la gestión del proyecto del Museo Balenciaga, inaugurado en esa localidad guipuzcoana en junio de 2011 cuando el caso ya estaba en los juzgados.

Solicita además cuatro años de prisión para Julián Argilagos, que se hizo cargo del proyecto aunque no tenía convalidado su título en España, mientras que para el tercer acusado, Rolando Paciel, quien asumió las obras del museo mientras Argilagos residía en Miami, reclama una multa de cuatro meses.

El Ministerio Público considera que Camio pretendió enriquecer a Argilagos durante el tiempo en que "gozó de las más amplias facultades de gestión, administración y disposición de posibles" en la Fundación Balenciaga, constituida en 1999, y en la sociedad Berroeta Aldamar, creada en 2005.

Entre otras presuntas irregularidades, presuntamente firmó un contrato con él, que contenía "cláusulas no habituales", según el cual los honorarios del arquitecto se incrementarían sobre lo acordado si aumentaba el presupuesto, de forma que un proyecto que no debía superar los 800 millones de pesetas (4,8 millones de euros) llegó a los 15 millones de euros, y la cifra a cobrar por Argilagos alcanzó 1.126.830 euros.

El acuerdo permitía a Argilagos residir en Miami sin que disminuyeran sus "derechos retributivos", lo que conllevó la contratación de Rolando Paciel, cuya titulación tampoco estaba reconocida en España y a quien pagaba la sociedad Berroeta Aldama cuando debía haberlo hecho el propio Argilagos, según la versión de la Fiscalía, que también atribuye a Camio "un lucro ilícito personal", en el que incluye viajes, reparaciones de su vehículo privado y combustible.

Fotos

Vídeos