Sagardoy: «Algunos han creído que soy gigante de verdad y los efectos me empequeñecían»

Nominado a los Goya como actor revelación por 'Handia', tiene a punto de estreno 'Errementari' mientras interpreta varias obras de teatro

«Las nominaciones a los Goya te colocan en un escaparate muy grande, y tal como están las cosas, es un privilegio enorme». /LUSA
«Las nominaciones a los Goya te colocan en un escaparate muy grande, y tal como están las cosas, es un privilegio enorme». / LUSA
RICARDO ALDARONDOSAN SEBASTIÁN

Lleva varias semanas en Madrid, haciendo contactos, conociendo de cerca a las gentes del cine, cerrando nuevos proyectos y preparándose para los premios Goya, a los que es candidato en la categoría de actor revelación, por interpretar al gigante de Altzo en 'Handia', una de las trece nominaciones que tiene la película favorita para los galardones del cine español. Pero antes de que se celebre la gala de los Goya el sábado 3 de febrero, Eneko Sagardoy (Durango, 1994) también es candidato a las medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos que se entregan el lunes. En el encuentro de nominados a los Goya que se celebró la semana pasada en Madrid, Sagardoy recibió tantas felicitaciones de algunos de los actores más conocidos del cine español que con una mezcla de vergüenza e incredulidad nos prohíbe reproducir todos los nombres y halagos. Pero digamos que van de Javier Gutiérrez a Concha Velasco. Aprovechamos un viaje relámpago a su casa en estos días para hablar con un actor que está no solo en revelación sino en rotunda confirmación, con 'Handia' cargada de nominaciones, 'Errementari' con próximo estreno en marzo, varias obras de teatro en marcha y, si hay suerte, pronto en televisión.

- ¿Se siente en una vorágine?

- Me siento muy tranquilo y muy satisfecho. Porque llevo unas semanas en Madrid y he tenido la oportunidad de hablar con gente del oficio que no conocía personalmente, y hemos comprobado que 'Handia' ha gustado mucho entre la profesión. Fui nervioso, pero estos encuentros, y las felicitaciones que hemos recibido me han servido mucho para relajarme de cara a los Goya. He venido tan orgulloso, y con la sensación de que hemos hecho un buenísimo trabajo, que tengo la sensación de que ya me han premiado. Esto ya no me lo quita nadie.

- ¿No es una frase hecha?

- No, no, es de verdad. Las nominaciones a los Goya te colocan en un escaparate muy grande, y tal como están las cosas hoy en día es un privilegio enorme. Evidentemente, si la película o yo ganamos algún premio, mejor, pero ya estoy feliz.

- Cuando 'Handia' se estrenó en el Festival de San Sebastián se perdió algunos de los acontecimientos previos porque tenía que cumplir con las obras de teatro que tenía en cartel. ¿Ahora se está desquitando de cara a los Goya?

- Las funciones de teatro es lo que tienen, te pierdes cosas muy bonitas. Con 'Errementari' también me perdí tanto el estreno en el Festival de Sitges como el de la Semana de Terror de San Sebastián. Pero aunque sea en la distancia percibes bien cómo está llegando la película. Y con las nominaciones a los Forqué, los Feroz y los Goya fue una reafirmación de cómo se había percibido 'Handia' fuera del País Vasco.

- ¿Pero no le sorprendieron tantas nominaciones para 'Handia'?

- Claro, me sorprendieron una barbaridad. Esperábamos algunas pero ser la más nominada fue una subidón terrible. En nuestra medida hemos hecho historia, y a mí me emociona pensar en la posteridad, que esto ya queda ahí, primero la película en sí, y luego tener ese aval de trece nominaciones.

- Y con una película en euskera.

- Sí, el hecho de que en esta edición haya una película en catalán y otra en euskera entre las mejores películas no hace más que reafirmar que el cine tiene su propio lenguaje y que hay una riqueza brutal. Cada idioma, además, refleja parte de una cultura y por eso es tan importante mantenerlas vivas. Hay una representación muy amplia, tanto en el tipo de historias como en los idiomas, eso solo puede ser buenísimo.

Su trayectoria

Nacimiento
Durango, 1994.
Cine
'Amaren eskuak' (2012), 'False Flag' (2014) (corto), 'The Night Watchman' (2015), 'Handia' (2017), 'Errementari' (2017), 'La higuera de los bastardos' (2017). Televisión: 'Goenkale'. Teatro: 'Oinez dabilen jende eskasa' (2010), 'Desberdinak' (2012), 'Náufragos' (2013), 'Arren ganbara eta emeen sotoa' (2014), 'Arkimedesen printziopioa' (2015), 'Amodioaren ziega' (2015), 'Obabakoak' (2016), 'Último tren a Treblinka' (2017).

- La categoría de actor revelación le viene como un guante: 2017 ha sido el año en que se ha dado a conocer en el cine, aunque ya tenía un intenso trabajo en el teatro.

- Actor revelación es lo que soy, sin duda, y es lo que corresponde según las bases de la Academia, porque yo nunca había sido candidato en los Goya. Y me siento muy cómodo en esa categoría. El otro día cené con los otros tres nominados [Pol Monen por 'Amar', Eloi Costa por 'Pieles' y Santiago Alverú por 'Selfie'], y todos estamos un poco en la misma situación, estoy con colegas que siento muy cercanos.

- ¿No los ve como competencia?

- Sí, evidentemente, pero la cena la organizó uno de los nominados, Santi Alverú, precisamente para relajar tensiones, para conocernos y para alegrarnos un poco si gana el otro. Hablamos de lo diferentes que son las cuatro películas y nuestros personajes, y esto está muy bien. Nos hacía mucha gracia estar juntos, era mejor que estar cruzándonos luego sin saber cómo saludarnos.

- Dice que Joseba Usabiaga, su hermano en la ficción de 'Handia', aunque no esté nominado, para usted es como si fuera una nominación exaequo. Pero él no podía presentarse como actor revelación porque ya optó con 'Pikadero' y en esa categoría no se puede repetir.

- Claro, es que Joseba Usabiaga lo tenía más difícil porque solo podía optar en la categoría de actor protagonista y ahí hay nombres muy grandes. Pero para mí está nominado, porque en una película con trece nominaciones, no es lógico que no esté también el protagonista.

- Pero el protagonista es usted, que interpreta al gigante...

- No, no, Joseba es el protagonista de 'Handia'. Por supuesto que sí. Joseba es el narrador, es los ojos del espectador, le agarra de la mano y le lleva hasta el final. Evidentemente los dos tenemos mucho peso en la película, pero él es el protagonista. Y tenía que competir con nombres muy consagrados. Pero por merecimiento, debería estar ahí sin ninguna duda.

- Siempre se dice que en los Oscar eligen actores con transformaciones físicas importantes. ¿Cree que hacer de gigante le da ventaja en los Goya?

- En Estados Unidos se valora mucho la transformación del actor, aquí no sé si funciona igual... No hay indicadores para saber qué se valora en las votaciones, pero a mí me gusta mucho transformarme.

- En 'Handia' resalta la figura del gigante, o las prótesis que tuvo que llevar en el rostro pero, ¿qué fue lo más difícil?

- Yo pensaba que lo más difícil iba a ser los físico, los zancos, las manos, el traje especial... Pero luego me di cuenta de que lo más difícil era lo que iba por dentro. Lo más complicado fue mantener el personaje durante más de dos meses, porque además tenía una transformación tanto física como psicológica muy grande a lo largo de la película. Y como rodamos desordenadamente, era importante mantener la continuidad. Me hice un póster que coloqué en la habitación donde me alojaba durante el rodaje, en el que dibujé un gráfico con distintas líneas que indicaban los 'raccords' de mirada, cómo se me caía el párpado en los distintos momentos de la película, lo que para mí significaba el dolor, la tristeza, el agotamiento del personaje. También estaba el movimiento de cabeza y de torso, que es más lento según avanza la película. El encorvamiento, la manera de andar, de sonreír... Había que construir todo eso en desorden y mantener la continuidad en todos esos gestos. Y teniendo en cuenta que los directores, Aitor Arregi y Jon Garaño, replantean el guion a través del montaje una vez acabado el rodaje, con el riesgo que eso supone para el trabajo del actor. Pero como son muy listos, saben mantener la lógica del personaje. Y sobre todo, había que llegar a todas las emociones de un personaje tan complejo.

«Creía que el problema iba a ser lo físico, pero luego vi que lo más difícil iba por dentro»

«He comprobado que 'Handia' ha gustado mucho a la profesión, y ya me siento premiado»

«Hacer el diablo de 'Errementari' fue más difícil, con ocho horas de maquillaje al día»

- Y con un rostro transformado...

- Sí, la mandíbula que llevaba por ejemplo creía que me iba a limitar muchísimo... Pero me acerqué al personaje a través de sus limitaciones. Soy amigo de los límites. Y he encontrado ahí rasgos característicos del personaje. Yo quería utilizar las manos. Por técnica no se podía, porque se iba a ver el truco. Así que trabajé la gesticulación con los ojos de una manera que no hubiera surgido si no hubiera tenido el límite de las manos.

- Y a continuación se metió en el rodaje de 'Errementari', para hacer de diablo con una transformación aún mayor.

- En 'Handia' adelgacé siete kilos, así que imagínate lo que fue 'Errementari', donde tenía siete u ocho horas de maquillaje cada día, para después rodar con un personaje extraordinariamente físico. En las dos películas quise evitar caer en el tópico, porque los dos personajes pueden estar en una línea muy fina entre la parodia y la verosimilitud. En 'Handia' yo huía de la figura del tonto, del gruñón o del monstruo, y en 'Errementari' había mucho peligro de que el personaje resultara ridículo, es un bufón, pero también tenía que dar miedo. Fue muy difícil.

- Pero ese diablo también tiene un punto de ternura...

- Sí, lo curioso es que Miguel Joaquín y el diablo de 'Errementari', aunque son muy diferentes, tienen muchos puntos en común, entre ellos la ternura. Pero el rodaje de 'Errementari' fue muy duro para todos, con mucho frío, y con uno de los personajes con más prótesis del cine español en muchos años. Son dos películas que me han dado la oportunidad de mostrar un abanico muy amplio de lo que puedo hacer. Hay gente que ha visto las dos películas y no se ha dado cuenta de que es el mismo actor. Y ese es el mejor halago que me pueden hacer.

- Tampoco está mal lo que han expresado algunos en Twitter, que se han creído que el actor de 'Handia' tenía gigantismo de verdad...

- Es genial, pero es que Dolores Fonzi, la actriz que formó parte del jurado del Zinemaldia que nos dio el Gran Premio del Jurado, nos dijo que ella creía que los efectos especiales se habían utilizado para hacer pequeño al gigante al principio de la película, no al revés. Y a mí representante le dijeron si no era un problema llevar a un actor con acromegalia, si eso no iba a ser muy difícil para encontrarme papeles. Le costó convencerles de que soy un actor normal y puedo hacer cualquier papel.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos