David Foenkinos, el narrador zigzagueante

David Foenkinos. / CHEMA MOYA
David Foenkinos. / CHEMA MOYA

El autor de 'La delicadeza' participa hoy en Literaktum con una charla sobre las diferentes 'Visiones de la novela'

A. MOYANO SAN SEBASTIÁN.

En un país que alumbra con regularidad escritores de proyección internacional, David Foenkinos quizás no destaque por ser el más prestigioso, pero sí uno de los que más vende y de los más traducidos a otras lenguas. Y en realidad, su éxito radica en atinar casi siempre con la tecla que sintoniza con los gustos del lector, siempre desde los más variados registros. De hecho, se trata de un autor inclasificable dada su trayectoria imprevisible, jalonada de títulos en los que el último nada tiene que ver con el anterior, ni en el fondo, ni en la forma. Del sentimiento de pérdida que provoca la pérdida del ser querido a la poliédrica figura de John Lennon pasando por una víctima del Holocausto o el thriller romántico, la bibliografía de Foenkinos avanza de forma sinuosa. Quizás por eso ha titulado 'Visiones de la novela' la charla que hoy pronunciará dentro del programa Literaktum de Donostia Kultura (Koldo Mitxelena, 19.30 horas, en francés, con traducción al castellano y el euskera).

Foenkinos (París, 1974) debutó en 2002 con 'Inversion de l'idiotie: de l'influence de deux Polonais' (inédito en castellano) con la que obtuvo magníficas críticas en su país y el Premio François-Mauriac. Sin embargo, quien parecía destinado a convertirse en un autor de culto rompió en 'best-seller' con 'La delicadeza', que él mismo se encargó de llevar al cine en 2011, con Audrey Tautou, en el papel de la joven viuda que vuelve a encontrar el amor, y François Damiens, en el de Markus, su compañero de trabajo. El propio escritor francés ha reconocido en alguna ocasión que el éxito de esta novela le sirvió para liberarse del ansia de reconocimiento y le permitió abordar otras historias con más confianza. Es el caso de 'Charlotte', su novela en forma de largo poema en el que relata la historia real de Charlotte Salomon, joven pintura judía que falleció en Auschwitz. El libro, inclasificable entre la biografía, la poesía y el ensayo, le valió al autor varios galardones. La obra plantea el dilema al que tuvieron que enfrentarse los judíos alemanes durante los años treinta del pasado siglo sobre si permanecer o no en el país y echando mano de Billy Wilder, Foenkinos concluye: «Los pesimistas acabaron en Hollywood y los optimistas en Auschwitz».

En 'Lennon' el novelista coloca al 'beatle' en el diván del psicoanalista para abordar el periplo vita del músico a través de sus traumas infantiles y el impacto que supuso la irrupción en su vida de Yoko Ono. En definitiva, un desdichado que sólo conoció la felicidad justo en el momento en el que un enajenado puso fin a su vida. A esta novela le siguió su último título por el momento, 'La biblioteca de los libros rechazados', el primero en el que «he tratado de expresar mi amor por la literatura» y en el que cuenta la historia imaginaria de un recolector de manuscritos inéditos de otros escritores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos