Treinta años con Iñigo Montoya

Treinta años con Iñigo Montoya

El film de 'La princesa prometida' cumple la treintena

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

Era el año 1987 cuando se estrenó una de esas películas que crean escuela. Que a pesar del paso de los años se sigue emitiendo en televisión, que la mayoría ha visto y que sus personajes o sus frases más celebres son por todos conocidas.

La princesa prometida es la película que más me recuerda a mi infancia (con permiso de toda la saga Disney). Lo tiene todo para enganchar al espectador: una historia de amor, una princesa, un enmascarado guapo, aventuras con torturas y arenas movedizas incluídas, un malo malísimo... Y a pesar de lo que pueda parecer, no es ‘una peli de chicas’.

Y tiene un héroe, uno de esos personajes que marcan historia y que van más allá de la cinta de vídeo (sí, es una peli de VHS). Les hablo de Íñigo Montoya. Seguro que al que nunca ha visto ‘La princesa prometida’ le suena este nombre. Es normal, se han hecho hasta camisetas y tazas con su legendaria frase. “Hola, me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir”. Los pelos de punta. Y eso que han pasado ya treinta años desde que la pronunció por primera vez.

Pocas veces una venganza cinematográfica estuvo tan justificada. Todos vibrábamos cada vez que Montoya repetía su frase, agarrándose el costado herido por la espada de su contrincante y asesino de su padre, casi sin poder tenerse en pie.

Y qué decir del gigante, un personaje entrañable cuyo corazón era más grande que su estatura.

«La película más completa de la historia»

La princesa prometida celebra este año su treinta aniversario. La revista fotogramas le ha hecho su propio homenaje, describiéndola como “la película más completa de la historia”. La periodista Hadley Freeman, que defendió el film en su libro ‘The time of my life’, señala que "es un cuento de hadas para aquellos a quienes les gustan los cuentos de hadas, pero también una autoparodia para los que no; es una película de aventuras para niños y -por una vez- también para niñas, pero sin resultar condescendiente ni excluyente para ninguno de los dos; con trama para niños, diálogos para adultos y chistes para todos; es una película de género y una sátira de las películas de género; es muy divertida y las interpretaciones son clásicas; es inteligente y tierna, y muestra su lado más tierno con inteligencia aunque también presenta su ingenio con dulzura".

Fotogramas defiende que a pesar de sus treinta años, la película representa valores modernos. “Lo que han perdido de realismo sus efectos especiales, lo ha ganado en significado: hoy más que nunca necesitamos producciones capaces de reivindicar valores como el honor y la lealtad, lazos como el de la amistad, la familia o el amor, y nunca hacer de ello un discurso totalitario, sino aprender a reírse de uno mismo.”

Este es por tanto un buen año para volver a ver este clásico. ¿Que aún no lo han visto? Pues no pierdan tiempo. Calienten las palomitas y disfruten.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos