La cultura vasca en un menú de cine

Ez Dok Amairu, el grupo Gaur y la Nueva Cocina sirven de inspiración al documental ‘Bihar Dok Amairu’

De izquierda a derecha, los alumnos Chen Wei, Mariana Zibara, Paul Rull, María Torrecilla y Jordi Bross junto a los directores de ‘Bihar Dok Amairu’, Aitor Bereziartua y Ander Iriarte, en las cocinas del Basque Culinary Center/USOZ
De izquierda a derecha, los alumnos Chen Wei, Mariana Zibara, Paul Rull, María Torrecilla y Jordi Bross junto a los directores de ‘Bihar Dok Amairu’, Aitor Bereziartua y Ander Iriarte, en las cocinas del Basque Culinary Center / USOZ
JUAN G. ANDRÉS

Un entrante, dos primeros, un plato principal y un postre. Un menú completo e inspirado en la cultura vasca moderna. Cinco estudiantes del Basque Culinary Center -un chino, un mexicano, una guatemalteca, un catalán y una donostiarra- se enfrentarán a este sabroso reto a través de ‘Bihar Dok Amairu’, largometraje documental que estos días se rueda en distintas localidades de Euskal Herria. Sus directores son los oiartzuarras Ander Iriarte y Aitor Bereziartua, socios en la productora Mirokutana a quienes se ha unido REC Grabaketa Estudioa. Con un presupuesto de 126.000 euros, el proyecto cuenta con la participación de ETB, la Diputación de Gipuzkoa, Basque Tour e Irizar, y a sus responsables les gustaría estrenarlo en el marco ideal: la sección Culinary Zinema del Festival de San Sebastián.

Los primeros pasos para empezar a cocinar este filme se dieron el año pasado. Se cumplía medio siglo de la creación de Ez Dok Amairu y Gaur, dos movimientos que desde la música y la literatura por un lado, y desde el arte por el otro, contribuyeron a forjar la identidad vasca moderna. En 2016 también se celebró el 40º aniversario del nacimiento de la Nueva Cocina Vasca, y tanta efeméride invitaba a «poner en relación» el trabajo de aquellos creadores con varios puntos en común. El principal, según sugiere el codirector Aitor Bereziartua en un descanso del rodaje, es que «cogieron la tradición, el folklore, lo ancestral y lo primitivo, y lo pusieron a la par de la vanguardia europea. «Ejercieron de puente entre el pasado y la modernidad, y lo hicieron dejando de lado la competencia y cooperando», añade.

Los directores

Ander Iriarte
Es Licenciado en Bellas artes por la Universidad de Barcelona y Graduado en Dirección de Ficción por la ESCAC de Barcelona. Tiene experiencia como creativo audiovisual y publicista. Participó en la película colectiva ‘Los inocentes’ (2013) y dirigió el documental ‘Echevarriatik Etxeberriara’ (2014). En 2015 presentó los cortometrajes ‘Sumud’ y ‘Bukakke’ y realizó para ETB los documentales ‘40/24’ y ‘20N, el dia de la impunidad’.
Aitor Bereziartua
Es Graduado en Comunicación Audiovisual por la Mondragon Unibertsitatea y cursó el Máster de Edición y Post-producción en la escuela Cinta. Ha trabajado como editor y cámara para Teledonosti, Mondragon Unibertsitatea, Paris World Fashion Week... Junto a su socio en la productora Mirokutana, realizó en 2015 los documentales ‘40/24’ y ‘20N, el día de la impunidad’. También ha participado en la serie ‘Auzolan’.

En busca de un enfoque para la película, los cineastas se entrevistaron con algunas personalidades ilustres de aquellos movimientos como el músico Benito Lertxundi o el cocinero Hilario Arbelaitz. Ninguno de los dos aparecerá en el documental, pero terminaron sugiriendo la dirección a seguir, que en su opinión debería pasar «más por mirar hacia adelante que hacia el pasado». «Aunque Benito cree que en la actualidad sería necesario un nuevo Ez Dok Amairu, ve necesario cambiar esa dinámica de vivir continuamente en el pasado. Hilario, por su parte, nos sugirió plantear el proyecto al Basque Culinary Center», recuerda Bereziartua. Fue entonces cuando Iriarte y él dieron con el leitmotiv de su proyecto e invitaron a cinco alumnos del centro a protagonizar la cinta.

El chino Chen Wei (28 años), el mexicano Jordi Bross (26), la guatemalteca Mariana Zibara (22), el catalán Pau Rull (21) y la donostiarra María Torrecilla (XX) fueron elegidos mediante casting y desde hace unos días pasan los fines de semana ante la cámara. Son los protagonistas de un documental cuyo plan de rodaje desconocen porque para ellos va desarrollándose casi como si de una yincana se tratase. Los directores les van llevando a distintas localizaciones relacionadas con Gaur y Ez Dok Amairu, y a través de distintos «ejercicios» y con la ayuda de algunos especialistas, les dan claves sobre la importancia de aquellos movimientos que se desarrollaron en momentos difíciles para el euskera y la cultura vasca.

Hasta la fecha, han pasado por el santuario de Arantzazu, donde pudieron conocer los trabajos de artistas como Chillida, Oteiza o Remigio Mendiburu, y disfrutaron de un espectáculo de txalaparta en el interior de la basílica. También han estado en la Filmoteca Vasca para ver ‘Ama Lur’ (1968), el clásico de Nestor Basterretxea y Fernando Larruquert, en el Museo Oiasso de Irun conocieron algunos detalles sobre el Grupo Gaur y JA Artze mediante la instalación audiovisual ‘Ikimilikiliklik’, y recientemente han visitado el museo Chillida Leku. Ya sólo les falta un último escenario que, como el resto, les servirá de inspiración para elegir los ingredientes y la elaboración de sus platos. Y de paso, contribuirán a alimentar el debate sobre «dónde está el límite entre la cocina y el arte».

Sinestesia y serendipia

Mientras su compañero Ander Iriarte rueda en el interior de la Filmoteca, Aitor Bereziartua explica que han planteado el filme como «un ejercicio de sinestesia», es decir: «Se trata de que ellos perciban estímulos audiovisuales en las artes plásticas, el cine y la música, y que las conviertan en sabores, olores y texturas. Al mismo tiempo, nosotros como directores tendremos que coger todo eso y transformarlo en un producto audiovisual». También tienen muy presente «el concepto de serendipia» en un documental que va construyéndose sobre la marcha y que al principio, por ejemplo, no incluía la idea de invitar a cinco grupos de música actuales a interpretar textos de miembros de Ez Dok Amairu que se incorporarán a la banda sonora. Así, poemas de autores como Irigarai, Lekuona, Lete, Artze y Lertxundi cobrarán nueva vida en las voces de Joseba Irazoki, Gorka Urbizu, Eneritz Furyak, Izaro y John Berkhout.

Fotos

Vídeos