El viaje suicida de Kapuściński

Arriba, varios fotogramas del filme. Sobre estas líneas, el acto de entrega del Premio, el viernes en Burdeos. A la izquierda, Amaia Remírez. / KANAKI FILMS
Arriba, varios fotogramas del filme. Sobre estas líneas, el acto de entrega del Premio, el viernes en Burdeos. A la izquierda, Amaia Remírez. / KANAKI FILMS

La firma donostiarra Kanaki Films gana el Premio Productor Europeo por su película 'Un día más con vida'

ALBERTO MOYANO SAN SEBASTIÁN.

En otoño de 1975, el reportero polaco Ryszard Kapuściński se enfrentó a un dilema: abandonar Angola, cuya independencia había fijado la 'Revolución de los claveles' para el 11 de noviembre, o quedarse en el país africano y cubrir un proceso que se adivinaba sangriento. Se quedó y fruto de aquella experiencia fue el libro 'Un día más con vida', el punto de inflexión a partir del cual Kapuściński se convirtió en una referencia mundial del reporterismo. La productora donostiarra Kanaki Films ha invertido nueve años -desde su creación en 2009- en llevar la historia a la pantalla, en formato de animación. Y ahora, cuando sólo faltan unos meses para que se estrene la adaptación cinematográfica de esta obra, la empresa ha recibido el Premio Productor Europeo del Año de animación, concedido por Cartoon Movies el pasado viernes en Burdeos.

«Que nos hayan dado este premio habiendo visto únicamente quince minutos de la película supone un reconocimiento y un fantástico inicio, justo en la fase de lanzamiento de la película», asegura la productora Amaia Remírez, de Kanaki Films. La distribuidora Golem se encargará de distribuir en el segundo semestre del año 'Un día más con vida', dirigida por el navarro Raúl de la Fuente y el polaco Damian Nenow, y que cuenta con la participación de TVE, ETB y Movistar +, con el respaldo del ICCA y los gobiernos vasco y navarro. El presupuesto del filme supera los siete millones de euros.

«'Un día más con vida' es un biopic en animación en 3D sobre Ryszard Kapuściński a través de sus vivencias durante los tres meses que pasó en Angola en la guerra de la independencia. Era la confusión en estado máximo», en palabras de Amaia Remírez. «Los portugueses huyendo, las fuerzas de la CIA pululaban por Luanda, las tropas sudafricanas se preparaban para invadir el país y los cubanos también estaban metidos. Ahí aterriza Kapuściński y decide que no se conforma con la información que dan los medios angoleños, ni con la propaganda americana y se embarca en un viaje suicida: se va al frente solo, en busca del comandante Farrusco porque le fascina la figura de este paracaidista portugués que llegó a Angola como parte de la milicia de su país y al ver cómo vivían los niños, se cambió de bando y se puso a entrenar a la guerrilla. Entonces, Kapuściński viaja al frente para dar con él».

La productora ganó con 'Minerita' el Goya al corto documental en 2014

La película ha tenido una procelosa y larga gestación que arranca en 2009 con la creación de la productora donostiarra Kanaki Films por parte de dos navarros: el director Raúl de la Fuente y la propia Remírez. «Ese mismo año se nos ocurrió la idea, adquirimos los derechos y viajamos a Varsovia para conocer a Alicja Kapuścińska, viuda de Ryszard». En 2011, los responsables de Kanaki viajaron a Angola para entrevistar a las personas que siete lustros antes habían conocido a Kapuściński. «Y nos encontramos una recepción maravillosa. Todos recordaban a Kapuściński pese a haber pasado en algunos casos pocas horas con él. Por ejemplo, el periodista angoleño Artur Queiroz estuvo mucho tiempo con Kapuściński, pero el comandante Farrusco convivió un par de días con el periodista y en un ambiente de guerra y también lo recordaba. Fue un regalo para el proyecto».

En Lisboa, el reportero Luis Alberto Ferreira les permitió el acceso a sus imágenes de archivo de la Angola de 1975 y en Cuba obtuvieron información para el guion, pero «no filmamos nada» porque era dificilísimo localizar a las personas citadas por Kapuściński «ya que en su libro, todos los cubanos aparecen con seudónimo». Finalmente, el equipo de Kanaki Films regreso a Angola hace tres años para concluir el trabajo.

«'Look' de novela gráfica»

El resultado es una película con un «'look' de novela gráfica europea, con muchísima profundidad y una iluminación muy cuidada para reflejar los paisajes africanos». Remírez indica que el proyecto «ha pasado por muchas fases pero nunca se ha detenido. La dificultad para sacarlo adelante no ha estado en que haya habido parones. Nació como un proyecto que soñamos Raúl y yo, no diré que pequeñito porque ya era muy ambicioso, pero el 'teaser' creó tanta expectativa que inevitablemente el proyecto creció». Y al proyecto, impulsado por la productora donostiarra y la polaca Platige Films, se incorporaron la belga Walking The Dog y la alemana Wüste Film. De hecho, el resultado es un largometraje de 85 minutos que relata «ese viaje que reflejó en el libro y que le transformó para siempre, convirtiéndole en el reportero que luego conocimos. Pasó a ser el escritor mundialmente conocido por su capacidad para reflejar la realidad de la guerra».

Amaia Remírez concluye, tras años inmersa en la obra periodística del reportero polaco y después de hablar con decenas de personas que lo conocieron, que se trata de un personaje «poliédrico, enigmático, muy misterioso. Y a la vez, con una gran capacidad para describir con las palabras justas cada circunstancia» que encontraba a su paso. «Fue un visionario que nos vendría muy bien ahora mismo para explicar tantas cosas que están pasando en el mundo», concluye.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos