«Hay que repensar Kimuak, pero para mejorarlo»

El director de Filmoteca cree que el programa de difusión de cortos ha roto con dinámicas, como el éxodo a Madrid de profesionales vascos

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANO

Joxean Fernández considera que «el cine vasco vive probablemente el mejor momento de su historia» y que este éxito no es fruto de la «casualidad», sino de programas como Kimuak, que cumple veinte años de difusión internacional de cortometrajes vascos. Fernández, que señala que este programa «ha roto con dinámicas inamovibles» en el cine vasco, opina que «hay que repensarlo para que siga siendo útil a las próximas generaciones»

- Celebra este 40 aniversario con una programación especial a lo largo del mes de abril.

- Es una programación lógica para celebrar el pasado y también el futuro. Yo estaba empeñado en convertir este cuarenta aniversario de Filmoteca y veinte del programa Kimuak en una fiesta que coincide con el extraordinario momento que vive el cine vasco, que algunos tendemos a pensar que no es una casualidad.

- ¿Por qué dice que no lo es?

- En el caso de Kimuak, clarísimamente. El cine vasco atraviesa el mejor momento de su historia, probablemente, porque la generación que ha surgido ha roto con dinámicas inamovibles para las anteriores y Kimuak ha formado parte de todo eso.

- ¿Como cuáles?

- El éxodo sistemático de profesionales a Madrid es muy claro. No había manera de evitarlo. Se marchaban todos, aunque no quisieran. Aquí no había industria y se iban a Madrid porque allí sí. En los ochenta y noventa, la industria cinematográfica de Madrid era literalmente muy pesada: cámaras, luces, equipamientos técnicos... Aquí no estábamos dotados de toda esa infraestructura. Eso ha cambiado en el cine y nos hemos beneficiado. Ya no hacen falta tantos laboratorios, se rueda en digital... Y hay otra dinámica perjudicial, como la escasa presencia del euskera en el cine. La normalidad ha llegado con esta ‘Generación Kimuak’. Este cine en euskera está atravesando fronteras: el cine vasco tiene que ser bueno para nosotros y bueno fuera porque si no es que no lo es. Cuando ‘Handia’ gana el Premio Especial del Jurado, presidido por John Malkovich, en el Zinemaldia... hombre, no creo que nosotros vayamos a convencer a Malkovich de que el cine vasco es bueno. Será que al jurado le gustó la película.

- Al margen de la difusión, Kimuak ha permitido una libertad enorme al creador, ya que el cortometraje no está sometido a las tensiones y presiones de la taquilla.

- Es verdad. Kimuak ha sido el gran ejemplo de dinero público bien invertido en cultura. Recuerdo los tiempos de la crisis, cuando invertir en este tipo de programas a mucha gente le sonaba raro. Yo pensaba que no tenía absolutamente nada que ver con tirar el dinero por sumidero. Al revés: era invertir en futuro.

- ¿Qué presupuesto tiene el programa?

- Kimuak cuenta con dos empleados de Filmoteca y la ayuda que nos llega del Instituto Etxepare es de 18.561 euros, 23.000 euros con IVA. La partida presupuestaria del Gobierno Vasco para Filmoteca es de 891.000 euros.

- Después de veinte años, ¿qué se puede mejorar en Kimuak?

- Es una buena pregunta porque andamos en plena reflexión respecto a esa cuestión porque podemos tender a simplemente tirarnos confeti encima. Seguramente, hay que repensar el programa, pero no sé exactamente hacia dónde lo deberíamos llevar para mejorarlo. Que haya ido tan bien durante estos veinte años no evita que reflexionemos sobre cómo podemos mejorarlo. Ha sido una herramienta magnífica y tenemos que hacer que siga siéndolo para nuevas generaciones de cineastas.

- ¿Poner un límite de participaciones?

- Hay bastantes ideas y las hemos incluso hablado con los cineastas, pero es complicado poner los límites. Si decimos que quien haya sido seleccionado más de dos veces ya no puede estar o empezamos a meter otro tipo de cuotas, se empieza a complicar muchísimo el debate y hasta ahora, lo que siempre ha sido Kimuak es una selección con la excelencia como criterio para su difusión internacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos