La conexión donostiarra de Leeuwarden y La Valeta

La ciudad holandesa y la capital de Malta relevan a San Sebastián como capitales europeas de la cultura de 2018

Vista de La Valeta, capital de Malta, que celebra del 14 al 20 de enero los actos de apertura de su 'reinado' cultural europeo. /DV
Vista de La Valeta, capital de Malta, que celebra del 14 al 20 de enero los actos de apertura de su 'reinado' cultural europeo. / DV
Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGA

Los países europeos cuestionan el actual modelo de capitalidad, pero sigue creciendo el número de ciudades que puja por lograr el título. Como aprendimos en Donostia, no se sabe bien para qué sirve ser Capital Europea de la Cultura, pero al menos ayuda a posicionarse en el mapa. Las listas que salen con las «ciudades de moda para 2018» incluyen a las dos capitales de este año, la holandesa Leeuwarden y La Valeta, en Malta, en el 'top' obligatorio.

«Sabemos que hay que cambiar el actual modelo, pero la Capitalidad es un título que sigue funcionando», explica Imanol Galdos. «De cara a la propia ciudad es una ración de autoestima; de cara al exterior, una proyección». Y Galdos sabe bien de qué habla: es responsable de las relaciones internacionales de Donostia Kultura y representante de San Sebastián en el ECOC, organismo europeo que agrupa a las ciudades que ya han sido capital cultural o van a serlo en el futuro.

2016
Donostia y WrocÅ&sbquoaw (Polonia)
2017
Aarhus (Dinamarca) y Pafos (Chipre)
2018
Leeuwarden (Holanda) y La Valeta (Malta)
2019
Plovdiv (Bulgaria) y Matera (Italia)
2020
Galway (Irlanda) y Rijeka (Croacia)

«Cuando viajas por el exterior, tanto por Europa como por lugares como América, te das cuenta de que Donostia es considerada, a su medida, una potencia cultural, muy por encima de su tamaño o su número de habitantes», apunta Galdos. «Lo digo como una constatación de lo que he vivido, no por un falso orgullo donostiarra... porque yo soy de Oñati», bromea el responsable de Donostia Kultura. «San Sebastián tiene una larga tradición cultural, pero el 2016 sirvió para mejorar nuestra proyección exterior».

San Sebastián lidera la iniciativa 'Other Words', dedicada a las lenguas minorizadas

Desde su puesto Galdos ha seguido la evolución de la danesa Aarhus y la chipriota Pafos, capitales en 2017, y los preparativos de Leeuwarden y La Valeta, que comienzan su reinado a finales de este mes. «Observas que las cosas que pasaron en Donostia se repiten en otras ciudades: cambios en el staff, turbulencias políticas, escepticismo de la población tras un primer subidón...». Como matiza Galdos, la crisis de modelo de las capitalidades ha coincidido con la crisis de Europa y la crisis económica.

La 'crisis de Europa'

«En los años de bonanza, a principios de este siglo, todo se pintaba de color de rosa, había mayor entusiasmo en la construcción del continente y presupuestos saneados. La crisis de todo lo anterior ha sacudido también a las ciudades que son capitales culturales, como en parte ya vimos aquí», añade el responsable exterior de Donostia Kultura.

Antes de repasar el mapa de las capitales Galdos recuerda que gracias al 2016, aunque creado por Donostia Kultura, la capital guipuzcoana lidera el programa europeo 'Other Words', destinado a proteger a los creadores culturales de las lenguas minorizadas. La región holandesa de Frisia, donde está enclavada Leeuwarden, participa en este programa, y por eso la ciudad acogerá distintas actividades a lo largo de este año.

La holandesa Leeuwarden, la otra capital cultural del 2018.
La holandesa Leeuwarden, la otra capital cultural del 2018. / DV

«Con 'Other Words' vemos cómo cambia el mapa de la cultura. Este año, por ejemplo, San Sebastián respalda a un escritor de Curaçao, en las Antillas holandesas, para que esté en Irlanda elaborando un trabajo. Eso sí es la nueva Europa», enfatiza Imanol Galdos.

El pasado septiembre las capitales culturales se reunieron en Aarhus en la sesión anual de la ECOC. «Ahí se plantó el cambio de modelo, con una propuesta que se elevó a la Comisión Europea y que luego, sorprendentemente, quedó sobre la mesa», dice Galdos.

«Donostia es respetada hoy en Europa como un referente cultural», asegura Galdos

Donostia y Wroclaw cerraron sus capitalidades en 2016 con desigual balance, según se escuchara a sus responsables o a los ciudadanos. ¿Qué ha pasado con las del 2017? «Pafos es una pequeña ciudad turística, en Chipre, con muchos residentes británicos, por ejemplo. La capitalidad ha servido para dotar a la ciudad de mejores infraestructuras y dar a sus habitantes más autoestima en el concierto internacional, además de su propia programación», reflexiona Galdos.

El caso de Aarhus es distinto. Segunda ciudad de Dinamarca, con fuerte actividad universitaria, «ha acogido reuniones de mucha relevancia internacional y también inauguró edificios singulares, como su gran biblioteca», recuerda el responsable de Donostia Kultura.

Entre el 14 y 20 de enero se desarrollará el programa inaugural de La Valeta 2018, en una Malta convulsa por sus propios problemas internos (evidenciados en el reciente asesinato de una conocida periodista) y por su situación, en el Mediterráneo, con las corrientes migratorias que llegan desde África. El fin de semana del 26 y 27 de enero será la apertura oficial de Leeuwarden, ciudad del norte de Holanda con una alta calidad de vida y marcada también por el hecho de ser capital de Frisia, con su propio idioma.

De director, el exalcalde

Galdos recuerda los problemas vividos en la candidatura de Leeuwarden, que sufrió hace solo unos meses la marcha de su director general y en junio atravesó una crisis que desembocó en que el anterior alcalde se pusiera al frente de la capitalidad para dar un acelerón el proyecto. «Seguro que lo hacen bien porque son gente muy profesional», pronostica Galdos, que piensa también que el 2016 donostiarra será valorado más por los propios ciudadanos cuando haya más perspectiva.

El próximo año serán Plovdid, en Bulgaria, y Matera, en Italia, las capitales europeas, y en 2020 tocará a Galway, en Irlanda, y Rijeka, en Croacia. Cada año una ciudad del Este comparte la capitalidad con otra del Oeste. «Para las del Este es una oportunidad de reafirmar su carácter comunitario», remata Galdos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos