A la conquista de París

Eduardo Chillida Belzunce sostiene el cuadro de París en su estudio./FOTOS: MICHELENA
Eduardo Chillida Belzunce sostiene el cuadro de París en su estudio. / FOTOS: MICHELENA

Seis esculturas en la Plaza del Louvre y 23 cuadros en la alcaldía de París. Eduardo Chillida Belzunce inaugura esta semana su exposición más ambiciosa en la capital francesa

BORJA OLAIZOLASAN SEBASTIÁN.

Eduardo Chillida Belzunce (San Sebastián, 1964) vela armas estos días en vísperas de su particular toma de la Bastilla: la exposición de pinturas y esculturas que inaugurará el jueves en París. El más pequeño de los hijos de Eduardo Chillida prepara el que sin duda va a ser uno de los grandes hitos de su trayectoria profesional. No son muchos los artistas que tienen la oportunidad de plantar sus creaciones en medio de la Plaza de Louvre o en la sede de la alcaldía del primer distrito parisino. «Lo veo como un desafío por lo que París significa para el arte y al mismo tiempo como una especie de puente invisible con mi padre, ya que fue en esa ciudad donde él subió los primeros escalones que le transformaron en el gran artista en el que luego se convirtió».

Chillida Belzunce muestra a este periódico en el estudio de su casa de Igeldo algunos de los 23 cuadros que llevará a la capital francesa antes de iniciar las labores de embalaje. De la bahía de San Sebastián, uno de los temas recurrentes en su obra, pasa a escenas que reproducen arquitecturas interiores, cuadros poblados de ventanas, mesas y sillas que su esposa, Susana Álvarez, cataloga bajo el nombre genérico de «lugares imaginarios». Bodegones, imágenes de interiores domésticos y paisajes urbanos se alternan con estampas de la bahía en un estilo personal y asequible que tiene la virtud de hacer que su obra resulte familiar a todo el que se acerca a ella por primera vez.

Las estrellas de la colección, no obstante, son dos cuadros de París que ha realizado expresamente para la exposición: en uno se ve la torre Eiffel y en otro, bastante más grande, una perspectiva urbana de la capital francesa con la Isla de la Cité en primer plano. El benjamín de los Chillida es consciente de que la acogida es siempre más cálida si en sus exposiciones desliza algún motivo relacionado con el sitio donde se celebran. «Simple cortesía», desliza con una sonrisa pícara que le ilumina el semblante. En este caso se ha decantado por dos de los símbolos más universales de la capital francesa. «Viajamos a París cuando surgió la oportunidad de la exposición y visitamos muchos de sus lugares más emblemáticos, pero al final escogí esos dos paisajes porque son muy reconocibles y también porque me apetecía pintarlos».

Más allá de la memoria, su inspiración han sido las fotografías y, sobre todo, 'google maps'. «Para la torre Eiffel hice varias fotos que luego me han venido muy bien, pero para el paisaje urbano me incliné por los mapas aéreos de internet». La pincelada prolija y detallista que es marca de la casa proporciona a la perspectiva parisina un aire familiar que la emparenta con las estampas de San Sebastián del artista. Es como si las aguas azules del Sena y de la bahía se hubiesen mezclado para alumbrar una perspectiva donostiarra de la capital francesa. Las calles, los edificios y hasta los árboles de París están ahí, pero la pintura rezuma un poso 'koxkero' que le da un encanto añadido.

Exposición

Título
'Des Lieux et des Hommes'.
Lugar
Plaza del Louvre (seis esculturas de bronce) y sala de exposiciones de la Alcaldía del Primer Distrito de París (23 cuadros y seis esculturas pequeñas).
Fechas
Del 9 al 18 de noviembre (en la Alcaldía) y de 9 de noviembre a 3 de enero de 2018 (esculturas en la Plaza del Louvre).
Horarios
Lunes, martes, miércoles y viernes de 11 a 17 horas. Jueves, de 11 a 19:30 horas. Sábado, de 9:30 a 12:30 horas.

Proyección

Películas
'La casa del enigma' y 'Preparación', de Gorka Merchán.
Lugar
Auditorio del Instituto Cervantes de París (Quentin Bauchart, 7).
Fecha y hora
10 de noviembre, 18:30 horas.
Coloquio
Tras la proyección habrá una mesa redonda en la que intervendrán Eduardo Chillida Belzunce, Gorka Merchán y Susana Álvarez, directora de CHB art&design.

«El cuadro me ha llevado meses y cuando lo estaba pintando me di cuenta de que en la trama urbana salía el edificio de la alcaldía del primer distrito y la Plaza del Louvre, que van a ser los dos escenarios de la exposición», cuenta. Si exponer en París es siempre un reto para cualquier artista, hacerlo en lugares tan emblemáticos lo hace aún más especial. El artista donostiarra, además, siente que la muestra que se abrirá esta semana es como un hilo invisible que le pone en contacto con su padre. «Cuando era joven se trasladó a vivir a París y sentó allí las bases de su carrera artística, así que la exposición representa de algún modo un puente para reencontrarme con él», asegura.

Recuperación de facultades

La cita tiene también otras connotaciones añadidas en la medida en que representa la recuperación pública de su vertiente de escultor. El accidente de moto que en 1985 estuvo a punto de acabar con su vida le dejó unas secuelas físicas que le apartaron de la escultura. La lenta recuperación de sus antiguas facultades le permitió reencontrarse con la disciplina en 2010, pero no fue hasta hace un par de años cuando se sintió con fuerzas suficientes para enfrentarse al desafío de modelar estatuas de gran tamaño. «Empecé a trabajar con el barro y me sentí capaz de hacer realidad las imágenes que tenía en la cabeza, así que nos fuimos a Madrid a dar forma a las seis grandes esculturas de bronce que se van a poder ver en la Plaza del Louvre».

Las esculturas representan figuras humanas de ambos sexos. Son piezas tan asequibles como sus pinturas y dotadas de un sello muy personal. Llaman la atención unas enormes manos que elevan sus dedos retorcidos hacia el cielo como si formulasen una de esas preguntas que no tienen respuesta. Para Chillida Belzunce, no hay mucha diferencia entre escultura y pintura. «En el fondo -reflexiona- es lo mismo esculpir que pintar. Lo mismo que da la chispa a una cosa, da la chispa a otra». Su reencuentro con la disciplina inaugura una nueva etapa en su carrera artística y clausura de alguna forma el paréntesis que abrió desde el punto de vista creativo aquel fatídico accidente de moto que le tuvo mes y medio en coma. Chillida Belzunce vuelve a conjugar a sus 53 años los verbos pintar y esculpir sin permitir que las limitaciones físicas interfieran en su labor creativa.

La exposición de París, que se titula 'Des Lieux et des Hommes' (Lugares y Hombres), se abrirá el jueves en presencia del alcalde del primer distrito de la ciudad, Jean François Legaret, y el embajador de España en Francia, Fernando Carderera. Los cuadros, acompañados por seis esculturas de bronce de pequeño tamaño, podrán verse hasta el día 18 de noviembre. Las esculturas de la Plaza del Louvre estarán más tiempo: hasta el 3 de enero de 2018. La muestra se completará con la proyección el viernes 10 de noviembre en el Instituto Cervantes de París de dos películas vinculadas al artista: 'La casa del enigma' y el cortometraje 'Preparación', ambas de Gorka Merchán. Tras las proyecciones habrá una mesa redonda en la que intervendrán Chillida Belzunce,Gorka Merchán, y Susana Álvarez, que además de esposa del artista es la que gestiona su obra.

Más

Fotos

Vídeos