Cristina Iglesias avanza en su 'faro de Santa Clara', consignado ya en el presupuesto de Donostia

El alcalde de San Sebastián y la artista Cristina Iglesias ante la isla Santa Clara este pasado verano tras la firma del acuerdo. /Sara Santos
El alcalde de San Sebastián y la artista Cristina Iglesias ante la isla Santa Clara este pasado verano tras la firma del acuerdo. / Sara Santos

La artista explicará la próxima semana en Miramar el proyecto, que podría estar listo para el verano de 2019

MITXEL EZQUIAGA

. Está llamado a ser un proyecto artístico clave para Donostia, pero su autora trabaja de momento de manera discreta. La escultora Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956) avanza en su propuesta para «vaciar» el interior del faro de la isla de Santa Clara y habilitar ahí lo que ella misma considera que puede ser uno de los trabajos más importantes de su trayectoria. El pasado septiembre firmó con el alcalde, Eneko Goia, el acuerdo por el que dona la obra a la ciudad, aunque será el Ayuntamiento, con respaldo de la iniciativa privada, quien se haga cargo del coste. Este año el municipio ha incluido una primera partida de un millón de euros para la obra.

La artista ha ido avanzando algunos detalles de cómo será la escultura, pero se espera que la semana que viene desvele más novedades en una charla programada en San Sebastián y cargada de simbolismo. Cristina Iglesias ofrecerá el día 18, a mediodía, una conferencia en el marco de la Bienal de Arquitectura Mugak. Será en el Palacio de Miramar, en un acto abierto a los ciudadanos y presentada por el alcalde.

La artista aprovechará la visita a su ciudad para dar nuevos pasos en el proyecto. El arquitecto Javier Lekuona se está ocupando de la parte referida a la reconstrucción del edificio y la empresa eibarresa Alfa Arte, habitual colaboradora de la escultora, está ya en contacto con ella para detalles técnicos del ambicioso proyecto. En principio se mantiene la fecha de verano del 2019 como el momento en que la obra pueda estar lista para ser visitada por el público.

Aunque la artista maneja ya bocetos y maquetas del proyecto, fuentes municipales consideran que la charla en Miramar será más «teórica» que «concreta», por lo que en principio no parece que vayan a presentarse imágenes de la escultura. Sí habrá un video que relacione el proyecto de Santa Clara con otros trabajos de Cristina Iglesias relacionados con el agua, como los realizados en la torre mudéjar de Toledo o más recientemente en el edificio Bloomberg de Londres, ciudad en la que reside la artista.

Broche de oro de la Bienal

Los organizadores de la Bienal de Arquitectura Mugak, que se celebra en Donostia desde el pasado octubre, destacan el valor de la presencia en San Sebastián de la artista. «Será un broche de oro para nuestra propuesta, aunque habrá otro más técnico, el día 26, con presencia de distintos arquitectos internacionales», dice Pedro Astigarraga, comisario de Mugak.

Astigarraga agradece al Ayuntamiento y al alcalde «su generosidad al permitir que un proyecto como éste, liderado y financiado por el municipio, sea presentado en el marco de la Bienal». El comisario destaca también el esfuerzo de Cristina Iglesias, que llega «casi directa» desde Nueva York, donde estos días se inaugura una monográfica sobre su obra en la galería Marian Goodman. «Seguro que aprovecha para disfrutar la fiesta de la que fue Tambor de Oro hace justamente dos años», recuerda Pedro Astigarraga.

Según el anuncio avanzado ayer, la escultora protagonizará una charla «en la que ofrecerá detalles sobre el proyecto en el que está trabajando para transformar el faro de la Isla de Santa Clara en una escultura pública, y que se prevé convertir en una obra emblemática para la ciudad», dice la nota.

La escultura de Cristina Iglesias será de propiedad municipal gracias al convenio suscrito, que incluye la donación de la obra así como el conjunto del proceso de diseño y su supervisión. «Por ese motivo, en la conferencia del día 18, que comenzará a las 12 del mediodía, será el alcalde quien presente a Iglesias. La charla será abierta al público donostiarra y de acceso gratuito, hasta completar el aforo», remarcan desde Mugak. Lourdes Fernández, directora del centro Azkuna de Bilbao y amiga de la escultura, participará también en la charla.

El fondo de la bahía

La artista tiene previsto transformar la casa del faro en una escultura pública que recree de forma figurada el fondo de la bahía de la Concha con un gran vaso de bronce como protagonista. El interior del faro de Santa Clara es un espacio de casi cinco metros de altura y de 9 x 7,60 metros cuadrados de superficie. Actualmente está dividido en dos plantas con cuatro estancias cada una.

Según avanzó Iglesias en la firma del convenio con el alcalde, este proyecto «puede ser el más importante de mi carrera». Su intención es provocar una reflexión en torno a «la conservación de la naturaleza, de las costas». La artista califica su proyecto como «humilde» y a la vez «muy fuerte en esa experiencia que brindará a los espectadores».

El proyecto incluirá un servicio de traslados a la isla, más allá de la barca que cubre el trayecto en temporada veraniega. La intervención artística preservará el faro, que funciona con autogenerador y por control remoto, así como el aspecto exterior de la edificación y la escalera de caracol que asciende por su interior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos